El cross-play se antoja como su mejor baza ante el gigante de Epic

La cuenta atrás de la nueva entrega del esperado Call of Duty: Black Ops – Cold War está en marcha. El próximo 13 de noviembre el juego verá la luz, y poco a poco vamos conociendo nuevas mecánicas y modos que se incorporarán a la saga estrella de Activision. Como era de esperar, el modo Zombies, ese que tanto ha hecho disfrutar a los jugadores de la franquicia, tendrá gran presencia en esta entrega desarrollada por Treyarch, y la división de marketing ha querido aprovechar la cercanía del estreno para presentar dicha modalidad a través de un tráiler que ilusiona. Entre las interesantes novedades incorporadas se encuentra el cross-play que ya vimos en otras vertientes, es decir, la posibilidad de jugar online con tus amigos aunque no juguéis desde la misma plataforma. 

Por otro lado, queda explícito que el progreso de este modo afectara directamente al pase de batalla, cada vez más presente en todos los títulos que llegan al mercado, por lo que podremos disfrutar de las armas de los demás modos online mientras las mejoramos hasta niveles inimaginables, pues las máquinas Pack-a-Punch están de vuelta. Otra novedad reside en la posibilidad de disfrutar de ventajas de los propios escenarios junto con la opción de recoger y crear nuevo equipamiento, pudiendo acceder a bombas o torretas. Quizás la peor noticia relativa al modo es que deberemos de esperar un poquito más para hincarle el diente, y es que este será contenido post-lanzamiento, gratuito eso sí.

Con este estreno escalonado, parece ser que Activision ha querido dejarlo todo en pro de retomar la esencia del modo que tantas horas de disfrute dejó a su fans, algo comprensible dado que las últimas entregas que incluyeron dicho modo dejaron algo que desear. Tal vez hayan llegado a la conclusión de que este modo no necesita grandes cambios, sino pequeños matices que mantengan fresca la experiencia en el tiempo.

El gran aliciente del cross-play podría ser la clave para que el juego – y sobre todo el modo – vuelva a resurgir de las mejores maneras, dado que la posibilidad de jugar con nuestros amigos sin importarnos la plataforma que usen será todo un punto a favor para pasar horas y horas a esta nueva entrega. Como ya pudimos ver con Warzone, los chicos de Activision parece que quieren plantarle cara al rey de los battle royale, Fortnite, y dado que están compitiendo con un juego gratuito, con cross-play y que nunca para de renovarse y de añadir cosas nuevas, todo indica que Call of Duty ha tenido que ponerse el mono de trabajo y dar lo mejor de sí. 

Con un cross-play en el modo Zombies y una infraestructura que afecte directamente al pase de batalla, se aseguran de que sus jugadores pasen y dediquen más tiempo a su shooter, intentando así comerle un poco el terreno al gigante de Epic. Lo que está claro es que Epic no se va a quedar de brazos cruzados y seguramente ya tengan pensado el contraataque para que sus jugadores no se vayan a disfrutar más tiempo de la cuenta al juego de Activision; pasó con Apex Legends, pasó con Warzone, y es muy probable que pase con la inclusión de un modo Zombies, por lo que Activision tendrá que jugar bien sus cartas, especialmente dado al momento de la ola en la que nos encontramos donde los juegos online y las constantes mejoras y novedades que sus competidores hacen semana tras semana no les permitirá relajarse ni un solo segundo.

Tendremos que esperar al lanzamiento del próximo día 13 de noviembre y a su post-lanzamiento de este modo para verificar si Call of Duty vuelve a sentarse en el trono o si por desgracia será un destello de luz fugaz.

1+