Puede que los rumores sean ciertos, pero en el fondo esa no es la cuestión

En medio de las novedades y rumores relacionados con el 25 aniversario de la saga Pokémon, tras el teaser que abría la puerta a las especulaciones y el anuncio de la fecha de lanzamiento de New Pokémon Snap (30 de abril), ayer por la noche se creó cierto revuelo en Twitter a raíz del supuesto anuncio en exclusiva por parte de la web Centro Pokémon de que los remakes de Pokémon Diamante y Perla, la cuarta generación de la franquicia, para Nintendo Switch, en base a un dominio relacionado con el proyecto que fue activado (y posteriormente desactivado, pero los hechos están ahí) y sin mucha base para sustentar la noticia más allá de “fuentes cercanas a la compañía”. Según su información, el anuncio oficial tendría lugar en el mes de febrero, por lo que el momento de comprobar la veracidad de sus contactos queda cerca, y por más que hayan acertado (relativamente) con filtraciones anteriores, soy escéptico, aunque más con los tiempos y las formas que con el contenido. Una página con tal volumen de usuarios no debería tener que recurrir al clickbait y rumores descabellados para ganar visitas, y es cierto que cuando el río suena, agua lleva, pero también es cierto que si otras voces de la industria te desautorizan (como el webmaster de Serebii), por algo será. No hace ni dos semanas de la anterior ronda de este rumor, y el cansancio ya empieza a ser palpable.

Para empezar, los remakes de la cuarta generación son el siguiente paso lógico dentro de la base de la estrategia habitual que ha seguido la saga. Nueva consola, juego nuevo como pistoletazo de salida a la nueva generación, remakes. Nintendo Switch, Espada y Escudo, y siguiendo el orden de generaciones, tras Rubí Omega y Zafiro Alfa, ¿Diamante y Perla, con el subtítulo de turno? Sería lo lógico, desde luego. Sin embargo, hay detalles que no cuadran.Pokémon-Perla y Diamante Remakes-DestacadaLo primero es la estrategia que viene siguiendo Nintendo en los últimos meses de anunciar títulos cuando se acerca su fecha de lanzamiento, que solo se está aplicando a títulos que podríamos considerar de menor peso, como New Pokémon Snap. El mejor ejemplo para mostrar la diferencia es la secuela de The Legend of Zelda: Breath of the Wild, con su teaser publicado y ni fecha de lanzamiento conocida ni esperada por ahora. ¿En serio un nuevo título de la línea principal de Pokémon es un título menor para seguir la primera opción? Teniendo en cuenta los ingresos que proporciona, me cuesta creerlo. Aun así, siendo Nintendo y con la máxima de que siempre van a considerar a Pokémon como una franquicia de portátil, todavía podría tener un pase.

Los tiempos lo complican todo

A todas luces, lo que más me cuesta creer del rumor, es los tiempos elegidos. Si creemos la información publicada por el momento, el anuncio tendría lugar en febrero (aniversario de la franquicia, podría encajar) y los nuevos juegos llegarían este año (las versiones originales se lanzaron en Septiembre, por lo que como guiño podría encajar que hicieran lo propio). El problema de la ecuación, que puede ser cierta, es el tiempo de desarrollo que hayan podido tener. Ya se linchó con dureza a Pokémon Espada y Escudo por ser técnicamente pobre en comparación a otros juegos de Nintendo Switch, además de por haber recortado la Pokédex por la necesidad de hacer balance entre contenido a incluir y tiempo de desarrollo.

 

 

Y para por fin hacer referencia al título del artículo, si tenemos en cuenta que desde el lanzamiento de la octava generación se han publicado 2 DLCs para el mismo (La Isla de la Armadura, y Las Nieves de la Corona, estando este último disponible desde el 23 de octubre), ¿de verdad van a ser capaces en Game Freak de hacer un remake a la altura de la cuarta generación en 1 año? Para más inri, en medio de una pandemia de la que ya hemos visto su efecto en otros títulos de gran presupuesto como Cyberpunk 2077. ¿Volveremos a ver ediciones vaciadas de contenido para volver a tener que pasar por caja repetidas veces hasta completarlas? La Pokédex, al final, es lo de menos, pero teniendo en cuenta que fue Pokémon Platino (y no Diamante y Perla) el que incluyó el Frente de Batalla, me ataca la sospecha de ver un nuevo tropiezo con la misma piedra.

A falta de ver si los rumores son ciertos, que, como hemos visto anteriormente, debería ser comprobable en un mes, a la hora de la verdad, su veracidad o no es lo de menos. Los remakes acabarán llegado, sea en verano, en otoño o en 10 años, pero jugar a ver quién dice el rumor que todo fan de la saga quiere oír, como mínimo, despierta dudas.

Dicho esto, puestos a jugar a decir lo que pensamos cada uno (en mi caso, sin fuentes cercanas a Game Freak ni nada que se le parezca) es que se anunciarán los remakes próximamente (presumiblemente en un Nintendo Direct, tal vez en el E3 o su sustituto este año), pero con fecha de lanzamiento en 2022, acompañados de un Pokémon Let’s Go ubicado en Johto para poder mantener durante una campaña navideña más la tendencia de juego anual que tantos ingresos reporta. Las ventas de este spin-off son más que atractivas para darle continuidad a la fórmula, y siendo Pokémon GO el único juego de su género que ha podido sobrevivir a una pandemia, un nuevo empujón a los jugadores no viene mal. Respecto a los remakes, deberían tener todo el tiempo del mundo para poder replicar y mejorar todo el contenido de los originales, aunque fueran a la larga tuvieran más impacto por la separación de los ataques en Especial o Físico sin depender del tipo. Problemas de ritmo en la trama a un lado, el subsuelo o los concursos, además de los eventos realizados a través de la Conexión Wi-Fi, deberían estar presentes, junto a añadidos que no sean únicamente poder personalizar la ropa de nuestro avatar. Puede que sea pedir mucho, pero puestos a jugar, vamos a jugar todos.

+4