Ajustando para llegar a un final cada vez más idílico

¿Estamos preparados para el “futuro”? Densos debates han nacido, crecido y muerto desde tiempos inmemoriales en este terreno de los videojuegos, algunos tan amplios y otros tan cortos. El futuro de los videojuegos, las teorías y conspiraciones sobre cuál sería el ritmo que seguiría y cómo sería en unos años el simple hecho de jugar, una amplia gama de posibilidades. Quién nos diría que en 2021 el formato físico ya no sería el único método de disfrutar los videojuegos, o quién le diría al público de 1995 que la realidad virtual propuesta por Nintendo con su Virtual Boy sería una realidad apenas unos años más tarde, donde se empieza a ganar su hueco, aunque poco a poco. Nos gusta la fantasía, nos gusta imaginar y teorizar, pero parece ser que, cuando tenemos delante lo que será la realidad del futuro, no somos capaces de verlo, y si no, que se lo digan a Stadia, pues ayer sacó un comunicado confirmando el cierre de sus dos estudios de desarrollo de videojuegos propios, donde se trabajaba en juegos exclusivos para el servicio, y los cuales no llegarán y dejarán a unas 150 personas en la calle.

El movimiento de Google con Stadia fue, desde un principio, polémico, planteando más dudas que respuestas. Qué velocidad será necesaria, en qué dispositivos podrás jugar, qué juegos iba a haber, y un largo etcétera. Pero su lanzamiento oficial, con dos modos de entrada y diferentes opciones de suscripción no fue ni de lejos lo que el público esperaba, aumentando, si era posible, la incertidumbre que se cernía sobre el proyecto, sobre todo en lo que respecta a la suscripción pro, donde algunos títulos se incluían gratuitamente mientras que a otros solo se les aplicaba una oferta, siendo necesaria la suscripción para poder jugarlos. Parece que esta serie de decisiones ha acabado pasando factura, ya que durante el día de ayer se publicó una noticia sobre el tema en la web de Kotaku, la cual se complementó con el propio comunicado de Google al respecto. Los dos estudios centrados en el desarrollo de exclusivos de Google, situados en Los Ángeles y Montral, cerrarán sus puertas ya que los resultados no han sido los esperados. Esta decisión se toma para fijar el punto de mira en otro lado, concretamente en las colaboraciones con estudios y empresas para que se lancen juegos en la plataforma de Stadia por parte de terceros. Sin embargo, el varapalo va principalmente para los 150 trabajadores que a partir de ahora se encontrarán en la calle de un momento a otro, entre los que se encuentra la reconocida Jade Raymond, vicepresidenta del proyecto y una de las mentes tras los inicios de Assassin’s Creed, aunque han prometido que intentarán asignarles puestos dentro de los departamentos de Google.

Stadia

Independientemente de si cumplen o no, este hecho es significativo, y posiblemente marque un antes y un después dentro de la empresa californiana, cuya decisión de dejar atrás el desarrollo para centrarse en las colaboraciones será a partir de ahora fundamental en su plataforma Stadia, como vimos en la actualización de diciembre. Tal vez no estamos preparados para el futuro, o es el propio futuro el que no está preparado. Un sistema global donde poder jugar a nuestros títulos favoritos con solo un requisito, que sea una conexión relativamente estable de internet, puede implicar un cambio titánico en la industria. Otros modelos, como Nvidia GeForce Now, parecen mucho más asequibles, sin requerir de comprar los títulos en su plataforma, e incluso con una opción gratuita, aunque limitada, aunque también tienen sus propias polémicas. El tiempo dirá, y nos mostrará quién llevaba razón o quién estaba equivocado. ¿Llegará el momento en el que estos servicios estén en nuestro día a día como lo están los juegos digitales? ¿En que sean tan normales como lo son ahora la realidad virtual? ¿Este propio escrito sobrevivirá al tiempo?

+4