Lanzamientos atractivos

Microsoft fue la primera compañía en enseñar el diseño de su nueva consola. También fue primeriza mostrando los primeros juegos de Xbox Series X, aunque con pocos extractos jugables y títulos representativos de la máquina. Este tropiezo lo aprovechó Sony, quién presentó varios videojuegos de nueva generación, entre ellos algunos de carácter exclusivo para PlayStation 5. Ahora los estadounidenses quieren volver a llevar la iniciativa luciendo su propio catálogo. Lo harán el próximo día 23 de julio con Xbox Games Showcase en un evento centrado en mostrar juegos, según ha confirmado Aaron Greenberg, responsable de Marketing de Xbox. Se darán a conocer nuevas obras y se expondrán detalles de otras ya anunciadas durante una hora, calcando así la duración de la presentación del sistema de Sony. La práctica totalidad de los anuncios son un misterio, todos menos Halo Infinite, del cual sabemos que se exhibirá su campaña. Y la verdad, no se me ocurre mejor manera de exponer tu catálogo que con el que posiblemente sea tu exclusivo más representativo.

Xbox-Games-Showcase-Halo

Microsoft tiene que apostar por exclusivos potentes.

Los principios de generación siempre son duros, ya que son el inicio de una nueva carrera por conquistar al consumidor. La trayectoria de una empresa en la anterior generación no marca mucho su futuro, sino que son las decisiones que se toman en el presente las que indican su devenir en la nueva generación. De ahí que empezar con Halo Infinite sea un gran movimiento, y es que estamos hablando de que su antecesor, Halo 5: Guardians, fue el exclusivo más vendido de Xbox One en Estados Unidos, de acuerdo con NPD Group. Se trata de una saga asentada en la industria que han disfrutado millones de jugadores, perteneciente a un género popular como son los First Person Shooter, y símbolo del entretenimiento de Microsoft. Pero no es suficiente con Halo, puesto que se deben mostrar multiplataformas y sobre todo más exclusivos potentes. Mientras en el primer campo los de Redmond tienen asegurado un catálogo exitoso, en el segundo no sucede lo mismo. Y es que, siguiendo los datos de NPD, la última aventura del Jefe Maestro fue el único exclusivo que apareció en el top 20 de juegos más vendidos de One.

Al mismo tiempo de ofrecer proyectos first y third parties atractivos en su conjunto, Xbox Games Showcase tiene que enseñar obras muy potentes desde el punto de vista visual con tal de mostrar la evolución que supone Series X en el apartado gráfico y técnico; para que los jugadores vean que merece la pena saltar de generación. Empero, si Microsoft no lleva a cabo esa estrategia, la mayoría del público no va a hacerse con la nueva consola, más teniendo en cuenta el gran desembolso que va a suponer. No les va a compensar porque la mayoría de los primeros títulos de Series X también van a salir en One. Es el caso de multiplataformas como Cyberpunk 2077 y de los exclusivos lanzados en los dos primeros años de vida de la nueva consola, tal y como afirmaba Phil Spencer. En ese sentido, si bien los lanzamientos simultáneos entre generaciones garantizan más ventas de software, retrasan el crecimiento exponencial en las ventas de hardware. Y eso, sabiendo del gran poder que tiene PlayStation en el mercado, es algo peligroso. Por lo tanto, las versiones de Series X deben suponer un plus visual, haciendo justicia a la insignia “Optimizado para Xbox Series X”, para que la gente cambie de generación.

Xbox-Games-Showcase-Cyberpunk

Debe haber mejoras visuales considerables en todos los juegos.

Microsoft, de entre los juegos presentados, tiene que intentar que la mayoría salgan durante los primeros meses de Series X como sucederá con Halo Infinite. Es capital marcar un buen ritmo desde el principio que atraiga a muchos consumidores, ya que se ha demostrado que así las generaciones son más fáciles de llevar. El ejemplo más claro es el del pasado ciclo, con PlayStation aprovechando los fallos iniciales de Xbox, lo cual derivó en una preeminencia de los japoneses que se ha mantenido hasta ahora. Una vez pasadas las navidades, no hay que relajarse y hay que mantener un flujo de lanzamientos constantes ante la competencia de pesos pesados como Horizon: Forbidden West o Demon’s Souls. Microsoft ha de mantenerse fuerte durante toda la generación; no puede ser que llegue a los finales de ciclo más fatigada en cuanto a catálogo en comparación con Sony y sus potentes finales, véase el caso reciente de The Last of Us: Parte II y de Ghost of Tsushima. 

Contenidos potentes, impactantes visualmente y próximos en el tiempo

Esos deben ser los tres pilares del Xbox Games Showcase con tal de sentar las bases de un buen comienzo de generación. Para ello, se tendrán que presentar varios juegos del calado de Halo Infinite que sean capaces de llegar al gran público, a la vez que se codean con rivales como Spider-Man: Miles Morales. Pero el evento solo será un tramo más del largo camino que le espera a Microsoft. Después vendrá el precio de la consola, los packs de lanzamiento y la diferenciación de su producto respecto a otros de la familia Xbox (a lo que no ayuda mucho el formato de cajas de Series X). Sea como sea, la compañía tiene potencial de sobras para comenzar con buen pie: tiene una máquina potente, una buena relación con distribuidoras y desarrolladoras y un buen surtido de estudios internos. Ahora queda por ver si aprovecha su poder con tal de no solamente estar a la altura de la competencia, sino de superarla.

1+