¿La novedad se hace esperar?

La nueva generación ya parece tener todo listo para arrancar motores a finales de año, pero en Microsoft aún tienen un as bajo la manga. Por más que, al menos aparentemente, desde Redmond no quieran hacerlo oficial (aunque ya lo han dejado caer en varias ocasiones, haciendo referencia a que en Navidades llegarán varias consolas a las tiendas), los detalles siguen escapando a su control. En esta última ocasión, en forma de detalles en notas de versión de los kits de desarrollo de la empresa, un documento que si bien no es público en el más estricto sentido de la palabra, Internet se ha encargado de que los detalles más relevantes sí lo sean, como podéis ver en los tuits que hay a continuación.

 

Bajo el nombre de Project Scarlett se incluyen la ya anunciada Xbox Series X, así como el aún parcialmente oculto modelo reducido, que, siempre a priori, ya que precisamente por este movimiento, hablamos de rumores, llegaría sin lector incluido y con potencia reducida (principal cambio respecto a la versión digital de PlayStation 5), pero a un precio sensiblemente inferior.

De esta manera, sería imposible la competencia entre sendos modelos para usuarios indecisos, problema que sí puede llegar a tener Sony, en base a los precios rumoreados para su consola, detalle aún por anunciar también, si se cumple la predicción de que la diferencia estará en torno a los 50 euros (o dólares, o equivalentes).

Desvelado como uno de los modos de profiling de la nueva plataforma (Anaconda hace referencia a Xbox Series X, y Lockhart, a la hermana pequeña), herramienta que se utiliza para depurar y medir rendimientos durante el desarrollo de cualquier software, se trate de videojuegos o no, cada vez se hace más complicado entender el ocultismo de Microsoft respecto a un producto que puede abarcar el nicho de mercado que iniciaron con Xbox One S, tal vez demasiado tarde dentro de su generación, pero que puede dar la oportunidad para dar el salto a las nuevas consolas a un precio no prohibitivo y, aunque se pierdan características y facultades por el camino, abre el abanico de opciones.

¿Quieres la nueva generación en todo su esplendor? Adelante, tienes opciones con lo que ofrece Microsoft. ¿Quieres tener acceso garantizado a los títulos que llegarán posteriormente sin tener que vender un riñón? Adelante, también tienes opciones con lo que ofrece(rá) Microsoft. ¿No quieres una consola y aun así quieres jugar? Adelante, también tienes opciones con lo que ofrece Microsoft, bien sea en PC, o a través del futuro Project xCloud.

Como si de Tencent se tratase, prácticamente todas las opciones pasan por una victoria en mayor o menor medida para Microsoft

El principal problema es que el as bajo la manga sorprende cuando nadie sabe que lo tienes, y tienes el factor sorpresa a tu favor. Sin embargo, cuando la carta asoma en la manga de la chaqueta, la sensación que da desde fuera es que no sabes cuando utilizarla, y lo que menos hace es ayudar a la imagen del producto. Es muy posible que, desde el punto de vista técnico, Xbox Series X sea superior a su competencia, pero la comunicación a la comunidad está siendo muy mejorable respecto a la variedad de modelos. Y eso, teniendo en cuenta que Sony mostró su consola y detalles de la misma mucho más tarde de que Microsoft hiciera lo propio, es mucho decir. La batalla por anunciar el precio será el asalto final antes de fin de año, pero como siempre, esto es una carrera de fondo, el primer sprint no tiene porqué ser el definitivo,

2+