Políticas nuevas que no parecen ser tan "políticas"

El estudio desarrollador polaco CD Projekt RED – el cual actualmente se encuentra rematando diferentes secciones de su próximo AAA, Cyberpunk 2077 – expresó abiertamente que no quiere recurrir a la tan odiada práctica de crunch, aunque se sabe perfectamente que en muchas ocasiones el estudio tuvo que recurrir a ese tipo de “estrategias” para poder acabar ciertos proyectos a tiempo. Si bien las palabras de la empresa no son demasiado convincentes por cuestiones internas, nadie debería de dudar de la buena intención del estudio, buscando un ambiente ameno tanto para trabajadores actuales como para los futuros talentos.

Cada vez más se recurre a este tipo de prácticas ya que los videojuegos ya no son lo que eran hace quince o veinte años. Hoy en día, es más importante que nunca satisfacer al jugador, pero como siempre digo, también es importante el billete. Por lo tanto, si se toman decisiones arriesgadas o precipitadas y se promete algo para ciertas fechas, donde surgen dificultades que no permiten avanzar con fluidez – puede que finalmente haya que “espabilar” al equipo con un dosis de “trabajo intensivo”. Este es solo un motivo por el cual se suele recurrir al crunch de los tantos que se puede presenciar de los diferentes testimonios de trabajadores o extrabajadores de algunos estudios. Por ejemplo, en el caso de The Witcher 3 encontramos una propuesta que tuvo que ser acabada con una fuerte dosis de crunch, y no sería descabellado reconocer que a Cyberpunk 2077 le espera el mismo futuro, a pesar de lo que digan los rojos.


crunch


El cambio principal en las políticas del estudio es que ahora los trabajadores, de manera oficial, podrán negarse si se les solicita quedarse para hacer horas extra. Entre este cambio y otros menores, la empresa desea mejorar las relaciones internas y por otra parte “limpiar” un poco su faceta de “aprieta, pero no ahoga”. Aunque seamos sinceros, si nuestro jefe nos pide quedarnos y nosotros nos negamos, ¿qué puede salir mal? Puede que todo. La otra cara de la moneda es la presión y malas miradas por parte de tus compañeros de trabajo, pues quedaría un poco mal decir que te vas y que por hoy ya no te importa nada, mientras el resto de las personas del equipo se quedan partiéndose las cervicales para adelantar el proyecto.

Lo que sí es realmente curioso, y a la vez alarmante, es que se acusa al estudio de que existen ciertas similitudes entre el desarrollo de Cyberpunk 2077 y el de Anthem – la oveja negra de EA. Yo personalmente espero que no ocurra lo que algunos de los trabajadores o ex trabajadores han decidido comentar a Kotaku después de que CD Projekt RED haya sido entrevistado por dicho portal. El desarrollo de un videojuego no siempre es picar código y con el tiempo ya saldrá algo jugable. El proceso de creación de una producción AAA es tan largo y complicado que a más de uno se le iría la olla. Asimismo, creo que las directrices impuestas por el estudio pueden ser simplemente “ilusiones” creadas para no enemistar a los usuarios hacia su propio equipo. Esperemos estar equivocados.

2+