Pero que puede verse deteriorado por falta de promoción

Electronic Arts dominó la pasada generación de juegos de fútbol. FIFA cosechó enormes ventas gracias a su propuesta simple, su modo Ultimate Team y su extensa colección de licencias. Ante esto, PES se vio sobrepasado. Desde 2017 a 2019, FIFA fue el lanzamiento físico más vendido en Europa, mientras que las entregas de Konami no aparecieron en esos puestos, según la agencia de investigación de mercados GfK (vía Vandal). La tendencia a favor de la compañía estadounidense es clara y lo más normal sería que se mantuviese con las versiones ya centradas en PlayStation 5 y Xbox Series X. Sin embargo, Konami parece confiar en mejorar sus registros en este nuevo ciclo a través de dos fundamentos: la mejora gráfica y la compra de licencias. El camino emprendido es el correcto, pues contribuye a la diferenciación y debilitación de la competencia.

Conocemos la voluntad de los japoneses de ofrecer una experiencia de nueva generación porque, el año pasado, decidieron sacar una mera actualización de plantillas con tal de centrarse en PES 2022. “El fotorrealismo al que apuntamos es exactamente la reproducción del mundo real”, declaraba respecto a la nueva versión el productor Seitaro Kimura en una entrevista en Play Magazine. La apuesta de Konami es clara y correcta. No lo digo tanto por lo acertada que resulta, sino por el tiempo en el que tiene lugar. Y es que estamos en los inicios de un nuevo período lleno de oportunidades para las empresas. El parque de consolas no está muy establecido, con 7,8 millones de PS5 y unas 5 millones de Series X/S, según Sony y Vgchartz, respectivamente. Por lo tanto, es un momento adecuado para efectuar golpes de efecto y definir dinámicas para los años venideros. En este caso, muchos fans del fútbol todavía no han adquirido un sistema de novena generación, ya que no han observado ningún cambio generacional en el aspecto visual de los juegos. Por ello, si PES satisface esa demanda de mercado, estará en disposición de atraer a una importante cantidad de jugadores.

PES Messi

Paralelamente, Konami continúa robándole licencias a FIFA. A la Juventus y la Roma, ahora se le suma la exclusiva de la Atalanta este curso y del Napoli en el próximo. Los movimientos son sensatos, puesto que atacan uno de los baluartes de EA y sirven para paliar desventajas propias. En este punto, hay que volver a remarcar el acierto en el qué de la táctica y en el cómo y el cuándo de esta. FIFA dispone de unas 700 escuadras licenciadas, una cantidad dificilísima y costosa de igualar. Por ello, PES ha decidido comprar licencias de ligas específicas como la Serie A. El resultado es un plan más económico que intentar apoderarse de todas las licencias y que a la vez resulta efectivo en términos de visibilidad. Sin duda, los usuarios reconoceremos con más facilidad esta autenticidad si se cuenta con una liga al completo en vez de licencias desperdigadas por varias competiciones.

Pero existe una amenaza que puede perjudicar las virtudes del nuevo PES. Hablamos de la falta de promoción. Contando que el lanzamiento saldrá a finales de año, cabría pensar en el E3 como un buen escaparate para mostrarlo por primera vez. Empero, Konami no tendrá presencia en la feria, según confirmó la compañía en su Twitter. Así, se está perdiendo la ocasión de ganar visibilidad en uno de los mayores eventos de videojuegos; se están eliminando titulares en los medios de comunicación y se está imposibilitando un potencial hype que pudiese darse. El error es grave, más si los competidores no hacen los deberes. Esto es porque el EA Play de este año será en julio, lo cual dejaba una ventana para que PES emergiese con protagonismo en la cita angelina.

Konami“Por motivos de tiempo no podremos estar preparados para presentarnos en el E3”, decía el anuncio de Konami en redes sociales. En mi opinión, es una excusa poco convincente por dos motivos. Por un lado, pienso que debe haber material tras un desarrollo prolongado. Por el otro, organizar una presentación no requiere de muchísimas horas con la tecnología actual. Se pueden hacer exposiciones fácilmente tal y como demuestra EA con el anuncio del nuevo Battlefield, el cual se hará en el canal de YouTube oficial de la saga bélica. Asimismo, la promoción tiene canales tradicionales que siguen siendo útiles, véase el lanzamiento de packs especiales de consolas. De nuevo, Electronic Arts suele desempeñar un gran trabajo en este ámbito. Si miramos a FIFA 21, vemos que este se vendió conjuntamente con PS4 y PS5 en varios establecimientos. En cambio, cuesta encontrar ejemplos similares por parte de Konami.


Superar a FIFA va a ser casi imposible para PES, aunque mejorar sus ventas sí que es un objetivo realista. Basar esa meta en una potenciación de los gráficos resulta provechoso y acorde a los nuevos estándares. También es conveniente reforzar el catálogo de licencias, uno de los puntos débiles de la obra. Pero promover dichas acciones sin publicitarlas las vuelve menos efectivas al no conocerlas los medios y la sociedad. Entonces, surge una dicotomía entre lo que se hace y lo que se dice que puede menguar el rendimiento comercial de PES 2022. Konami se equivoca y reitero que no tiene excusas. ¿Por qué no darlo todo por la propiedad intelectual más popular que tiene en la actualidad? Es cierto que la saga ha perdido la batalla de las ventas últimamente, pero también ha mejorado sus prestaciones. El comienzo de una nueva etapa puede servir para progresar, si bien es algo en lo que la desarrolladora no parece confiar del todo. No lo entiendo, aunque supongo que guarda relación con una histórica venida a menos. Esperemos que la situación cambie y así podamos disfrutar de una competencia más igualada entre FIFA y PES.

+1