Aviso: alto contenido tóxico

Estas semanas están siendo de decepciones constantes, una tras otra. Primero tuvimos el Nintendo Direct, cuyo anuncio fuerte era el no remaster de Skyward Sword, después el State of Play, que solo sirvió para anunciar cosas bastante deprimentes de Final Fantasy VII Remake y por último el Pokémon Presents, con un dedo de la mano de mono cerrándose con los “remakes” de Pokémon Diamante/Perla. Pensaba solo quedarme en Final Fantasy VII, pero ya que Game Freak ha pedido que le sujetaramos el cubata, tendré que habar de ello también , de cómo nos la están colando y cuánto les da igual.

FFVII Remake Yuffie

“Shiva, te elijo a ti”

Final Fantasy VII Remake es mediocre como mínimo, porque puede tener todo el brilli brilli del mundo, luces de colores y fanservice para que se hagan fanarts de tríos entre Cloud, Tifa y Aeris, pero no es un buen juego. Propone muchas cosas durante la demo y luego decide tirarse desde un quinto piso a ver si el recuerdo del original o los fans de Kingdom Hearts son capaces de salvarlo. Es un juego con una historia que promete ser adulta, tratando temas como no saber qué eres y por qué estás luchando, la sobreexplotación de un planeta a manos de una empresa gigantesca y como los actos terroristas son la única forma de mandar un mensaje. A cambio, nos pone un minijuego de baile absurdo hecho deprisa y corriendo, solo por fanservice y porque BTS está de moda. Nos da un sistema de combate a primera vista consistente y una fusión entre acción en tiempo real y combate por turnos interesante, para después hacernos luchar con varios bosses, con una duración de más de media hora cada uno, justo al final de la historia. Las secundarias, que afectan en ciertos puntos de la trama, son todas exactamente las mismas y están puestas en puntos donde siempre tienes algo muchísimo más importante que hacer. El ritmo es bueno hasta que deciden cargárselo, porque de alguna forma hay que justificar esos sesenta euros que te has gastado en el primer tercio de un juego que salió hace más de veinte años. Esto no es un remake, es un reboot, o como mucho un universo alternativo, pero no nos mintáis a la cara.

final fantasy vii remake

“Pero es que tiene un gorro nuevo”

Un año después de la salida del juego, que mira tú por donde se le va a terminar la exclusividad a Sony, Square nos enseña un capitulo extra con Yuffie. Si no la conocéis, es un personaje que no sale en el juego original hasta el segundo disco, y que tiene un arco de personaje ligado a una materia que hay en su pueblo natal. Por cierto, dicha materia de invocación aparece en el Remake, pero te la encuentras en una alcantarilla, así que adiós arco original. Este nuevo capítulo que nos presentan también incluye a un personaje nuevo, pero lo poco que se ha visto en el tráiler es que vamos a estar haciendo exactamente lo mismo que en el Remake: luchar contra un robot gigante entre chabolas. Además, nos hacen el favor de mejorar el juego con más luces para que veas con más fuerza cómo aún no han arreglado las texturas de las puertas. Eso sí, todo esto solo lo tienes en PlayStation 5. No te preocupes si lo tienes en PlayStation 4; podrás actualizar a la mejora gráfica cuando tengas la nueva consola, pero el alucinante capítulo extra lo vas a tener que comprar. Sí, bastante bien amortizado esos sesenta euros que te gastaste en un juego que ahora mismo en Amazon vale treinta. Todo esto es, obviamente, para que te compres la consola o el juego ahí, que por supuesto tiene su reserva valorada entre sesenta (si solo quieres la actualización gráfica) y cien (si además quieres el episodio de Yuffie) euros. Por cierto, el juego va a estar en el Plus de marzo, pero no te servirá en PlayStation 5. Gracias, Sony y Square, no cambiéis nunca.

Además de esto, han anunciado juegos de móviles: un battle royale que nadie ha pedido ni quiere porque se ve exactamente igual que el PUBG, pero con chocobos, y una compilación de remakes de varios spinoffs del juego original. Este último incluye el original, Advent Children, Before Crisis, Crisis Core y Dirge of Cerberus. Es decir, vas a tener todo lo que fue el universo de Final Fantasy VII recopilado en un solo juego que además, durante los combates, va a tener el mismo estilo que el remake, pero en combate por turnos muy vistosos. Obviamente iba a tener algo malo, y es que es exclusivo para móviles, sale en 2022 y va a seguir un formato por episodios, así que probablemente resulte más caro que comprarse los originales por separado con sus respectivas consolas. Este juego, llamado Ever Crisis, debería ser un aviso para Square Enix, la cual exprimió sin cesar y saturó tanto al público con Final Fantasy VII durante años (hablo del original) que el nombre de la propia saga se vio reducido a un sacacuartos. La historia se va a volver a repetir (esta vez como farsa), solo que están acelerando el proceso y les da absolutamente igual seguir mancillando lo que alguna vez fue uno de los juegos más influyentes de la historia al descubrir el JRPG a Occidente. Pero bueno, siempre quedan los fanfics, ¿no? Al menos Nomura, responsable de uno de los peores finales que se han visto nunca, ya no va a ser guionista del juego. Eso siempre ayuda.

En el lado contrario, menos de 24 horas después, tenemos a Game Freak con Pokémon. Sinnoh es una de las regiones más importantes de la saga, no por su Pokédex, sino por encajar a la perfección la estética pixel de los juegos anteriores con entornos tridimensionales. Hace un tiempo dije que hacer un remake del juego es muy difícil, porque aunque no es perfecto, lo que concierne a su estética y da forma a su mundo es de un carácter muy específico que quiere contar algo en concreto. Es quizá el primer juego de la saga que hizo sentir los pueblos como eso, un sitio donde la gente vive, y siempre con un aura mística y trascendental detrás del mismo. Estamos hablando de la creación del mundo y directamente de dioses, nada menos. Pues he de decir que, pese a equivocarme al asegurar que no había un remake en barbecho, ha quedado demostrado por qué no debía hacerse el remake en primer lugar.

Diamante Perla Remake

Bueno, lo llamamos remake porque así nos sentimos bien, pero es el mismo juego clavado cuadrado a cuadrado, solo que con chibis. Chibis extraordinariamente feos. Chibis más feos que los niños de Cyberpunk 2077. Para qué aprovechar y reforzar una ambientación mística cuando podemos transformarlo en Link’s Awakening. Otros sesenta euros en un juego hecho para que el fan más pesado se calle de una vez y de paso nos haga aún más estúpidamente ricos. Y seguramente penséis que estoy exagerando e insultando a los pobres desarrolladores (ILCA) que han tenido la oportunidad de que GameFreak les de su licencia para hacer uno de los juegos más esperados de la saga, para nada. Lo que estoy diciendo es que parece mentira que este lanzamiento tan anhelado, viniendo de la empresa que viene, parezca hecho por dos fans en un mes, y que no seamos capaces de criticarlo y decir “esto no está bien” porque “al menos existe”. ¿No querías remake? Ahí lo tienes, que te aproveche muy bien ese juego que tienes tres veces en tu estantería.

Como dijo Guybrush Threepwood: “Nunca pagues más de 20 pavos por un videojuego”

Quizá este sea uno de los textos que he escrito con más enfado, pero no puedo evitarlo. Cada vez me creo menos que exista un juego como Resident Evil 2: Remake y cada vez lo aprecio más. Luego vienen los lloros, de qué poco cuida Nintendo sus licencias, de qué caros son los juegos, de cómo es posible que suban los precios. Ocurre porque lo permitimos, simple y llanamente, y porque seguimos atascados en que, cuantos más colorines, mejor, y no es así. Por eso me resisto a los remakes, no porque haya que respetar el trabajo de los artistas originales que hicieron algo por una razón (que también), sino porque no nos lo merecemos. Si de verdad quieres que esto cambie, emula los originales, apoya los que de verdad te van a aportar algo nuevo como Pokémon Legends y, como dijo Guybrush Threepwood: “nunca pagues más de 20 pavos por un videojuego“.

+2