Parece que todo acaba llegando

Por más que la guerra de consolas sea un ente imaginario cada vez más arcaico, y que ha quedado más como un residuo de la época de los años 90 y la competencia entre SEGA y Nintendo, con Megadrive y Super Nintendo respectivamente, siempre hay detalles que uno nunca espera ver, como el lanzamiento de un título desarrollado por PlayStation en plataformas de Xbox. No llega al nivel de herejía que podría suponer ver un título de Nintendo en una plataforma de terceros (si omitimos dispositivos móviles), pero supone un nuevo ¿hito? en la industria, dando alas a la imaginación de juegos universales, dependiendo únicamente de nuestra preferencia donde consumamos cualquier juego.

La noticia no forma parte del día de los inocentes (aunque pueda parecerlo), ya que es MLB The Show 21 el título elegido, que llegará el próximo 20 de abril a las consolas de Sony (tanto a la nueva generación como a su predecesora) y de manera simultánea estará disponible en Xbox Game Pass de manera gratuita para los suscriptores del servicio. Y eso, tratándose de un juego desarrollado por PlayStation Studios, no es poca cosa.

Y aunque en esta ocasión, especialmente fuera de Norteamérica, este título pueda ser considerado menor o de poca relevancia, puede ser el inicio de un camino hacia la convergencia entre consolas (que no PC, que queda fuera del acceso) aunque, especialmente en el caso de Microsoft, supone realmente un paso más allá en la construcción de su propio ecosistema, para todos los usuarios (sea cual sea su área de interés) y con todo tipo de dispositivos integrados, por no hablar de los servicios, aglutinando Xbox Game Pass cada vez más complementos (y dejando a su vez en nada los intentos de la competencia por destacar en sus catálogos bajo suscripción, con la propia Sony y su PlayStation Now en tierra de nadie).

El movimiento, anunciado en diciembre de 2019, podría servir perfectamente como globo sonda para tantear futuros movimientos, y aunque Sony goce de buena salud en el ámbito de las consolas, la cartera de Microsoft, engrosada a base de movimientos de talonario, podría provocar que la cuota de mercado se colocara a su favor, y que llegado el momento, pudiéramos ver títulos de Naughty Dog en un ordenador con Windows. Y para aquellos defensores de la guerra de consolas, y la supremacía de una plataforma (curiosamente, aquella que poseen, de manera más que frecuente) sobre el resto, ¿Cual sería el inconveniente en ese caso? ¿Es algo negativo que más jugadores, independientemente de la plataforma que prefieran, puedan acceder a un título?

Haciendo, por otro lado, de abogado del diablo, y aunque en ocasiones yo mismo he defendido las exclusividades de Epic Games Store, creo que es evidente que en ningún caso se trata de algo parecido, siendo el acceso a la plataforma de Epic, así como a Steam, algo gratuito, siendo el único desembolso a realizar el correspondiente por el título. La relevancia no es el soporte, sino la capacidad de acceso que puedan proporcionar a los usuarios. En el caso de MLB The Show 21, además de consolas, puede ser jugado en dispositivos Android a través del juego en la nube que permite la versión Ultimate de Xbox Game Pass, para aquellos que no posean una consola. Y me reitero, aunque pueda ser un proyecto poco interesante dado el habitualmente escaso interés en este deporte fuera de Norteamérica, la universalización en el acceso a los videojuegos, sean AAA o indies, es algo que todo usuario debería apoyar. ¿Acaso hay algún motivo para posicionarse en contra?

+1