La versión pulida de un diamante en bruto

Hace poco más de un mes terminé por primera vez Persona 5, sin antes haber jugado ningún título de la saga ni de Shin Megami Tensei, desde donde se originó esta franquicia a modo de spin off y, como podrán ver en el artículo que le dediqué a dicha entrega, quedé bastante fascinado con el estilo único del juego y cómo sirvió a modo de puerta de entrada para el género de los JRPG, con el cual he tenido tanto aciertos como errores.

Y bueno, como todos bien sabrán, el 31 de marzo salió Persona 5 Royal, una versión mejorada y extendida del título original, el cual vio la luz en 2017 y fue desarrollado por Atlus. Este análisis explicará las bases del juego original como de esta versión ampliada para quienes no lo hayan jugado antes y también contará con un apartado de las mejoras para quienes piensen si deben volver a jugarlo y para que consideren si vale la pena, o no, pasar por caja nuevamente por esta versión.

Una visión modernizada del clásico RPG por turnos

Cuando se dice que un juego es un RPG, un jugador puede imaginarse juegos tan diferentes como un Darkest Dungeon, Dark Souls, Disco Elysium o Diablo -e incluso juegos que no comiencen con la letra “D”. Dado que todos estos juegos incorporan en mayor o menor medida el “roleo” en sus mecánicas. Pero, al menos para mí, sobre todo si le anteponemos la “J” antes, no puedo evitar pensar en juegos de combate por turnos, generalmente ambientados en mundos inspirados en el medioevo europeo con elementos de magia y fantasía. Sin embargo, como bien dije antes, el género es muy amplio y, cuando nos referimos a Persona 5, si bien hablamos de un juego de combate por turnos clásico, con estadísticas de ataque, defensa, vida, puntos de magia, diferentes tipos de personajes más orientados al ataque físico, al mágico o al soporte, no sería acertado encasillarlo como un JRPG clásico, dado que es más bien todo lo contrario.

Persona 5Persona 5 rebosa estilo por cada pixel mostrado en pantalla. Los cuadros de dialogo, los cuales suelen ser una parte estática con el texto del diálogo de turno del personaje en pantalla, aquí salta y se mueve de diferentes formas acordes a la ocasión, sin llegar a distraer, claro, pero si le da vida a un otrora cuadro de texto. El menú de opciones golpea la pantalla cada vez que es abierto, la imagen se arruga, se corta, se tuerce con cada transición de una escena a otra, con cada baton pass, e incluso con cada cinemática omitida.

Pero más allá de eso, lo que diferencia a Persona 5, a mis ojos, de la mayoría de juegos del género es su aspecto social, el cual no solo resulta más que divertido de explorar y buscar como sacarle el máximo provecho al tiempo libre que tendremos entre templo y templo, sino que además según con quién decidamos pasar nuestro tiempo, podremos obtener nuevas habilidades en batalla o ayudas en momentos difíciles, sino que además se puede convertir en el punto más fuerte del juego, dependiendo de las preferencias de cada quién. En el peor de los casos, servirá muy bien como un aspecto que romperá un poco el ritmo de cada templo, sirviendo como un oasis frente a tanta batalla.

Y no es que las batallas sean tantas que agobien o porque haya que recurrir al grindeo. Ni en mi primera partida ni en la segunda tuve que recurrir en ningún momento a encerrarme en un cuarto venciendo a los mismos monstruos una y otra vez para estar al nivel mínimo requerido para vencer al boss de turno, y puede que el juego en dificultad normal se haga algo sencillo para los más metidos en el género o para quienes hayan jugado al original antes, pero para eso tendremos un total de 5 dificultades de las que elegir apenas comenzar el juego. Desde la opción Safe que es principalmente para quienes no quieran enredos y solo disfrutar la historia, hasta Merciless, que servirá como desafío máximo para los más veteranos en la saga.

Pero sin duda el combate del juego brilla más cuando descubres la debilidad de un enemigo o bien le influyes un technical para que caiga, con esto obtendrás un turno extra que podrás usar para castigar nuevamente al enemigo o bien hacer baton pass a otro compañero del grupo, otorgándole ataque extra e incluso vida y magia de vuelta si es que subes de nivel el baton pass durante los eventos sociales del juego, y, si éste también explota una debilidad del enemigo, también podrá pasar de turno a otro hasta que los cuatro miembros del equipo hayan atacado, siendo el último el que alcance el ataque máximo. Todo esto ayuda a que el jugador entre en un estado de flow que le permita acabar con los enemigos ya conocidos con facilidad, y, gracias al apartado visual y sonoro, de una forma muy satisfactoria, sin quitarle el desafío a enfrentamientos contra enemigos nuevos, más difíciles o que, simplemente no tengan debilidades. Pero en este caso, en esta nueva versión, siempre se les podrán inflingir estados alterados, como miedo, parálisis, quemadura entre muchas otras y cada uno de estos estados es débil a cierto tipo de ataque, por lo que podrás botar a un enemigo sin debilidades sabiendo usar el amplio apartado de movimientos de los diferentes Personas que podrás conseguir durante la aventura. Lo que nos lleva al siguiente punto más importante.

Persona 5 Royal

Poniendo Persona en Persona 5 Royal

A estas alturas quizás se preguntan a qué se debe el título de Persona de la saga. Pues éste se refiere a los alter egos de cada personaje del equipo protagónico o bien de cada monstruo que nos enfrentaremos durante la historia. Persona es la representación de la personalidad de cada quien, es eso que realmente somos, sin tapujos ni medias verdades. Y la Persona de cada personaje se irá revelando cuando cada uno más lo necesite. Siendo el único caso excepcional nuestro protagonista, quien puede controlar varios Persona a la vez, pudiendo capturar a los enemigos y hacer que se pongan de nuestro lado. Cada uno contará con un nivel y habilidades determinadas, además de una habilidad pasiva que entrará en efecto siempre y cuando dicho Persona esté activo. Y, al igual que los monstruos enemigos, cada uno contará con una debilidad a algún elemento en específico, lo cual se podrá paliar con accesorios u otras habilidades pasivas que irán aprendiendo a medida que suban de nivel. Lo cual no nos asegurará que un personaje no tendrá debilidades, pero si disminuirá el riesgo de ser pillado desprevenido ya que, si nos golpean con un ataque contra el cual seamos débiles, el enemigo también recibirá un turno extra, lo cual puede determinar una partida, especialmente en dificultades más altas, sobre todo considerando que, si el protagonista muere, no podremos revivirlo con alguno de nuestros aliados que estén de pie, sino que será game over inmediato.

Kasumi Yoshizawa

Puede que suene algo duro, pero, especialmente en esta versión Royal de Persona 5, contaremos con múltiples métodos para paliar esto. Ya sea subiendo lo suficiente el nivel de amistad con un compañero para que se interponga en caso que el protagonista vaya a recibir un ataque mortal, o con accesorios o ítems que prevengan una muerte. Elementos que también podremos equipar a compañeros para evitar que caigan en batalla, aunque para estos siempre habrán elementos para revivir que se podrán comprar u obtener en los diferentes templos.


¿Y qué son estos templos, que ya los he mencionado al menos dos veces? Pues en esencia son las diferentes mazmorras donde nos encontraremos a los enemigos, donde combatiremos, donde resolveremos puzles y todo para hacerle un cambio de corazón a alguien cuyo subconsciente esté tan deformado que haya creado esta representación física de su mente en el metaverso. Desde un profesor de gimnasia tan sumido en su propio ego que ve a la escuela como su propio castillo y a los alumnos como sus esclavos hasta mafiosos obsesionados con el poder y el dinero. Será el deber de los Ladrones Fantasma, el equipo protagónico, de acabar con sus ambiciones.

Pero no solo ellos impactan el metaverso, este sub-mundo que convive con el nuestro pero que solo es visible para quienes hayan despertado a sus Persona, sino que también están los Mementos, un laberinto subterráneo donde converge el subconsciente colectivo de toda la ciudad y que encerrará también a personas que estén al borde de crearse un templo propio. En este lugar, generado al azar, podremos realizar misiones secundarias, subir de nivel, obtener ítems preciados o Personas exclusivos y se irá ampliando con cada templo que destruyamos.

Las mejoras de Royal
NOTA: Si bien este apartado estará centrado en los cambios traídos desde la versión original a la Royal, no habrán spoilers de la historia pero si detalles del gameplay que quizás sea mejor descubrir por uno mismo, sobre todo si aún no juegas ninguna de las versiones del juego.

Mucho se habló en su momento de que la versión Royal del juego incluiría todo un nuevo semestre al juego, lo cual sería, en términos sencillos, asumir que incluiría un tercio extra de nuevo contenido. Desde ya debo decir que esto es mentira. El juego incluye dos meses extra al juego, un nuevo templo y un nuevo compañero. Pero, por poco o suficiente que pueda sonar esto para algunos, sin duda lo que más hace resaltar a la versión Royal no es este contenido nuevo -que de por sí está muy bien y, en cuanto a historia, es uno de los puntos más fuertes del juego- sino las múltiples mejoras que abarcan cada aspecto del juego, al punto en que será difícil volver a la versión original, pues esta es sencillamente mejor en cada aspecto.

Primero quisiera comenzar con meras observaciones, las cuales son el apartado gráfico, el cual noté más pulido, sobre todo en las texturas de los entornos y, segundo, los tiempos de carga parecen haber disminuido considerablemente.

Ahora, las mejoras que más se notan están en, prácticamente, todo lo demás. Ahora las balas de las armas de fuego no se recargan cuando salimos de un templo y volvemos otro día, sino que la munición es menor pero, a cambio, se recargará por cada batalla, lo que hará que las armas sean mucho más útil que en la versión original, dándole otra capa de complejidad al sistema de combate.

Como mencioné anteriormente, el baton pass ahora se puede mejorar, dando daño extra, recuperación de vida y de SP a los compañeros, pero, además, ahora todos los compañeros vendrán con el baton pass por defecto, lo que significará que no se perderá ventaja a la hora de cambiar a un compañero con quien no hayamos subido nuestro nivel de amistad, otorgándole relevancia a cada personaje por temprano o tarde que se incluyan en la historia. Además, los technical ahora tendrán la oportunidad de otorgar un turno extra y también podrán mejorarse para producir daño extra, lo que también hace que entren a tener mayor relevancia que nunca.

Persona 5

Os presento a Jose.

En mementos ahora podremos encontrarnos con Jose, un niño que recibirá flores que podremos encontrar por los laberintos y estrellas que estarán escondidas para mejorar la cantidad de experiencia, de dinero o cantidad de ítems que recibiremos de los enemigos tras una batalla en mementos.

Por parte de los templos, cada uno de ellos ha sido ampliado y mejorado, incluyendo la opción de usar un gancho que nos permitirá elevarnos para alcanzar lugares antes no vistos, además de ciertas asperezas que habían en cada uno han sido limadas para una experiencia más amena. Además, cada templo contará con tres semillas de algún pecado capital, las cuales, al juntar las tres, crearán un cristal que podremos dar a Jose para que genere un poderoso accesorio con éste. Y, por último pero no menos importante, cada jefe de cada templo ha sufrido cambios y diría que, con excepción de uno solo, todos han mejorado bastante. Lo que para quienes ya hayan jugado a la versión original, al menos les servirá para tener una versión renovada y que genere un nuevo e inesperado desafío.

Además ahora existen los ataques Showtime, los cuales se ganarán a medida que se progrese la historia y consiste en que dos personajes hayan quedado de acuerdo en realizar un ataque especial, el cual se podrá usar al azar, especialmente cuando el compañero esté con poca salud o al enemigo esté cerca de ser derrotado. Estos ataques son acompañados de cinemáticas coloridas e intensas, las cuales terminan con un gran ataque de alto daño. Futaba también podrá participar de los ataques all out, brindando una mayor posibilidad de acabar con los enemigos.

El desplazarse sigilosamente por los templos también ha sido mejorado, dándonos la opción de rotar la pantalla cuando estemos tras una pared u objeto, escoger el objetivo ya sea para cambiar de escondite o para realizar una emboscada a un enemigo. Algunas recompensas de amistad han cambiado de orden para darle más utilidad a un personaje sin ser necesario llegar al nivel máximo. El caso que más influyó en mi experiencia al menos fueron las gemelas Justine y Caroline, quienes ahora permitirán al jugador poseer Personas más poderosas cuando alcancemos el nivel 5 de amistad, en vez del nivel 10, como en el juego original. Y todas estas son algunas de las mejoras que, como dije anteriormente, están presentes en todos y cada uno de los aspectos del juego y todas mejoran la experiencia general.

La experiencia definitiva

Galardón-Oro-HyperHypeComo bien mencioné en un artículo sobre las diferentes versiones de un juego, es fácil perderse entre muchas opciones de diferentes versiones de un juego. Pero en el caso de Persona 5, la versión Royal vino definitivamente a destronar a un juego ya increíblemente bueno. Y por mucho que ame la versión original, no puedo no decantarme por esta versión mejorada pues, a pesar de que hayan cambios ya sean pequeños o grandes, todos ayudan a que la experiencia general sea tan superior que no queda espacio para duda, Persona 5 Royal es la mejor versión. Y ya sea para quienes no hayan jugado antes al juego original o para quienes quieran darle una segunda vuelta esperando nuevo contenido, siempre tendré la misma respuesta, Persona 5 Royal es la mejor opción a elegir y un excelente juego para amantes (o no, qué mas da) del género. Sin duda, uno de los mejores juegos de la generación y, en lo personal, el mejor JRPG que he jugado en mi vida.


Este análisis ha sido realizado con una copia física adquirida por la propia redacción.

3+