La ciencia no se hace sola

Stadia es un servicio que funciona, pero no a nivel de público. Su inicio fue un desastre monumental, exigiendo la friolera de 130 pavos por un Chromecast, un mando y ya si eso acceso al servicio. Prometieron una versión que fuera solo la suscripción, y llegó en abril aprovechando los confinamientos en distintos países (los 14 disponibles, claro). Si tienes cuenta de Google, Chrome o un móvil compatible es toda tuya por solo 10 euros al mes, con un catalogo bastante limitado. Otro de los puntos por el cual Stadia ha sido tan difícil de vender es la falta de información, porque más de uno se ha pensado que era una consola cuando salió. La falta de comunicación también ha jugado una mala pasada, puesto que los Stadia Connect a menudo han sufrido de caídas en la red o baja calidad del streaming, y si eso sucede con un video no me quiero imaginar qué pasará con los juegos… Pues lo que pasa es que va sorprendentemente bien.

Resulta que hay una demo gratuita de Immortals: Fenyx Rising, el nuevo juego de Ubisoft que mezcla conceptos de Breath of the Wild, los últimos Assasin’s Creed y mitología griega. Es un juego que se presentó el año pasado y que mucha gente espera, y tras la llegada de Genshin Impact todavía más. Lo que más me sorprende es que apenas se ha anunciado esto. Me explico: si tienes algo tan importante entre manos, lo suyo es darle la máxima voz posible, ¿no? La noticia ha llegado más por parte de Ubisoft que de la propia Stadia, y es que la comunicación de la plataforma de Google cada vez va a peor. Si eres consciente de lo que la gente piensa de tu servicio por lo mal que lo hiciste en su lanzamiento, lo suyo es volverlo a explicar, o directamente mostrarlo, hacer algo. Me da la sensación de que les ha pasado lo mismo que a Nintendo cuando anunció la Wii U, que lo explicaron tan mal que no se entendía siquiera si era un periférico o una consola distinta, y en Stadia lo hicieron mal forzándote a adquirir el Chromecast. Sí, puedes jugar a la demo solo metiendo tu cuenta de Gmail, sin pagar absolutamente nada. ¿Cómo puede ser que apenas nadie se haya enterado?

Stadia

En Stadia tienen que ponerse las pilas. En el horizonte tenemos Amazon Luna, con un precio algo más bajo pero pudiendo suscribirte a “canales” de compañías concretas. Está Cloud Gaming de Xbox, que junto al Game Pass te da un catálogo brutal para jugar desde la nube. La tecnología de Stadia es una maravilla, he estado probando la demo y, a pesar de que he necesitado un cable de red para no tener problemas, va como una bala. Stadia está muy verde en el resto de apartados, pero tiene un potencial inmenso. Si vimos renacer a Xbox One tras un inicio escandalosamente funesto, en Google pueden hacerlo. Estamos yendo hacia el streaming cuesta abajo y sin frenos, y la industria del videojuego es una en la que si cuela, cuela, y si no ya probaremos de otra forma.

No será por falta de recursos, desde luego. La imagen de un producto es clave a la hora de venderlo, por eso todo el mundo se volvió loco con OUYA aunque al final fuera uno de los timos más gordos que hemos tenido en la industria. Que esté solo disponible en 14 países es otro bache enorme, porque parece que solo existe Norteamérica y Europa, y el catálogo de juegos disponibles con la con la suscripción es de risa. Stadia debe levantar cabeza y demostrar que realmente tiene un hueco en esta industria, y o cambian por completo la forma de llevar el producto, o quedará sepultada como una pionera cuyos sucesores arrollaron sin pensar. Esta demo es una oportunidad de oro para demostrar las capacidades del sistema, pero ni con esas saben qué decirnos.

3+