Persona de Musou, Musou de Persona

Ya he hablado previamente de la saga Persona en profundidad en variadas ocasiones. A pesar de que hace no mucho se cumplió un año desde que jugué a Persona 5, siendo esta mi puerta de entrada a la saga, ya he jugado y completado diversos títulos de esta, tanto de la línea principal como de sus spin-offs, por lo que me considero un fan muy asiduo, sino longevo, de la franquicia. Por eso, cuando salió Persona 5 Strikers el 20 de febrero para PlayStation 4, Nintendo Switch y Steam no pude evitar sino emocionarme y probar de inmediato el juego. Aun sabiendo que el juego se alejaba de la tradicional fórmula JRPG para adoptar la de un Musou, debía probar lo que era la secuela directa y, hasta tengo entendido, canónica de Persona 5. La pregunta que queda, entonces, por responder es si habrá valido la espera y el hype.

La respuesta corta es sí, valió la pena. La fórmula típica de un Musou se adhiere bastante bien a la temática de Persona 5, tanto con todas las mecánicas que fueron traspasadas de la línea principal a este spin-off como a la idea de los Ladrones Fantasma y su búsqueda por la justicia. Partiendo por el elemento más icónico de la saga como lo son los mismos Persona, reflejos de la mente humana presentados como entes espirituales que nuestros protagonistas pueden usar para ejecutar los movimientos que en otros títulos del género serían el equivalente a la magia, así como los buffs y debuffs tanto para aliados como para oponentes. A la vez, puedes andar con un grupo de cuatro Ladrones Fantasma, entre los cuales siempre debe estar el líder, Joker, quien es el único capaz de manejar más de un Persona a la vez. Permitiéndole al jugador siempre contar con un equipo equilibrado entre poder de ataque, defensa y curación. El juego también permite cambiar en cualquier momento de personaje dentro del grupo para aprovechar las ventajas elementales que tiene cada uno de los miembros, otorgándole una capa de estrategia a la fórmula Musou que no solo ayuda a darle una ventaja al jugador, sino que también le brinda al juego más espacio para ser más exigente en cuando a dificultad en comparación a otros títulos del género, teniendo siempre el respaldo de que, si el jugador sabe explotar las debilidades del enemigo y sabe cuando conviene cambiar de personaje e incluso usar las armas o ventajas del terreno, puede salir de cualquier obstáculo que se le presente.

Al explotar estas ventajas, tendremos la posibilidad de derribar a los enemigos y realizar un Uno Más, un ataque gratuito con mayor poder que uno normal o bien un Ataque Combinado, donde todo el equipo arremete contra el enemigo caído para causar daño masivo. Esto dependiendo del tipo de enemigo, pues si es un monstruo normal la opción siempre será el Ataque Combinado, pero si es un boss, este contará con una cantidad determinada de escudos que, al romperse uno, nos brindarán la opción de un ataque Uno Más y, al romperse todos, de ejecutar un poderoso Ataque Combinado.

Persona 5 Strikers

También cada personaje contará con una barra especial que se va llenando con cada ataque realizado y que, al completarse, nos permitirá realizar un ataque único para cada miembro de los Ladrones Fantasma de gran poder y con un estilo cinemático que sería la envidia para la mayoría de juegos. La barra especial también se irá llenando con mayor velocidad al cambiar de personaje antes de realizar un ataque Uno Más, dándole más razones al jugador para descubrir y explotar las debilidades del enemigo y de aprovechar las distintas sinergias que se generan entre los distintos miembros del equipo.

Dicho todo esto, espero haber dejado en claro que la fórmula Musou se mezcla muy bien con la saga Persona. Pero, en el caso contrario es donde comienzan a surgir los problemas. ¿La saga Persona se mezcla bien con el género musou?

Los Persona son juegos conocidos por su larga duración, su cocción a fuego lento y sus tramas interesantes. Lamentablemente, cuando hablamos de un juego de acción, y sobre todo en los dos primeros puntos, esto no suele ir muy bien y menos cuando hablamos de un Musou, donde la acción suele ser vertiginosa y al grano. Por lo que no termina de calzar que un juego con ese tipo de ritmo comience con una cantidad algo excesiva de tutoriales -aunque no por eso menos necesarios- que interrumpen la acción y de una historia que, si bien necesita su espacio para respirar y entregarse de forma adecuada, solo alarga el tiempo entre combate y combate, haciendo más difícil de digerir, especialmente para el público que está detrás del aspecto más lúdico del juego. Tampoco ayuda el enfoque al sigilo de Persona 5, donde debemos ir con cautela para no encontrarnos con los enemigos de golpe, sino ser los primeros en dar el primer golpe y así tener unos valiosos segundos de ventaja que nos permitirán salir indemnes de las batallas contra enemigos menores, algo que va cobrando importancia dada la dificultad del juego y la barra de vida que parece agotarse más rápido de lo esperado.

Dos facetas chocando y entremezclándose

Todo esto hace que el juego comience algo más lento de lo necesario, lo cual no es necesariamente algo malo, sobre todo para quien espera algo del estilo de la saga Persona, pero eso no quita la sensación de que la fórmula no termina de pegar bien con un género tan inclinado a la acción como lo es el Musou. La historia, el sigilo y los tutoriales no dejan de ser necesarios y, aunque supongan un arranque lento, no frenan al juego para siempre. Ya con unas horas encima el ritmo se vuelve mucho más ameno y la experiencia tiene todo lo espectacular que uno esperaría, cargada además con el rebosante estilo que raya en lo ridículo de lo bien que se ve, una banda sonora que inyecta adrenalina a cada combate y con unos personajes entrañables que siempre da gusto volver a ver. Persona 5 Strikers termina siendo una buena mezcla de dos fórmulas tan opuestas que, si bien chocan en algunos aspectos, generan una sinergia envidiable en el resto. Para los fans de la saga Persona no hay mecánicas que se echen en falta; está todo ahí. Y para los fans del Musou les espera una experiencia desafiante y con un feel de combate fluido y con una cantidad de complejidad y desafío ideal para echarle horas y aprender a dominar. Los Ladrones Fantasma volvieron no solo para robar los corazones de los malvados, sino también de los jugadores.


Esta crítica ha sido realizada con un código de descarga para PlayStation 4 cedido por SEGA.

+3