Si bien no hace mucho comentábamos el apoyo que Microsoft daría a su proyecto Xbox Game Pass aportando sus exclusivos a la biblioteca, y una opinión acerca de la necesidad de este intento de crear un Netflix de videojuegos. Cuando parecía que todo iba a ser de color de rosa para el servicio, 12 juegos han aparecido en la pestaña llamada “Games Leaving Soon”, por lo que tras este mes no estarán disponibles dentro del servicio. ¿Qué plantea esta situación?

Las carencias del modelo Netflix, al descubierto

Lo primero que se me ha venido a la cabeza es una de las quejas habituales que se hace a la distribución digital, que también se aplica en esta ocasión, y es la no propiedad de los juegos de la biblioteca de Xbox Game Pass, aunque de manera no tan alarmante ya que no se paga por título, sino por suscripción al servicio completo.

Sin embargo, no es el jugador el que decide que títulos se mantienen y cuales abandonan, y podría darse el caso de que el título que le mantiene pagando deja de estar disponible, lo cual le podría llevar a cancelar dicho pago. La lista de títulos que abandonan Xbox Game Pass en marzo es:

  • CAPCOM Arcade Cabinet
  • D4: Dark Dreams Don’t Die
  • Dark Void
  • FLOCK!
  • Iron Brigade
  • Joe Danger 2: The Movie
  • Monday Night Combat
  • N+
  • SEGA Vintage Collection: Streets of Rage
  • SEGA Vintage Collection: Monster World
  • Strider
  • Virtua Fighter 5 Final Showdown

Si bien en esta ocasión no hay ningún título rompedor, se pierde cantidad, como es lógico, pero también variedad. Una de las ventajas de este modelo de suscripción es la posibilidad que da de descubrir nuevos juegos que se alejan de la tónica habitual, pero eso no supone ni mucho menos que vayan a ser jugados.

¿Qué supone para un juego aparecer en Xbox Game Pass?

A falta de conocer en detalle los tratos que tiene Microsoft con las distintas distribuidoras y estudios a nivel de pagos y porcentajes a cambio de la presencia en su servicio, lo mínimo que aporta a un proyecto es visibilidad, que en muchos casos puede suponer la diferencia entre un fracaso y un éxito (a niveles económicos). Sin ir más lejos, Rocket League saltó a la fama gracias a aparecer como uno de los juegos mensuales de PlayStation Plus, lo cual permitió que llegara a muchos más usuarios y estos se engancharan a sus mecánicas.

Sin embargo, dichos títulos tienen el valor de la temporalidad, solo son obtenibles durante un mes concreto, y, aunque una ver descargados pueden ser jugados en cualquier momento (mientras se siga pagando PlayStation Plus), ese factor hace que, como poco, sea descargado y concedido una oportunidad en la mayoría de los casos. Esto no existe para la opción de Microsoft, y puede suponer que títulos, como los que han decidido bajarse del barco, prefieran seguir con un modelo de distribución más convencional.

Fuente de la noticia empleada: True Achievements

1+