Nintendo da un paso firme contra la piratería en Estados Unidos

Nintendo America ha presentado un denuncia el pasado 10 de septiembre contra el propietario de la conocida web de roms: RomUniverse. La compañía reclama un total de 150.000 dólares por cada infracción de copyright y dos millones de dólares por cada infracción de licencia o marca. En la demanda, según expone Nintendo, los juegos publicados en la web han perjudicado a la empresa, así como también se ha usado de forma ilícita la imagen de sus personajes y series. 

RomUniverse funcionaba mediante un sistema de membresías: una suscripción de 30 dólares anuales para poder descargar un número ilimitado de videojuegos. En este retribución se ha basado Nintendo para consolidar su demanda al dominio web y a los responsables del portal. Según estima la representación legal de Nintendo, se habrían descargado más de 300.000 copias de diversos videojuegos de Nintendo Switch y más de 500.000 títulos para Nintendo 3DS. Sin embargo; estas no son las únicas videoconsolas afectadas. El sitio web tiene un amplio catálogo de juegos clásicos de otras consolas de Nintendo, así como de otras plataformas, y otros productos como libros, cómics, series y películas. 

Esta demanda supone un duro golpe contra una de las páginas web más conocidas de descargas ilegales. Nintendo es conocida por ser una de las empresas que más en serio se toma las infracciones de derechos de autor o la piratería de los videojuegos. El hecho de que la web obtuviera beneficio económico ha servido de aliciente para actuar y poner al portal contra las cuerdas. Nintendo a lo largo de estos últimos años, ya ha cerrado varios sitios similares en el pasado, y la justicia ha fallado en su favor en numerosas ocasiones. El último caso con mayor repercusión fue en Reino Unido donde una sentencia obligará a las principales operadoras de internet y cable a vetar webs de descarga ilegal de videojuegos de Nintendo, impidiendo el acceso a los usuarios a esos dominios. Esta contundente campaña de Nintendo contra la piratería se recrudeció con la llegada de Nintendo Switch Online, afectando a muchos sitios webs sin aparente ánimo de lucro y con la filosofía de mantener vivos muchos de los videojuegos clásicos. 

El cerco de la piratería parece estrecharse cada día más, con el entendimiento de las autoridades y los precedentes judiciales que avalan la importancia de proteger los derechos e imagen de un producto. Si bien, ciertos casos suscitan polémica por la amenaza del “olvido digital” que pronostica la pérdida de software por desuso o deterioro de los formatos, en el caso de RomUniverse sus acciones se ponen en duda al facilitar la descarga de juegos de Nintendo Switch y Nintendo 3DS con un precio de suscripción. Por otro lado, las plataformas bajo demanda y los servicios de Streaming confrontan la piratería ajustando sus precios y ofreciendo una inusitada comodidad, siendo una manera verdaderamente eficaz de cambiar los hábitos ilícitos de muchos jugadores y apostando por la utilización de tiendas digitales con toda la legalidad posible. No obstante; cada vez es más frecuente la apertura de museos dedicados a los videojuegos, reconociendo su valor cultural e histórico, por lo que no corresponderá a los jugadores custodiar el software y éste dejará de ser un argumento válido para justificar la piratería. Ante este panorama, sería pronto vaticinar el fin el piratería pues como en otras ocasiones, los más astutos encontrarán la forma de ir un paso por delante y lidiar contra los servicios que requieran online para jugar. Debe quedar patente que guste menos o más, Internet no puede delimitarse con barreras pues supone un campo abierto en el que, de momento, todos somos libres.

0