Subjetividad y perspectiva

Hace unos meses Ricardo nos brindaba un interesante artículo en el que nos hablaba de cómo nuestra HyperHype, que ofrece textos profundos, seguía anclada a las particularidades de ese periodismo que exige instantaneidad. Mi compañero ponía como ejemplo de esa servidumbre al tiempo a la sección de Actualidad donde “desgranamos las noticias recién salidas del horno”, según apunta el subtítulo que acompaña a este apartado de la web. Ricardo también explicaba que con ella se contribuía a generar una “cobertura compulsiva”, hablando “de lo de hoy como si fuera más que lo de ayer”, repercutiendo así en una visión plana de la realidad. En mi caso, coincido en que estamos alienados con el instante y que en ocasiones es agobiante tener que opinar rápido sobre una novedad, cuando lo más pertinente sería optar por otra pieza más reposada. A esa pesadez derivada de la cultura del instante hay que sumarle una pizca de dificultad para encontrar el tema adecuado. Existen muchas noticias que comentar, pero no siempre el autor encuentra la crítica pertinente debido a su indiferencia sobre la cuestión o, simplemente, porque ese suceso no deja mucho que opinar.

Frente a la instantaneidad de las actualidades disponemos de otros géneros como las opiniones o las tesis, ambos incluidos en la categoría de sliders. Escritos que se trabajan durante la semana y que, en consecuencia, nos permiten explorar con más profundidad todo lo que rodea a nuestra afición. Más tiempo, más espacio para sondear distintos enfoques, para encontrar fuentes más valiosas o para pensar en maquetaciones más provocadoras. No os voy a engañar, me encantaría que HyperHype dependiera solo de los sliders, como también me gustaría que la sociedad líquida me dejara más tiempo para prepararlos. En general, prefiero leer a Javier meditando cómo le ha cambiado el escribir sobre videojuegos que una actualidad mía sobre las lecturas positivas que podemos sacarle al retraso de EA Play en el Game Pass de PC. No obstante, pese a las desventajas que acompañan a las actualidades, creo que son textos que también sirven para dar ese toque de subjetividad y perspectiva que caracteriza a HyperHype

Ilustración por Nathan Meunier

En primer lugar, con las actualidades podemos dejar opiniones que no necesiten de una larga extensión como de la que hacen gala las demás secciones de la página. Sucede que hay temas que se ajustan perfectamente a la brevedad habitual de las actualidades, pero que por ello no dejan de ser relevantes. Un ejemplo es la actualidad que escribió Jaime sobre cómo los Game Awards habían galardonado con la mejor dirección a The Last of Us: Part II. En ella nos recordaba la explotación laboral sufrida por los trabajadores de Naughty Dog y abogaba por dejar de premiar obras salpicadas por esta problemática. El objetivo de prácticas como esta era contribuir a acabar con esta lacra que sigue instaurada en nuestros días. El artículo, tan solo de cuatro párrafos, resultaba atractivo, fácil de leer y planteaba posibles soluciones al crunch.

Supeditadas a lo actual, pero con reflexión y contexto

Siguiendo con The Last of Us Part II, Rubén razonó pocos días después de su lanzamiento sobre cómo el juego desarrollaba a sus personajes y cómo conseguía conectar con el jugador a través de momentos sencillos. El texto, más parecido a una opinión en su extensión, ponía el foco en uno de los aspectos notables de la aventura de Ellie. Además, servía como primeras impresiones para aquellos interesados en comprar el título. Podría suceder que alguien estuviera indeciso de adquirir la obra y que este comentario le sirviera para resolver su duda. Sobre todo si se tratase de ese tipo de lector que le da más peso al “alma” que desprenden las producciones que no a la descripción de cada uno de sus apartados.

Para acabar la primera actualidad del año – ¡feliz 2021! -, hay que mencionar que estas historias son capaces de aportar contexto a las noticias, algo que no suelen tener en abundancia estos últimos textos. Recuerdo que hace unos meses tuvimos la edición de verano del Festival de Juegos de Steam, un hecho que varios medios recogieron indicando la cantidad de demos gratuitas o enumerando algunos títulos destacados. Esa pequeña parte de la realidad ya estaba cubierta, por lo que era necesario optar por otros enfoques. Una opción fue la que eligió Alejandro, quien nos presentó siete juegos independientes españoles a observar durante el festival, citando un hilo de Twitter de David Ferriz. Mi camarada nos expuso cómo iba a ser parte de la representación española durante la jornada, algo que de solo leer a las webs más mediáticas posiblemente no hubiésemos conocido.

+3