Una colección de Mario en 3D sin Galaxy 2 no es colección ni es ná'

Como ya la gran mayoría sabrá, ayer Nintendo realizó un Direct especial en el que se celebraban los 35 años que cumplía su mascota e IP más icónica, Mario. Los anuncios fueron variados tanto en formatos como en variedad de juegos. Partiendo por el anuncio de un Game & Watch en el que vendrá Super Mario Bros. y Super Mario 2 -conocido en occidente como The Lost Levels– con treinta y cinco pequeños detalles nuevos o secretos a descubrir, en conmemoración por el aniversario. También se mostró un avance de lo que parece ser un port de Super Mario World a Switch, Super Mario 35, un battle royale basado en el primer juego de Mario donde se competirá entre 35 jugadores hasta que quede uno solo de pie, un nuevo Super Mario Kart y el anuncio más gordo del día: Super Mario Kart 3D All-Stars. Colección que incluirá versiones remasterizadas de Super Mario 64, Sunshine y Galaxy. El cual estará disponible en formato físico en edición limitada desde este 18 de septiembre y, lo más sorprendente para mí, es que en versión digital se encontrará disponible solo hasta fines de marzo de 2021.

Sentando las bases de un precedente insidioso

Nintendo es conocido por no tratar con mucho cariño a los fans. Siempre y cuando paguen, a lo más los mantiene a un brazo de distancia y, cuando no, pues nada. La compañía nipona parece incapaz de regalar algo a los fans, por muy celebratoria que sea la fecha, por muy antiguo que sea el juego. Ni siquiera permite la admiración a través de la imitación ya que la gran N es famosa por cortarle las alas a proyectos de fans que no hacen más que rendir tributo a las obras de la compañía. Como fue el caso de Another Metroid 2 Remake, juego hecho por fans que fue liquidado por Nintendo. Y si tuviera un euro por cada juego fan de Pokémon que haya desaparecido del mapa tras una carta de cese y desista podría comprar cada juego que lanza la compañía a los 60 pavos que ni se arrugan en cobrar por muy pequeño que sea el título o aunque sea un port de una consola de dos generaciones atrás con casi ningún retoque.

Nintendo

Se nota en el mismo Super Mario 3D All-Stars, en el cual no solo no incluyeron un juego tan icónico como Super Mario Galaxy 2, obra por la cual los fans más acérrimos claman desde hace ya tiempo para que reciba un port a Switch, algo por lo que Nintendo no ha respondido de forma alguna a pesar de que podría, como ya viene siéndole costumbre, cobrar precio completo y, como también acostumbra, a nunca bajar el precio; solo en las ofertas que rara vez pasan por su tienda virtual eShop y con rebajas que serían el hazmerreír de competidores como Steam o GoG, quienes son famosos por tirar la casa por la ventana en época de rebajas. Tampoco se aprovechó la ocasión de esta colección “All stars” para incluir el olvidado Super Mario 3D World que pasó por Wii U sin mayor pena ni gloria dada la escasa venta de unidades que tuvo dicha consola.

Y lejos la peor ofensa es que el juego esté disponible solo por tiempo limitado. Entiendo que si hicieran una edición física especial fuese de unidades limitadas, siempre y cuando venga acompañada de una edición normal. Pero hacer que un juego digital solo esté disponible hasta cierta fecha es presionar de sobremanera a la impulsividad del consumidor para que no lo piense tanto y gaste dinero en algo que, quizás planteado de otra forma, desistiría de comprar pues, aceptémoslo, es un producto que podría ser mucho mejor o bien, más barato.

Migajas para un público famélico

Nintendo goza de una de las fanaticadas más fieles que pueda tener cualquier compañía y, lejos de aprovecharla para experimentar, jugar con sus franquicias y buscar algo interesante, casi siempre se va a lo seguro. A la fórmula ya probada, a las mecánicas que existen ya hace décadas y dejando de lado a los veteranos con tal de incluir a los más pequeños. Lo cual no es necesariamente malo, pero siempre podría intentar hacer ambas cosas. Toda franquicia de Nintendo que no es brutalmente mandada al olvido es esclavizada a trabajar bajo los mismos parámetros una y otra vez. Y cuando más se podría esperar de parte de ellos, aun conociendo su historial, sería en ocasiones como esta, en un aniversario tan emblemático como el treinta y cinco, número que muy pocas propiedades intelectuales del rubro pueden jactarse de haber cumplido. En esta ocasión el nuevo Mario Kart me ha dejado frío, Super Mario All-Stars para el emulador de SNES para aquellos que posean la suscripción a Nintendo Switch Online suena más como a algo que debió haber estado desde un principio presente en el catálogo y el pasar por caja de nuevo por Super Mario 3D World me parece algo ofensivo, sobre todo si se considera que en un par de semanas saldrá una colección de juegos del fontanero en 3D que perfectamente pudo haber incluido este título y más. Pero Nintendo no es conocida por ser generosa, más bien todo lo contrario. Déjalos comer pastel, grita a una fanaticada famélica mientras atiborra su gigantesco hocico con el dinero de sus fieles.

+2