Un increíble accesorio, mucho más útil que algunos de hoy en día...

Desde el principio de las consolas, se han buscado diversas formas de enriquecer y aprovechar las ventajas que esas nos proporcionan. Por ejemplo, una PlayStation Portable, era principalmente destinada a reproducir videojuegos, pero también se incluyeron ventajas como la posibilidad de ver películas, escuchar canciones, tener un calendario digital dentro de esta o incluso navegar por internet. Por otra parte también existían en su momento accesorios varios para consolas de sobremesa como Nintendo Entertainment System y su Arkanoid Controller destinado exclusivamente a tres títulos de Arkanoid (muy buenos por cierto).

Game Boy PrinterPero, ¿qué es lo que ocurrió en los años previos al 1998 en las oficinas centrales de Nintendo? Durante aquellos años, Nintendo estuvo trabajando en una impresora portátil para sus consolas hadheld, Game Boy y su hermana a color, Game Boy Color. Tal como menciono en la primera línea de este párrafo, el dispositivo se lanzó en el año 1998, con el nombre de Game Boy Printer o Pocket Printer, en las islas niponas.

Pocket Printer realmente fue un capricho en su momento. No se necesitaba expresamente para mejorar la experiencia en algún juego en sí, pero si estaba muy chulo para pasar el rato imprimiendo imágenes o fotos. Aunque lo peculiar de esa mini-impresora, era su funcionamiento limitado. Pues solo se podían imprimir fotografías hechas con Game Boy Camera o imágenes de algunos juegos de última generación compatibles con dicho cacharrito. El tipo de impresión Game Boy Printer es térmica, lo cual significa que dependiendo de la temperatura que disipe el cabezal de agujas hacía el soporte, se creará un punto más o menos oscuro. El truco de rentabilizar dicho dispositivo era el papel termosensible, que era el único accesorio consumible que debíamos comprar para poder efectuar una impresión. También se podía adquirir diferentes colores de papel lo cual nunca está de más.


Game Boy PrinterAhora pasemos a ver algunos videojuegos compatibles con las funciones que ofrecía Game Boy Printer y por ahora olvidémonos de la cámara, ya que tengo pensado hacer un artículo sobre esa maravilla. Existen bastantes juegos que ofrecían impresiones, pero son tantos que no voy a ponerlos todos obviamente, escojamos dos de estos y veamos como lucían algunas impresiones en su momento. Como el primero y uno de los principales, tenemos Pokemon Amarillo. Como se puede ver en la imagen, era una impresión a escala de grises (obviamente) que tenía una calidad relativamente buena, teniendo en cuenta el tamaño del dispositivo. Por otra parte no podemos olvidar Super Mario Bros: Deluxe y las impresiones de algunas imágenes que obviamente estaban preparadas y destinadas para ello, tal como se puede ver en el vídeo.


Bonitos aquellos días cuando imprimíamos algo y lo dejábamos lucir en algún lugar específico de nuestra habitación, ¿verdad? Y para que conozcáis un pelín mejor la mini-impresora, veamos por encima los datos técnicos de esta. Para empezar tenemos una resolución de 160 por 144 píxeles, lo cual significa que las impresiones eran de baja calidad si se tratase de una fotografía real. Cuando se trataba de una foto real hecha con Game Boy Camera, el dispositivo tramaba la foto y la convertía en una matriz de píxeles, con lo cual las impresiones se veían pixeladas pero no borrosas como pasa con un vídeo a 144p en YouTube, por ejemplo. Y en el caso de las imágenes de los diferentes juegos, eso ya era algo más simple ya que ahí la imagen a imprimir ya de por si estaba compuesta por píxeles, sin texturas o gráficos vectoriales complejos.


Game Boy PrinterLa mini-impresora necesitaba (o necesita si aún alguien la tiene viva) un total de seis pilas AA y la duración de energía del dispositivo dependía de si íbamos a imprimir constantemente o también íbamos a dejarla en reposo. Cada rollo termoadhesivo permitía imprimir un total de 100 a 180 imágenes, dependiendo del formato con un tamaño de 27×23 milímetros con su marco respectivo incluido. Pero no solo se podían imprimir imágenes de cada juego. Cada juego ofrecía micro-funciones que podían ser impresas a nuestro gusto. En el caso del juego Austin Powers: Welcome to My Underground Lair!, teníamos la posibilidad de imprimir notas o e-mails recibidos de otros jugadores o en juegos como Magical Drop o The Little Mermaid 2: Pinball Frenzy, podíamos imprimir nuestras puntuaciones más altas.


Pero “desgraciadamente”, los tiempos avanzan, cambian y las tecnologías se renuevan, y por ello la producción de Game Boy Printer en el año 2003 cesó para siempre. Fue una época muy feliz para las personas que pudieron gozar de un dispositivo como ese en su momento. Hoy en día pasa exactamente lo contrario; todas las personas lo prefieren todo en digital y por una parte eso es algo normal, ya que es “más fácil” conservar una fotografía de forma digital. Aunque por otra parte, la sensación de imprimir tu pokemon favorito en un pequeño trozo de papel, nunca podrá ser igualada por una imagen almacenada en bits y compuesta por píxeles en una pantalla. Supongo que debe ser un momento mágico el encontrar un impreso creado con Game Boy Printer entre las páginas de un libro viejo de segundo de primaria de hace más de quince años.

5+