El campamento del amor bizarro

La situación actual de la industria es de una complejidad difícil de desenmarañar, es una complicada tarea analizar un mercado tan basto, donde actualmente cientos y cientos de videojuegos son lanzados para las diferentes y variadas plataformas que se encuentran disponibles. No podemos tener un ojo en cada uno de ellos, pues sería una tarea titánica. Sin embargo, sí que podemos hacer un análisis de una manera más o menos superficial, sobrevolando por encima los juegos más vendidos, las sagas más famosas o los géneros del momento. Desde este humilde medio lo hacemos lo mejor posible para que, cuando nos toque desgranar alguna actualidad, haya una base más o menos sólida de datos que avalen nuestros escritos, un análisis que, pese a no ser lo profundo que debería en algunos casos, es el que nos permite el corto tiempo que tenemos. Dejando esto de lado, como he mencionado antes, cuando hablamos de géneros fácilmente se nos vienen a la cabeza algunos de los más conocidos: First Person Shooter, Battle Royale, RPG. Otros, sin embargo, normalmente los encontramos más de lado o como un género secundario para dar más profundidad a un título que principalmente se nutre de otros más famosos, como podría ser en el caso de Digimon Story: Cyber Sleuth. En este caso hablamos de las visual novel, cuyo apogeo ya se sintió unos años atrás y que actualmente ha quedado relegado a un complemento. Sin embargo, sigue habiendo un nicho de jugadores y desarrolladores que quieren seguir viéndolo vivo, resistiendo las inclemencias del tiempo para salir adelante, y de este sueño nace Monster Prom 2, Monster Camp en este caso.

inicio

Antes de entrar en materia querría hablar de lo que significa la existencia de un juego así. Hablar de Monster Prom es hablar de una saga emergente dentro del género, una saga que comenzó hace apenas 2 años, concretamente el 27 de abril de 2018, siendo financiada anteriormente en la plataforma de Kickstarter, donde recaudó 32.230€ de los iniciales 8.000€ que pedía. No solo durante esta campaña alcanzaron el éxito, pues el lanzamiento en Steam fue grandioso, siendo actualmente un juego con 6.083 valoraciones, de las cuales un 92% son positivas. Estos números son suficiente motivo de celebración, sobre todo viniendo de un estudio independiente que se lanza a un género que no podríamos considerar en su mejor momento, pero con su primera entrega supieron dar en la tecla necesaria para hacerla funcionar y llegar a donde están ahora, pues el siguiente paso de cara a realizar su segundo juego fue similar, aunque el resultado final fue determinante. Monster Prom 2 iba a ser una realidad, y de nuevo optarían por la vía de Kickstarter, aunque no sería para financiar solo un juego, sino que sería para hacerlo con un total de 5 juegos, todos enfocados en un ambiente similar. El éxito, de nuevo, fue rotundo, llegando al podio de los juegos españoles con mayor financiación de la historia con sus 535.251€, solo por detrás de Temtem. Alcanzar esas cuotas es de un calibre inimaginable, pues pocos estudios de la industria del videojuego pueden esperar este nivel, teniendo apenas recorrido y experiencia en el sector. El desarrollo comenzaría, y los lanzamientos se realizarían de manera escalonada, priorizando el enfoque en un título antes de pasar al otro, dándonos de esta manera el pasado 23 de octubre el primero de los juegos, Monster Prom 2: Monster Camp.

Oz

Siguiendo la senda que marcó el primer juego, en Monster Camp nos volvemos a encontrar con nuestros jóvenes compañeros de escuela, monstruos y demás seres de pesadilla, que, como todos, quieren disfrutar de una buena escapada a un campamento en el bosque. Alejándose del instituto, epicentro de Monster Prom, la acción girará en torno a dicho campamento, con una fogata en el centro que servirá como punto de encuentro. Nada más empezar el juego, durante el trayecto en autobús que nos llevará a nuestro destino, podremos elegir qué nos llevaremos a dicho lugar, siendo nuestras decisiones lo que determine nuestros stats iniciales, pues para lograr estar junto a nuestro amado acompañante durante la lluvia de estrellas del último día, antes deberemos de haber realizado con éxito tareas junto a ellos y haber complementado con un carisma similar a la suya. Como último punto antes de salir de nuestro medio de transporte, tomaremos una última decisión, la cual nos encaminará directamente a alguna de las opciones románticas con las que cuenta el título, un elenco bastante variopinto y compuesto por una bruja, una cazadora de monstruos encantada, una demonio azul vitaminada, un demonio rojo envalentonado, un ordenador de lo más curioso y una personificación de la muerte con toques de influencer.

Nuestras vacaciones comienzan, pero no por ello el descanso, pues buscaremos impresionar a aquella persona que nos pone el corazón a 100 de cualquiera de las formas, llevándonos de excursión, a casas encantadas o al algo por decir algunos ejemplos, todo para mejorar nuestras cualidades e ir avanzando en nuestra historia personal.

para

Todo lo que he mencionado puede sonar muy matemático y estricto, y es que, aunque Monster Camp sea así, en el juego se diluye de muy buena manera, ya que tanto los personajes secundarios como las opciones románticas tienen unas personalidades muy marcadas y es fácilmente reconocible los patrones que deberemos de seguir para acabar impresionándolas, dejando a un lado la innecesaria complejidad para ofrecernos un plato muy líquido y para el que no tendremos que pensar en demasía. El juego nos invita a ello, a dejarnos llevar por las hilarantes conversaciones, unos diálogos que son algo más extensos pero que para nada pierden el espíritu y la sorna con la que contaban en el primero, sino que dan espacio a acciones más preparadas y con resultados mejores si cabe. Aunque la premisa pueda resultar sencilla, acabar saliendo con el monstruo que elijamos, este no acaba de ser el objetivo principal del juego, y perfectamente se puede ver a simple vista, ya que este es que pasemos un buen rato. Las situaciones casi siempre tienen cierto tono cómico y absurdo, con conversaciones que perfectamente podrían darse entre adolescentes, pues son entre esas edades donde se mueven nuestros amoríos, aunque con finales mucho más alocados, pues lo que normalmente suele ser una gracia se acaba llevando al extremo para dejarlos con la boca abierta por cómo se terminan desenlazando. Sin embargo, no todo va a ser jolgorio, pues si, a pesar del buen rato que hemos pasado y la aparente afinidad con nuestro “objetivo”, perfectamente nos puede dar calabazas si no cumplimos los requisitos, o incluso quedarnos con un final agridulce si no terminamos algunas tareas.

Esta no será la única cosa que nos pueda sacar de nuestras casillas, pues si volvemos al mundo real, en Monster Camp hay algunos matices que deben de ser pulidos con el tiempo. Desde el lanzamiento se advirtió que esta versión no sería la definitiva del juego, asemejándose más a una especie de Early Access, aunque mucho más cerca de la recta final de lo que están acostumbrados este tipo de lanzamientos. El juego en sí es un producto terminado, más allá de algún bug o cosa que quieran ir arreglando, la mecánica principal, la historia y demás funciones están aparentemente implementadas de manera correcta, pero todavía quedan algunas cosas que se han dejado atrás en esta primera versión. Los logros, la galería e incluso la tienda se han quedado atrás, temporalmente. En la última actualización del Kickstarter informaban más o menos cuándo y cómo tenían pensado implementar estas características que anteriormente sí que estaban. Dejando los logros y la tienda a un lado, pues quieren hacer algo distinto a esto último, por lo que quedo a la espera, la galería sí la considero algo importante, pues es un recordatorio de los diferentes desenlaces que has podido vivir durante tus aventuras románticas, una especie de muro donde consultar las rutas que has conseguido, y por tanto, las que quedan.

Una digna revolución dentro del género

Galardón-Plata-HyperHypeEn resumidas cuentas, en Monster Camp nos encontramos ante un producto redondo, y el cual recoge la esencia y encanto que caracterizó al primer Monster Prom para así darle un digno sustituto que vaya asentando poco a poco las bases de una saga de juegos que me atrevería a tratar como puntera, dejando los tópicos románticos de las novelas visuales para así centrarse en lo bizarro y divertido, pues al final es de lo que los jóvenes muchas veces disfrutamos. Con el tiempo alcanzará en contenido al primero, dejando todo listo para las futuras cuatro entregas que se ven en el horizonte. Espero con muchas ganas el próximo juego, mientras tanto, seguiré explorando este universo, a los personajes tan bien trabajados y a los increíbles diálogos e hilarantes historias que estos poseen, una digna revolución dentro del género.


Este análisis ha sido realizado con un código de descarga para PC cedido por Beautiful Glitch.

2+