Cuando los fieles pagan los platos rotos

Fallout 76Estamos a menos de un mes para que Fallout 76 cumpla un año desde su lanzamiento por allá por noviembre de 2018. En este periodo de tiempo el último título con el sello de Bethesda se ha visto envuelto en múltiples polémicas tanto por su complicado estreno como por su pobre tratamiento post-lanzamiento, sin pasar por alto aquella demo beta que venía con un error que nada más ni nada menos te desinstalaba el juego, entre otras cosas.

Ahora, la compañía de Todd Howard ha sorprendido con el anuncio de Fallout 1st, un servicio de suscripción premium de pago mensual que recuerda mucho a juegos del corte de World of Warcraft y que le dará a los jugadores de Fallout 76 ciertos beneficios, entre los que se cuenta el acceso a servidores privados, un contenedor Scrapbox con capacidad ilimitada para componentes de crafteo, un punto de traslado rápido posicionable que contará con un saco de dormir, el recibir 1.650 átomos mensuales para usar en la Tienda Atómica, un traje icónico de la saga exclusivo para quienes posean el servicio de suscripción e íconos/emotes también exclusivos.

El poder de una marca y el abuso de esta

¿Recuerdan un título llamado Fortnite? Bueno, si han estado en coma por los últimos dos años seguramente no, pero en cualquier otro caso es seguro que sí. El título de Epic comenzó como un título de pago que voló por debajo del radar por mucho tiempo hasta que vieron la oportunidad de unirse al carro del Battle Royale y, en una ingeniosa movida, lo hicieron gratuito con el fin de ganar una masa de jugadores y así combatir al gigante de PUBG. Y, bueno, todos sabemos cómo terminó esa historia de éxito absoluto.

El caso que nos atañe claramente es muy diferente puesto que Epic no era ni de cerca una empresa de tanto peso como lo es Bethesda, ni mucho menos Fornite un título tan reconocido como lo es Fallout. Lamentablemente, dicha influencia en el medio se puede – y se suele – usar para aprovecharse de los más fieles seguidores, ya que Bethesda no solo lanzó un juego que estaba tan poco cocinado que bien podría seguir berreando, sino que además hizo un pésimo tratamiento post-venta, reparando una cantidad ínfima de bugs e, incluso, creando más en el proceso mientras la comunidad se iba marchando lentamente.

Aún con todo esto, la compañía de Todd Howard debería estar agradecida, ya que casos similares, como el de Radical Heights de Boss Key Productions, terminaron en catástrofes tan grandes que incluso llevaron a sus respectivas empresas a la quiebra. Mientras, Fallout se ha sostenido por nada más que una fanaticada que se resiste a rendirse y a admitir cuando un juego es simple y llanamente malo. Lamentablemente, dicha lealtad se paga con cachetadas en la cara tales como esta, un servicio premium de pago mensual (y de nada más y nada menos que 12,99€; tres euros más que ofertas realmente jugosas como Xbox Game Pass) para un juego que salió a precio completo en su momento. Decisiones como esta hacen dudar si Bethesda está realmente interesada en la creación de nuevos títulos o si simplemente quiere exprimir todo lo que pueda a su público antes de pirarse con un bigote falso y los bolsillos de su gabardina cargados de billetes.

La única forma de detener esto

No hay mal que dure cien años, eso es cierto. Y, si existe una manera para detener este tipo de prácticas abusivas, claramente la más eficiente es votar con la billetera. No hay tweet ni foro en reddit que haga más peso que el simple hecho de no comprar un producto que derechamente viene a medio coser, ni mucho menos el pagar mensualmente por un servicio a un juego inacabado, lleno de bugs y por recompensas que bien podrían ser gratuitas, a modo de disculpas por todo lo ocurrido hasta ahora con Fallout 76. Aun así, creo que estaría lejos de ser suficiente, pero debemos de intentarlo. Es nuestro deber como jugadores.

+3