El auténtico señor de los "anillos"

Los hitos, faros inexpugnables con los que guiar trabajo realizado, y aprender de sus pasos, de sus aciertos y de sus errores, pero aprender. Por mucho que parezca que estamos plagando el mundo de monumentos inmerecidos, realmente son los mismos los que se mantienen altos y firmes, y muchos menos los que logran brotar en una tierra cada vez más árida y pobre. Y de entre todos estos elementos, cada uno característico y especial en su campo, cabe destacar lo difícil que es mantenerse en un podio que fácilmente puede ser el más competitivo de todos, pues a la vez es de los más rentables y utilizados en esta industria de los videojuegos. Los shooters componen un amplio groso del espectro actual de las listas de videojuegos, tanto de los pasados como de los que salen con el tiempo. Hablar de los mejores en este género llega a ser difícil, ya que hay muchos que perfectamente se merecen la mención, aunque, normalmente, se acaban recurriendo a los mismos ejemplos, a los que hicieron “historia”. Half-Life, Doom, Wolfenstein, obras culmen en su momento que poblaron las consolas y ordenadores de la época. Sin embargo, este texto va dedicado a otro de los grandes, un juego especial que también supo hacer bien sus deberes, pero ¿ha logrado Halo mantenerse en el tiempo?

Halo 1Este análisis se centrará específicamente en dos de sus entregas más destacadas, las cuales, debido a su trama continuista entre título y título, he decidido juntar en este escrito. Halo 2 y Halo 3 son, innegablemente, de los juegos más queridos por la comunidad, recordados como dos grandes entregas. El primero hizo su debut en la primera Xbox, allá por el ya distante 2004, mientras que la tercera entrega de la saga se lanzó para la Xbox 360 en 2007. A pesar de ello, mi entrada a la saga no ha sido por ninguna de esas dos opciones, sino que fue debido al lanzamiento de la recopilación Halo: The Master Chief Collection y su aparición en el propio servicio de Microsoft, Xbox Game Pass. Dentro se encuentran todos los títulos de la saga principal desde Halo: Reach hasta Halo 4, contando además con Halo 3: ODST y las remasterizaciones de los dos primeros juegos, Halo: Combat Evolved Anniversary y Halo 2: Anniversary.

La premisa es sencilla: nosotros, en los mandos de uno de los supersoldados más importantes de la Tierra, el Jefe Maestro, nos ocuparemos de la salvación de la humanidad y de su último bastión, la propio Tierra, amenazada por un pacto entre civilizaciones alienígenas llamadas el Covenant. Bajo una notable influencia adquirida de las películas bélicas estadounidenses, recupera y explota ese destacado gusto por lo militar, por sus oficiales trajeados, sus medallas conmemorativas y los disparos a matar sin reparo alguno, sin llegar a cuestionarse lo lícito de sus acciones o el verdadero objetivo tras todo esto, ya que nosotros llegamos una vez todo está comenzado, sin llegar a recibir mucha información al respecto de cómo empezó esta guerra intergaláctica. Está claro que en este apartado Halo no busca sorprender ni con una trama ambiciosa ni con algo novedoso, es lo que hemos visto tantas veces en tantos otros sitios y medios, pero hay cierto logro en recoger todas esas influencias y llegar a hacer algo propio, hasta cierto punto distintivo, y no quedar enterrado por la marabunta de un género sobre explotado. También es remarcable la epicidad con la que cuenta en ciertos momentos, o el cambio de personaje y punto de vista que se daba en Halo 2, permitiéndonos controlar a un nuevo personaje con un enfoque radicalmente distinto, pero que acaba encauzándose con la misión del jefe maestro, pues empiezan a aparecer intereses cruzados.

A los mandos (o más bien en el teclado y ratón), no se siente un juego de aquella ahora lejana época de los 2000, independientemente de que el 2 se haya visto remasterizado para otorgarle un aspecto más moderno o que el 3 sea más reciente y naciera en una tan buena época como fue la generación de Xbox 360. El gameplay es disfrutable, logras adaptarte rápidamente a los controles, permitiéndote un movimiento bastante logrado por el campo de batalla mientras vamos aniquilando uno a uno a nuestros enemigos. Las armas, de la misma manera, se sienten completamente diferentes unas de otras, ya que antes que repetir armas de la misma categoría, han decidido prescindir de pequeñas diferencias entre modelos y seguir el camino de un arma por familia de estas y marcar las claves que el jugador deberá de tener en cuenta antes de meterse en una refriega. De todas maneras, en ciertos momentos nos sentiremos escasos de munición, ya que cada bando cuenta con sus armas, y estas tienen munición limitada, por lo que cuando nos sintamos con los cargadores vacíos tocará cambiar. Esta decisión se siente bastante acertada, ya que da un toque fresco, pues cada cambio que nos obligamos a realizar nos pondré armas nuevas en las manos, por lo que deberemos de adaptar nuestro estilo a ellas. En ciertos puntos del mapa, sobre todo antes de entrar en una zona donde intuimos que habrá un gran grupo de enemigos, normalmente encontraremos un alijo de armas y munición disperso por la zona, para no vernos apurados en ningún momento mientras comenzamos el combate. Otro de los puntos a tener en cuenta a lo que el gameplay se refiere son los vehículos, una de las características que más me han comentado algunos amigos fans de la saga, una amplia gama de opciones variadas que van desde ligeros vehículos con los que movernos por el aire, hasta pesados armatostes de metal con los que destruir las coberturas de los enemigos, y a ellos de paso.

Halo 2

Todo lo que he mencionado es lo que considero razones de sobra para que el juego, en su época de lanzamiento, lograra encumbrarse hacia lo más alta, pues son razones de suficiente peso para considerar a Halo un juego clave en el género de los shooters en primera persona. Cabe razonar que, como he mencionado antes, debemos de mirarlo desde el prisma de la época, han pasado un par de años, y hay algunas cosas que a día de hoy podríamos considerar imperdonables, como podría ser la repetición de algunos diseños niveles como vemos en Halo 2 o que me viera obligado a jugarlo sin doblaje español y sin subtítulos, no sé si por un error en la configuración o porque directamente no estaban incluidos.

La historia que tratan Halo 2 y Halo 3 es digna de jugarse

Pero que esto no empañe el producto final. La historia que tratan Halo 2 y Halo 3 es digna de jugarse, obviamente sin mayores pretensiones de una historia profunda o conmovedora, pues si lo jugamos con esas expectativas, no está ni cerca de la realidad. La banda sonora es de una alta calidad, donde quiero destacar algunas piezas más cercanas al post rock instrumental, uno de mis géneros musicales favoritos, y el cual se cuela en algunas cinemáticas o zonas más lineales, permitiendo disfrutar de la música sin necesidad de estar muy atento a lo que ocurre en la pantalla. Otro de sus puntos fuertes es su duración, en torno a las 8 horas ambos, lo cual a primeras puede resultar corto para ser un título vendeconsolas, pero que considero extremadamente acertado teniendo en cuenta el género de juego que es y la propia historia que narra. No necesita ni menos más horas, pues logra que en ningún momento nos aburramos utilizando giros de guion o cambios jugables. Todo esto sin contar sus apartados multijugador, alabados de la misma manera que el juego base, y los cuales no he tenido el tiempo para disfrutarlos, pero que de seguro que cumplen las expectativas.

Ambos títulos son merecedores de su leyenda, y esta afirmación no es moco de pavo, ya que estar a la altura a la que nuestros recuerdos lo colocan es lo más difícil, juegos disfrutables que han sabido mantenerse en el tiempo, sobrevivir a su propia fama y seguir adelante, haciendo lo que han estado haciendo, pues es su legado. Halo logró aportar su granito de arena en la historia de los shooter, con sus méritos propios sin duda alguna, aportando un fresco y frenético sistema de combate que a día de hoy sigue sin sentirse desfasado, y notándose su influencia en muchas obras que posteriormente fueron llegando al mercado. Me alegra mucho poder haber entrado a la saga, y a expensas de la opinión que me puedan generar los próximos títulos, deseo seguir conociendo más sobre Halo, pero sobre todo del querido Jefe Maestro.

+3