Igual en catálogo no, pero en ventas...

Desde la época de Nintendo DS y Wii, en la que cada trabajador de Nintendo básicamente se podría haber dedicado a nadar en billetes con los ingresos generados en el momento, pero desde ese momento, las ventas comenzaron poco a poco a reducirse hasta la llegada de Nintendo Switch. La pujante entrada de los teléfonos móviles y sus aplicaciones, sumado al desarrollo de los modelos Free-To-Play (tanto en los mencionados móviles como en PC, con League of Legends como principal exponente), el traspié que supuso Wii U y su apuesta continuista por un mercado casual que no volvió a comprar, una Nintendo 3DS que vendió bien pero sin alcanzar los niveles de su predecesora y una infinidad de situaciones que llevaron a Nintendo a tener pérdidas por primera vez en su historia, y que hiciera de Nintendo Switch una especie de pseudohórdago de cara a la viabilidad de la compañía.

Y con la filosofía propia de Nintendo, optaron por un modelo de consola híbrida que sencilla y llanamente, ha superado todas las expectativas a nivel de números como consola y con algunos de sus títulos, a pesar de que a todas luces su catálogo este dirigiéndose poco a poco más hacia Wii U que a otras consolas de Nintendo, con pocos exclusivos de renombre y aún menos títulos multiplataforma, al mantener características técnicas inferiores a su competencia directa, tanto PlayStation 4 y Xbox One como ahora frente a sus sucesoras PlayStation 5 y Xbox Series X|S.

Para que nos hagamos una idea, las ventas de Nintendo Switch (como referencia, lanzada al mercado en marzo de 2017) ya ha superado a las de la familia Nintendo 3DS (lanzada en el mismo mes de 2011, y aún con soporte oficial por parte de la compañía, aunque probablemente por poco tiempo), según los datos que se recogen en VGChartz en su última actualización, y con el ritmo que lleva, podría llegar a superar a Wii (que son palabras mayores, con más de 100 millones de unidades vendidas) a poco que mantenga su ciclo de vida unos cuantos años más.

Pero, al contrario que sucedió con Wii, que en muchos casos era consola de pocos usos y un único juego (Wii Sports, y por estar incluido en el paquete de la consola, no porque fuera un éxito al margen de eso), Nintendo Switch cuenta con varios títulos que siguen batiendo récords como si nada, siendo el gran exponente Animal Crossing: New Horizons, que esta misma semana se ha colocado como el tercer título más vendido de la historia en Japón, con casi 6.5 millones de copias físicas, y superando los 26 millones de copias vendidas en todo el mundo. Y con menos de un año en el mercado. Casi nada.


Casos como Mario Kart 8 Deluxe, con casi 29 millones de copias, o The Legend of Zelda: Breath of the Wild, con casi 20 millones (solo en Nintendo Switch, a lo que habría que sumar el montante correspondiente a la versión de Wii U), así como Super Smash Bros. Ultimate, que supera los 21 millones de copias a pesar de ser realmente un título de nicho, etc… Son muchos títulos con números realmente notables, pero a la hora de la verdad, solo son títulos de la casa, con la correspondiente duda del rendimiento de los títulos third party en la consola, pero sin lugar a dudas, son datos a tener en cuenta para comparar con PlayStation 5 y Xbox Series X|S, y posiblemente con la posteridad.

+1