"Que suba el loro al estrado"

Ser abogado no es fácil. Es un trabajo bastante delicado, ya que estás poniendo en tus manos el futuro de no solo tu cliente, sino del resto de personas involucradas en el caso. Es difícil por la implicación y preparación mental necesarias, porque ser justo es algo a lo que todos aspiramos, o deberíamos aspirar. En un juicio hay que mantener la balanza en equilibrio, y que solo las pruebas y los testimonios sean los que pongan los pesos en cada plato. Más de una vez se ha increpado a un abogado por defender a un supuesto (palabra mágica que se nos olvida cuando más nos conviene) criminal, sin contar que ese es un trabajo que probablemente no podrías realizar; la Justicia solo funciona para aquellos que creemos culpables, sin que haya un juicio de por medio, y si lo hay, el veredicto es erróneo. Porque muchísimas veces se nos olvida que la Ley es igual (o debería serlo) para todo el mundo, y que todo el mundo tiene derecho a defenderse. Si no nos guiamos por estos principios, no haremos justicia: llevaremos a cabo linchamientos. Porque todo el mundo es un gran defensor de la presunta víctima, pero pocos quieres ponerse al lado del presunto culpable, y por ello es necesaria gente como Phoenix.

Phoenix Wright: Ace Attorney salió en 2001 para GBA, aunque solo exclusivo de Japón, y tras dos secuelas decidieron relanzar la saga, pero esta vez en DS y localizada y distribuida a lo largo del planeta. La serie tuvo bastante éxito por lo que ha tenido diversas secuelas, un crossover con Profesor Layton (momento en el que la descubrí) y una película de acción real en 2011, por lo que su popularidad ha ido creciendo más y más. Es famosa por su elenco tan extravagante de personajes, las historias enrevesadas pero muy interesantes y al llevar el genero de la novela visual un paso algo más allá que simples elecciones o conversaciones. La saga por fin llega a PC y a otras plataformas tras haber pasado por móviles y la 3DS el 9 de este mes, así que veo bien echar un vistazo a estos tres títulos que tantas horas de diversión nos han traído.

Artwork del primer juego.

El primer juego de la saga es Phoenix Wright: Ace Attorney, y nació más como un experimento que otra cosa. El director y escritor, Shu Takumi, llevaba mucho tiempo queriendo hacer un juego sobre investigación y detectives, y cuando CAPCOM le ofreció seis meses para hacer el juego que él quisiese, vio su oportunidad. Quería hacer un juego simple, lo justo para que su madre lo pudiera jugar sin problema, y, con siete personas más en el equipo, se pusieron manos a la obra. Nos encontramos en el futuro, y la criminalidad ha subido tanto que ahora los juicios solo pueden durar tres días. Nuestro objetivo es evitar que declaren culpable a nuestro cliente, por lo que recabaremos pruebas y las presentaremos durante el juicio. Para ello contaremos con la ayuda de Maya Fey, una aprendiz de médium de la aldea Kurain que nos acompañará a todos lados; con sus poderes, nos ayudará a saber si un testigo está mintiendo u ocultando algo. También nos encontraremos a personajes como Gumshoe, un detective policial leal al fiscal, aunque algo inocentón. El fiscal en el primer juego es Miles Edgeworth, el cual conoce a Phoenix desde que iban a la escuela, y aunque tengan que luchar en distintos bandos todo se tiñe de una rivalidad parecida a una discusión entre amigos.

El juego se divide en dos fases muy diferenciadas: investigación y juicio. Durante la investigación, tendremos que recopilar pruebas buscando en diversos sitios. En ellos, además, nos encontraremos a diversos personajes, con personalidades muy marcadas, pero más profundos de lo que parecen a primera vista. Podremos hablar con ellos para que nos hablen sobre ciertos temas o testimonios, y les podremos presentar pruebas que hayamos recopilado para obtener información o conocer su reacción. Con ello, se nos desbloquearán más sitios para investigar. Como pequeña observación, en la remasterización del primer juego encontraremos un capítulo extra que hará uso de funcionalidades de la DS que no tenía la GBA, como imágenes 3d, el micrófono y la pantalla táctil; por desgracia no volveremos a ver estas cosas hasta Apollo Justice, un spin-off de la saga también para esta portátil. Al completar esta parte y haber recabado pruebas suficientes, nos dirigiremos a la fase del juicio, donde está el mojo del asunto.

Un día normal en el curro.

Durante el juicio, tendremos que escuchar las declaraciones de los diversos testigos que el fiscal de turno presente, y aquí es donde está la magia y el chorro de adrenalina: los testigos nos mentirán, incluso nuestros clientes pueden hacerlo, y es nuestra labor desmontar dichos testimonios. Para ello, presentaremos pruebas en partes de esos testimonios que demuestren claras contradicciones, pero todo tiene un precio: si fallamos, se nos penalizará quitándonos parte de la barra de vida, y si se queda vacía perderemos automáticamente. Es muy satisfactorio tirarle pruebas a la cara a un personaje que odias, creedme. Tendremos un baile constante de puyas y pruebas con el fiscal, el cual va varios pasos por delante y se ha preparado una explicación para ello, pero cuando le descoloquemos con posibilidades en las que no había pensado sus ganas de acabar contigo te darán más fuerzas para seguir. Sin embargo, en ciertos puntos nos pedirán una prueba clave para mantener nuestra teoría, y tendremos que ser muy cautelosos a la hora de elegir si la tenemos o no, y en caso afirmativo qué o quién da la vuelta al caso con su presencia. Aunque se puede guardar en cualquier momento, en estos casos no podremos, como medida para que pensemos dos veces antes de hacer nada.

Los giros que tiene esta historia son maravillosos, aunque se puede dar el caso de que sepas por dónde va a tirar, sobre todo en los primeros capítulos. Aún así, es muy emocionante y gratificante ir desenvolviéndola tú solo, y aunque el juego es muy lineal y nunca te vas a dejar pruebas atrás, ese sentimiento de pasillo se esfuma por completo muchas veces, y nos hace partícipes de todo lo que está sucediendo. Los diálogos y la presentación de cada caso son excelentes, llenos de humor pero sin pasarse de la raya. Son los personajes los que dirigen la historia, pero está tan bien hecha que te la puedes creer perfectamente. No obstante, dicha linealidad puede generar un problema menor, y es que sepas qué está ocurriendo antes de tiempo. Puede llegar a pasar que en un juicio deduzcas parte de lo que ha ocurrido, pero tienes que presentar las pruebas una a una para que el juez las entienda, y se puede hacer un poco tedioso, sobre todo porque en muy pocos casos dos pruebas pueden servir para desarrollar nuestras ideas, pero los desarrolladores querían que fueras por otro lado.

El segundo título, Justice for All, se presenta con una historia algo más adulta que el anterior, sobre todo en el último caso (ya lloraréis, ya). Aquí conoceremos a Pearl Fey, prima de Maya y con un gran manejo de la técnica Kurain, y a su vez nos enseñará el poder de la magatama, un artilugio que nos permitirá romper los candados mentales de la gente si nos está ocultando algo. Esta nueva mecánica da mucho juego a la hora de desbloquear nuevas conversaciones y buscar más pistas. Sin embargo, no aporta mucho más que el primer juego, y aunque sea más de lo mismo se nota que tratan de pulir todo lo anterior y el resultado es maravilloso.  El tercer juego es, para mí, el mejor de los tres. Sin añadir ninguna mecánica nueva, su historia nos enlazará sucesos en el pasado con muchos del presente y todos los casos pasan a estar ligados de una forma muy sutil; descubriremos los motivos de por qué muchos personajes hacen lo que hacen, y es aquí donde sus personalidades brillan toda vía más. Todo el mundo tiene un motivo para ser quien es y actuar en consecuencia, en particular el fiscal Godot. Este señor que fácilmente hace del juego un GOTY aparece de la nada y sin previo aviso, es un adicto al café y tiene una personalidad que pretende ser profunda pero que a primera vista te hace más gracia que otra cosa. Sin embargo, parece que conoce a Phoenix y le odia por alguna razón, y comprender el por qué de esa actitud, por qué piensa como piensa y qué le ha llevado a ser así es una gozada. Porque te plantean un personaje plano, pero tiene muchas facetas que al principio no apreciaremos, y conforme se va abriendo te deja con la cara torcida.

Ace Attorney es una saga que empezó siendo un experimento y ha terminado siendo una de las historias que más me ha encantado descubrir

Habrá momentos de desesperación, en los que no veamos cómo salir del atolladero o que sabréis que vuestro cliente es culpable pero no tenéis otra opción, o situaciones en las que todo se vuelva tan absurdo como tener que prestar declaración a un loro (os lo prometo, esto sucede); también encontraremos casos en los que parece imposible la realización de un crimen, o testigos muy duros de pelar, pero no es imposible. En sí es una saga con una temática simple pero con una historia muy enrevesada (que no liosa), y cuando se obtiene la visión final del conjunto la imagen que deja es para quitarse el sombrero. Testigos que no ven bien, o que ven demasiado bien, que nos venderán comida, que se dormirán mientras testifican; fiscales que confundirán tu nombre, que beberán café y te tirarán la taza, te aporrearán con su látigo o que les dejarás calvos cuando pierdan; y, por supuesto, un juez medio sordo que, aún con muchos años de experiencia, es muy influenciable y fácil de sorprender (menos cuando se trata de ti, claro). Todos estos personajes secundarios son brillantes, con un carisma arrollador y que amarás u odiarás hasta el final de tus días.

Algo que hay que destacar antes de terminar es la excelente localización que tiene: el juego está plagado tanto de referencias como de juegos de palabras, pero la inmensa mayoría son referentes a la cultura japonesa, y el currazo que se dieron para adaptar cada chiste y cada dialogo es digno de elogio. Algunas frases inevitablemente fueron modificadas del todo y muy, muy pocas simplemente se eliminaron, pero en cuanto estés leyendo y te encuentres una referencia a una frase de un personaje famoso español te partirás en dos. Y en parte por esto me duele bastante que los relanzamientos no vengan traducidos, principalmente porque mucha de la magia de pierde si no sabes inglés, e inexcusablemente porque esas traducciones ya existen y no necesitan prácticamente rehacerse. Es una saga que adoro y a la que me gustaría introducir a mucha gente, pero sé que esa gente se echará para atrás simplemente por no entender nada. Incluso en mi caso de fan obseso me aburre y cansa mucho tener que pasar por el proceso mental de traducir cada cosa en los nuevos juegos; y todo esto se traga peor cuando te das cuenta de que va por países y no por versiones de juego, y que tengan la osadía de decir que se vuelve un juego plurilingüe con un nuevo parche me da bastante pena, puesto que no veo el motivo (y se niengan a darlo) de por qué a nosotros no si ya está hecho.

Si tenéis una DS y encontráis estos juegos en una tienda de segunda mano corred a por el sin dudarlo, porque es toda una experiencia. Lo mismo digo con Apollo Justice, que tiene casos algo más largos e introduce una nueva mecánica: los tics involuntarios en los testigos, los cuales nos indicarán que algo no va tan bien como pensabas. Es una saga que hay que probar, aunque sea con el crossover con Profesor Layton porque, aunque no sea muy rejugable, te dará muchas horas de diversión y de comerte la cabeza en cual es el siguiente caso.

+1