Nada de promocionarse fuera

Valve ha cambiado sustancialmente la documentación a la que tienen acceso los desarrolladores que quieran publicar en su tienda digital para aclarar una norma importante: No es posible hacer mención a que un determinado videojuego está disponible fuera de Steam. Como viene ser habitual, este tipo de cambios son poco perceptibles pero una reciente actualización en la página web ha hecho referencia a esta norma.

Valve específica en la norma: “en el juego que lanzas en Steam y en las comunicaciones relativas a él en Steam, solo puedes promocionar la versión que tenga en Steam y su disponibilidad en Steam, y no lo que tengas en otros sistemas de distribución. Esto se aplica tanto a las versiones completas de tu juego como a cualquier parche de contenido que modifique la versión existente“. Así aparecía en la nueva documentación para desarrolladores en español. 

Unos ingresos que prendieron la mecha de la revolución.

Esta cuestión se ha hecho más notable a raíz del enfrentamiento entre Epic Games y Apple a causa de la política de la tienda Apple Store. La alternativa de pago en Fortnite en los dispositivos Apple y, por tanto, un incumplimiento de la política de la tienda tuvo como respuesta la retirada de Fortnite de la Apple Store. No solo eso, sino que Apple ha continuado sus represalias preparándose para cancelar las cuentas de desarrollador en iOS y Mac, así como para eliminar las herramientas de desarrollo de Epic Games, incluyendo APIs, SDK. También bloqueará los esfuerzos por mejorar el rendimiento de Unreal Engine en iOS y Mac. Algo que situará una balanza entre trabajar con Unreal Engine en un dispositivo que no sea Apple o emplear otro motor gráfico como por ejemplo Unity. En lo personal, una balanza que se inclina a favor de Epic Games por todo lo que conlleva reaprender un motor gráfico frente a un cambio de sistema operativo. 

Este enfrentamiento ha servido para lanzar una mirada indiscreta al resto de tiendas digitales y afianzar posturas frente a nuevas injerencias en el mercado digital. Epic Games, o mejor dicho, Tencent, no debería lidiar sola contra el mundo en una industria competitiva que está consolidándose hacia lo digital y lo online de manera irrevocable. En lo que debería ser un revulsivo para que otros desarrolladores apoyen a Epic Games en su andadura contra el 30% de Apple, parece convertirse más bien en un pulso entre dos grandes contendientes dispuestos a librar una batalla de desgaste. Una situación que beneficia a Apple cortando de raíz cualquier atisbo de rebelión y acotando el problema a una relación directa con Tencent, y por otro lado, le perjudica asumiendo que Apple se lleva buena parte de los beneficios de Tencent, quién proyecta mayor solvencia y un gran potencial en los próximos años y cuyos ingresos en el mundo de los videojuegos ya superan a Nintendo y Microsoft juntos. Tencent es un gigante que va camino de convertirse en un titán en un entorno que hasta ahora casi nadie daba importancia, incluso en el entrenimiento: los videojuegos. Poniendo su peso en escena tanto en la política mundial como en las relaciones diplomáticas y financieras.

Fortnite y Apple, un ciclo sin fin



Para Valve, esta medida supone cerrar filas ante cualquier daño colateral o por si alguno de sus desarrolladores opta por imitar la estrategia de Epic Games ya que Steam también se lleva el 30% de los ingresos. Aunque en esta ocasión, ese porcentaje está condicionado por el éxito del propio juego por lo que para triple A es significativamente menor y para juegos de bajo presupuesto, indies fundamentalmente, la popularidad de Steam lo compensa. Si uno no está de acuerdo, siempre puede publicar el videojuego mediante un enlace externo o en otros launcher/tiendas descargados en Windows lo que el propio sistema operativo ofrece alternativas de compra en un mismo dispositivo. Algo que no ocurre en iOS o Mac y que ha constituido el principal motivo de denuncia como monopolio a Apple. Siendo rigurosos, Apple dedica un enorme esfuerzo en desarrollar tanto el hardware como el software y todos los elementos que componen su ecosistema, y está plenamente en su derecho en exigir esos tributos a cualquier programa, app o videojuego instalado en sus dispositivos. Una cuestión que solo resolverán los tribunales con abogados tras cuantiosas sumas de dinero. Valve tiene su razón para guardar distancia frente Epic Games, quién no es de su agrado tras la actitud ofensiva de la Epic Games Store. Unas tácticas agresivas de promociones y videojuegos gratis a golpe de talonario que poco a poco está socavando a Steam. Considero que Valve está siendo consciente de que está perdiendo terreno. La pregunta es: ¿Seguirá Valve a la defensiva o pasará a la acción?

2+