Accesible, barato, gratis

El servicio de suscripción online de videojuegos por streaming PlayStation Now lleva más de cuatro años desde su llegada a Europa en abril de 2015. Ciertamente siendo uno de los pioneros en este tan popularmente llamada “Netflix de los videojuegos” pero sin llegar a ser demasiado popular. El servicio desde su génesis ofrecía jugar títulos de PlayStation 2, 3 y 4 por streaming en PlayStation 4 y PC, con la opción adicional de poder descargar ciertos títulos de la segunda y cuarta consolas de Sony en ésta última.

Sin duda, si algo ha cambiado en estos cuatro años, ha sido el mercado del streaming de los videojuegos, el cual ha crecido exponencialmente, especialmente este último tiempo con Google Stadia, Xbox Game Pass, Apple Arcade, Tesla Arcade, entre otros. Y ahora Sony, desde el primero de octubre, ha visto la necesidad de ponerse al día frente a un ambiente más competitivo, reduciendo su costo de suscripción a la mitad y agregando a su catálogo -que ya cuenta con más de 700 títulos- grandes éxitos como God of WarUncharted 4 Grand Theft Auto V.

Gordon Thornton, vicepresidente senior en Sony y máximo responsable de los servicios de negocio digital de PlayStation, ha comentado a El País que “es una oportunidad de relanzar el servicio”.

Un centenar de títulos por un bajo precio, dos caras de la misma moneda

PlayStation NowSi bien no puedo negar que el tener un catálogo tan amplio de videojuegos por un moderadamente bajo precio mensual puede ser una gran oportunidad para acceder a títulos que, por razones monetarias principalmente, no se podrían jugar de otra manera. Y no solo lo digo por PlayStation Now, sino también por todos los competidores en el mercado actual. Pero también supone un problema para los videojuegos menores, sobretodo para los indies. Si ya en plataformas como Steam es difícil para un desarrollador independiente sobresalir en el mar de opciones que día a día arriban a la plataforma, el que estén gratuitos en un servicio de streaming compitiendo con otros centenares de títulos inevitablemente reduce el valor de estos y los hace menos convincentes de cara a una compra, dada su fácil accesibilidad en este tipo de plataformas.

Algo parecido pasa con el plan de fidelización de la Epic Games Store tirando semanalmente juegos de diferentes envergaduras de manera gratuita, desincentivando -directa o indirectamente- la compra de juegos que están, por ejemplo, en la lista de deseados de Steam. Después de todo, ¿para qué comprar un juego que luego va a estar gratuito en X plataforma?

La accesibilidad, una bendición para algunos y una maldición para otros

Como ya han mencionado algunos desarrolladores, incluir sus títulos en exclusiva como Epic Games Store o en servicios de streaming como PlayStation Now puede, por una parte, asegurar el retorno de la inversión a un proyecto que lleva tanto esfuerzo y tiempo desarrollar. Pero, por otra, puede cortarle las alas a grandes proyectos que no hubiesen llegado a lo que son si se hubiesen ido a la segura. Juegos como Undertale, Hollow Knight, A Cave Story entre muchos otros probablemente hubiesen pasado sin pena ni gloria de haber estado de salida en un servicio en exclusiva, dado que claramente al público objetivo de los videojuegos no le gusta nada la exclusividad, especialmente cuando se trata de secuelas a sagas ya establecidas.

+2