Naughty Dog deja en el aire la nueva fecha de salida

Comenzó abril con la permanente amenaza de esta pandemia que nos confina en nuestros hogares, tanto a estudiantes como a la mayoría de trabajadores, quedando el grupo reducido que logra mantener a flote nuestro día a día. Es en este contexto donde debemos de comprender la dificultad de nuestra situación, el riesgo que corren estos trabajadores ya sea desde atender a pacientes en nuestros hospitales hasta entrar en contacto con un compañero en la fábrica, pasando por un retraso en la producción o entrega.

the-last-of-us luciernagasEra de esperar que esta situación extrema acabara afectando a la industria del videojuego, y no solo en lo que a desarrollo se refiere, sino también en la propia producción, y es ahí donde vemos a uno de los primeros afectados. Mientras que otros juegos que tenían que salir sobre estas fechas han zarpado con anterioridad para no colapsar las líneas de envío, otros cuyos lanzamientos se esperan más adelante han decidido retrasarlo, y el caso que nos incumbe no es ni más ni menos que el de The Last of Us II.

El título de Naughty Dog ha sufrido (de nuevo) un retraso a escasos días de su lanzamiento oficial, y es que desde la empresa estadounidense han tomado esta decisión desde el punto de vista de una difícil logística para lograr superar esta situación, pues aunque el juego se encuentra casi finalizado, a la espera de terminar de corregir los bugs correspondientes de una primera versión final, no pueden asegurar que todos los jugadores puedan disfrutar de la experiencia al mismo tiempo si se lanzara la versión digital y se realizaran los envíos. Por lo tanto, hasta que no se solucionen estos problemas logísticos, no se hará el lanzamiento, dejando la fecha del mismo en el aire. 

Los fans no se han hecho esperar para alzar la voz, pues, desde la primera fecha oficial que situaba el juego para el 21 de febrero, este se ha visto retrasado dos veces contando esta última. La manera ha sido la petición de una demo jugable con la que poder probar el juego, aunque la respuesta por parte de Naughty Dog ha sido negativa, alegando que la demo que en su momento analizó la prensa no puede ser publicada, ya que la misma estaba cerrada y preparada aposta para ello, permitiendo a los desarrolladores tenerla controlada. Lanzar una nueva demo jugable implicaría crear desde cero la misma, con todo el trabajo que implicaría para los trabajadores, los cuales son los más desfavorecidos en esta situación.

Con toda esta información no puede quedar sepultado lo que implica para estos las tomas de decisiones y el modus operandi que rige en Naughty Dog, un estudio donde impera la explotación laboral en cotas que son extremas. Hace no mucho habló un extrabajador sobre la situación y el por qué de los retrasos, pues la gran mayoría de los trabajadores seniors habrían abandonado el estudio por estas condiciones deplorables, que los han llevado incluso al hospital. Teniendo esto en cuenta, el pasado día al salir la noticia, Jason Schreier escribió sobre toda la situación y mencionó que, a pesar de trabajar desde casa, las jornadas de crunch intensivo estaban lejos de acabar, sirviendo este retraso de The Last of Us 2 tal vez para aliviar un poco las mismas.

Como ya mencioné con anterioridad en otros artículos, el tema de la explotación laboral es algo que está demasiado normalizado en esta industria, y que no podemos/debemos permitir. Solo cabe esperar que este retraso ayude a descansar a aquellos que, a pesar de tener que vivir una pandemia (con todo lo que ello implica), deban de estar realizando jornadas titánicas desde su propio hogar.

2+