Reacciones semejantes ante situaciones diferentes

A lo largo de estos últimos nueve meses mucho se ha dicho pero poco se ha hecho, al parecer, con aquella promesa bautizada como Anthem que tanto defendí en su día a capa y espada, pero que también critiqué en sus meses más bajos, regocijándose esta durante extenso tiempo en un plan de contenidos inestable que acabó brindándole una muerte mediática contemporánea, donde solo sus más explícitos problemas parecen hacer un nimio ruido entre el público dedicado. ‘Al parecer’, sí, ya que, pese a lo acongojadamente frecuente de las filtraciones y a los relativamente contrastados rumores, no siempre en esta industria los planes de una empresa en concreto acaban saliendo a la luz con un resultado tan predecible como cabría esperar. Tras cancelar expansiones y actualizaciones, fácil habría sido apostar, como muchos hicieron, por un giro de 180º grados por parte de Electronic Arts (distribuidora/productora) y BioWare (desarrolladora) de cara a un muy prometedor Dragon Age 4, que dejase en un muy terciario plano a la problemática apuesta por el shooter looter con tal de asegurar un renacer, un ultimátum. La realidad, sin embargo, parece ser otra. Anthem podría recibir a lo largo de la primera mitad del próximo año 2020 un ambiciosísimo rediseño en forma de actualización, gratuita o de pago, que buscaría ubicarlo al nivel de las expectativas originales de la propuesta.

En esta ocasión, Kotaku ha sido el portal que ha prendido la mecha de la expectación, arrojando unos primeros destellos de luz sobre un ambicioso proyecto (internamente conocido como Anthem Next o Anthem 2.0) que tomaría como punto de pivote aquel en el que todo fallo fuese erradicado para acabar sorprendiendo con nuevas características jugables e innovaciones que cambiarían, incluso, la estructura de las misiones principales y secundarias, su sistema de loot, el diseño de su universo y los tan criticados aspectos sociales, llegando a hacer gala de un escenario de juego completamente distinto, enorme y rico, en el que las barreras invisibles y las pantallas de carga ininterrumpidas quedasen relegadas al pasado.

 

no-mans-sky

A pesar de lo comentado, lo más llamativo de las filtraciones, a mis ojos, reside en las declaraciones adicionales de la fuente anónima, quien asegura que el equipo se ha fijado en la manera en la que Hello Games consiguió darle la vuelta a No Man’s Sky con tal de dar forma a un lavado de cara similar, siguiendo la pista de otros títulos como servicio como Destiny que en el pasado fueron criticados por problemas de semejante escala, pero que hoy parecen estar más en forma que nunca. Un referente con el que, he de confesar, me es difícil estar conforme dado el tratamiento tan difícilmente extrapolable que se le dió a la compañía independiente de Sean Murray; estudio que, tras el estreno, decidió priorizar el mantenerse a la sombra antes que continuar decepcionando a los fans con cancelaciones y alteraciones del plan de contenidos, y que hallaba la justificación de su silencio en la reducidísima escala de su plantilla. A diferencia de la entrega protagonizada por las Alabardas, No Man’s Sky jamás fue concebido o presentado como un juego como servicio, sino que siempre optó al título de juego completo, aunque acabase quedándose por el camino, postergando su coronación.

Nada me haría más feliz que encontrar en Anthem todo aquello que no pude hallar en su día, y que miles de personas descubrieran junto a un servidor el desmesurado potencial que parecía ocultarse a kilómetros de la palpable superficie. Un soporte con un ritmo propio de un estudio independiente, no obstante, dudo que pueda volver a poner en el mapa una aventura que hasta el momento no solo se conformaba con parecer muerta, sino que también buscaba querer lucir el abandono por parte de sus propios creadores. Ya con gran parte del efecto sorpresa diluido en las redes, EA debería de dejar patentes de cara a la próxima campaña de Navidad sus intenciones más sinceras con el proyecto, e incluso desvelar su destino, por trágico que sea, con The Game Awards como fecha límite, pues la cuerda del jugador fiel, aseguro, no podrá tensarse mucho más. Esperemos que la espera merezca la pena.

1+