Battlefield, Star Wars, Titanfall 3...

Aunque el mayor foco de atención hoy probablemente esté en la vuelta de Electronic Arts, las novedades sobre la compañía no se quedan ahí. Aunque estas se centran en franquicias como Battlefield, Star Wars o el más reciente Apex Legends, no están precisamente enfocadas al corto plazo, pues el principal titular que se puede extraer es que “el nuevo Battlefield no llegará hasta el año fiscal 2022“, lo que implica que la franquicia descansará tras el agotamiento que podía mostrar en pasadas entregas (aunque no por ello dejarán de dar soporte a Battlefield V, la entrega que podríamos considerar vigente ahora mismo), pero además también trabajan en varias remasterizaciones (las cuales no están anunciadas) que llegarán en el año fiscal que comprende entre abril de 2020 y marzo de 2021, con lo que buscarán aprovechar el posible vacío de novedades del que podrán disfrutar los usuarios de PlayStation 5 y la nueva Xbox Scarlett (o el nombre que reciba finalmente), aunque gracias a la retrocompatibilidad esta estrategia puede resquebrajarse fácilmente.

El objetivo del nuevo Battlefield es aprovechar una mayor base de consolas instaladas. Lanzar el juego en el próximo año, cuando la base sea pequeña, no hará justicia al potencial del título, y esa es una de las razones de llevar el juego al año fiscal 2022.

Con la confirmación de que Battlefield descansará un año más y los chicos de DICE tendrán más tiempo para buscar formas de innovar y aprovechar las nuevas capacidades técnicas de las nuevas consolas, algo que tradicionalmente ha sido una de las fortalezas de la franquicia, pero además se abren posibilidades nuevas para otras líneas de Electronic Arts, como Apex Legends, novedad que durante las semanas próximas a su estreno estaba en boca de todo el mundo y parece que ha decaido con el tiempo. ¿La solución está en fichar nuevos creadores de contenido para promocionarlo? ¿Una expansión al más puro estilo Episodio 2 de Fortnite? Sumando más de 70 millones de usuarios, una cifra muy razonable para que Respawn Entertainment se enfoque por completo en el proyecto, aunque eso signifique dejar de lado, aunque sea por el momento, otras licencias como Titanfall, que tendrá que esperar para ver su tercera entrega. De igual manera, y más teniendo en cuenta que Star Wars: Fallen Jedi Order aún ni ha llegado a las tiendas, es más que lógico que la franquicia también vaya a tener su ración de descanso, tras la experiencia de Battlefront II cuando la primera entrega apenas había comenzado a despegar entre la comunidad.Battlefield V FirestormY dejando un poco de lado las novedades en el estricto sentido de la palabra, también toca hablar de esas remasterizaciones por anunciar. Si bien Electronic Arts, dentro de todas sus malas prácticas que ha podido llevar a cabo a nivel de DLCs, no había caído demasiado en esta tendencia, siendo Burnout Paradise uno de sus primeros pinitos, y lo cierto es que a nivel de licencias tienen opciones más que interesantes a la hora de dar una nueva vida. Los primeros Dragon Age, por ejemplo, no cuadran por fechas para llegar al lanzamiento de la nueva entrega, pero esa misma táctica sí podría llevarse a cabo con Dead Space o Mass Effect de cara a revitalizar las franquicias en caso de prepararse nuevos lanzamientos de las mismas. O el caso de Mirror’s Edge, algo más de nicho pero igualmente importante, o todas las entregas de Need for Speed.

El hecho de que Command and Conquer vaya a dar el salto a móvil implica que las plataformas no son un problema a la hora de trasladar franquicias antiguas, y son más las capacidades del estudio a la hora de adaptar los títulos a los tiempos actuales, así como el tiempo que se le pueda dedicar a la mejora y pulido de detalles, que puede hacer remasterizaciones geniales, o que se queden en un recuerdo de lo que en su día fue una licencia. Electronic Arts, tú eliges en que lado puedes estar.

+1