Un mensaje peligroso

Todos tenemos ciertos temas o cosas a los que somos más sensibles que el resto. Visto desde fuera, muchas veces la reacción de alguien frente a una noticia o una acción de un tercero -que puede ser tanto verbal como física- puede parecernos algo exagerada o fuera de proporción. De cuáles pueden ser potenciales temas de mayor sensibilidad podríamos estar hablando todo el día, así que me limitaré a hablar del que nos atañe el día de hoy de cara a analizar What Happened y demostrar, aunque sea en parte, por que su narrativa puede ser dañina para cierto grupo de gente en el cual, sin llegar a incluirme, puedo decir que no soy del todo ajeno tampoco. El tema en cuestión es el suicidio.

Todos hacemos bromas sobre no querer seguir viviendo, que la vida ya no vale la pena o, en general, tratamos el suicidio como un tema ligero y no como una de las mayores causas de muerte en nuestra generación. Y no digo que esté derechamente mal bromear al respecto, de hecho yo mismo suelo bromear quizás un poco más de la cuenta con eso pero a sabiendas de que sería mejor no hacerlo. Sobre todo en ciertas circunstancias hay que saber medir las palabras y que la excusa de “es solo una broma” aplica hasta solo cierto punto. La verdad es que el suicidio es uno de los mayores problemas de la sociedad moderna y ha estado afectando cada vez más a las generaciones más jóvenes.

What HappenedEs cierto que no hay una vacuna o una cura clara contra la depresión, pero también es que se suele tratar como un aspecto de la personalidad o, en el peor de los casos, como un berrinche de gente inmadura que quiere atención. Nadie le diría a un paciente con cáncer que debería tratar de no tener cáncer para curarse. Lo contrario ocurre con las personas que sufren depresión; se les dice que deberían tratar de sentirse mejor, de animarse y salir adelante, sin entender el verdadero problema y su gravedad.

¿Qué tiene todo esto que ver con What Happened? Pues, simplemente, que el juego trata sobre un joven llamado Stiles, quien, tras una serie de eventos que se van revelando mientras se va desarrollando la historia, ha estado pensando en el suicidio desde hace un tiempo. Más allá de si los motivos por los cuales ya no quiere seguir viviendo se sientan justificables o no para cada quien, que al final nadie es capaz de sopesar la carga que lleva otro sobre sus hombros, el juego trata el tema del suicidio sin seguir casi ninguna de las recomendaciones que centros especializados suelen dar. Lo cual es peligroso para todos aquellos que sufran depresión o que tengan tendencias suicidas. Por lo mismo, desde ya, si tú quien lee estas palabras, caes dentro de este grupo, te recomiendo encarecidamente evitar este titulo.

Para todos aquellos quienes el suicidio no sea un tema delicado, proseguiré hablando sobre el juego en más detalle de aquí en adelante.

Una experiencia dispar con atisbos de potencial

What Happened es un juego de terror en primera persona que trata sobre un adolescente que tras ingerir ácido en el baño de su colegio comienza un viaje personal que lo llevará a cada rincón de su mente, por muy oscuro que sea, siendo guiado por Mente, aquella vocecita en la cabeza que tiende a sacar lo peor de nosotros y a exponernos lo malos o poco valiosos que somos, representado como un doble idéntico al protagonista, pero con una actitud más agresiva hacia sí mismo y hacia los demás.

What Happened

El juego es tan sutil como un batazo en la cabeza, dejando en claro sus intenciones desde el comienzo, haciendo que su historia que ya de por sí es algo simplona, no tenga ninguna carta bajo la manga ni ningún giro de tuerca con el que sorprendernos en el camino. En vez de eso, Mente nos repite una y otra vez los mismos discursos sobre cuanto detesta al protagonista, como odia a los demás por hacerle daño y que ya no vale la pena seguir viviendo, lo que hace que la experiencia sea muy repetitiva, a pesar de que el juego es relativamente corto, con unas 5 o 6 horas de duración.

Por otra parte, la jugabilidad es bastante sencilla. Básicamente el juego es un walking simulator en el que podremos ir encontrando notas o fotos que van dándole un poco más de peso a la historia y otros objetos, los cuales suelen ser bombillas; un elemento muy importante dentro del título y que constantemente nos servirán para ir trasladándonos entre niveles o para resolver puzles, los cuales nunca llegan a ser realmente complejos, donde la única dificultad será o encontrar dónde está el objeto que se necesita o entender a dónde el juego quiere que vayas a continuación, lo que suele ser más difícil de lo que parezca, más por un diseño de niveles poco orientativo que otra cosa.

En cuanto a los aspectos más técnicos del juego, debo admitir que tanto la banda sonora como la dirección de sonido se llevan todas las palmas. Jugar con audífonos mejora mucho la experiencia cuando escuchas a Mente hablarte en susurros; de verdad se siente como si fuese una vocecilla en tu cabeza tratando de meterte pensamientos intrusivos. Y la banda sonora realza las partes mas emocionales del juego, aunque los otros aspectos se vayan a trompicones en este aspecto.

Un mensaje tratado con irresponsabilidad

Ni algunos glitches o bugs que experimenté durante el transcurso de What Happened, ni su historia básica y alargada son cosas que realmente me hayan molestado del juego. Hay cosas que el equipo de Genius Slackers supo lograr muy bien, como la transición entre escenarios, que siempre se sentían completamente orgánicos y sin pausas de carga entre estos hizo que la experiencia, dentro de todo, fuese inmersiva. Pero lo que me alejó de disfrutar de la obra fue la romantización del suicidio. Frases como “Verán el daño que nos han hecho cuando ya no estemos aquí”, por mucho que vengan de un personaje al que se supone que no deberíamos estar escuchando se repiten lo suficiente y sin ningún argumento que sirva de contrapeso, resultando en una experiencia peligrosa para aquellos que pasen por un momento difícil como Stiles, el protagonista. Y es por esto que no puedo recomendar este juego a quienes se encuentren dentro del grupo de gente que, por una razón u otra, sean más sensibles frente a este tipo de temáticas y, aun quitando esto, tampoco es que quede mucho más dentro de la obra para hacerla una experiencia que valga mucho la pena.


Este análisis ha sido realizado con una copia del juego para Steam otorgado por Cosmocover.

2+