Wake Up, Get Out There

Este texto incluye spoilers masivos de Persona 5 y Persona 5 Royal

Hablar de la franquicia Persona es hablar de algunos de los JRPGs mas populares del momento. Es hablar de un nombre que ha sabido coger los aspectos mas tradicionales del género y jugar con ellos con un estilo novedoso, manteniendo su esencia y, a la vez, dándole una mano de pintura nueva. Dinamismo, tradición, color, música y, como dirían desde el idioma anglosajón, un estilo “cool. Ya sea en Persona 5, 3 o 4, desde el minuto uno en el que inicias el juego te bombardean con explosiones audiovisuales de todo tipo que marcan el camino que vas a tomar desde el momento en el que pulsas Iniciar Partida. Probablemente no hayas visto nada igual en un JRPG hasta este momento y, sin darte cuenta, empiezas a absorber toda su ambientación, todo ese estilo, hasta que tu estado de ánimo no es otro que el que el propio Persona quiere que tengas al introducirte en ellos.

Dentro de toda esta amalgama de fuegos artificiales que te llega a aturdir si llegas de primeras, tiene especial importancia la música y banda sonora de estos videojuegos. Todo sonido tiene su explicación y su sentido dentro de la propia estética del juego, desde la cinemática inicial, hasta el tema de combate, pasando por el menú de inicio. Es la pieza clave que crea ese estado de ánimo dentro del juego y del propio jugador a los mandos, y, en cada lanzamiento, su compositor Shoji Meguro crea en ellos una dirección musical y un estilo diferente, único: Persona 3 destaca por temas mas enfocados al Hip-Hop, Persona 4 por el J-Pop y el mas reciente Persona 5 por el Jazz. A partir de aquí, la música cobra un papel fundamental dentro del juego, tanto en su jugabilidad como en su historia. Al igual que las cientos de cinemáticas y diálogos, el trabajo de Shoji Meguro es un vehículo mas de la narrativa de cualquier de sus entregas, guiándolas por el tema principal, o leitmotiv, que el propio juego está tratando.

De hecho, todas estas características de la franquicia cobran especial relevancia en su última entrega, Persona 5, y su versión extendida, Persona 5 Royal. Aquí, Shoji Meguro consigue de nuevo dejar atrás los temas de los juegos anteriores, para buscar un nuevo estilo que case con la estética de este exitoso lanzamiento, pasando de una música pop mas digital al jazz más orgánico, acompañado de las letras de sus canciones, a cargo de la talentosa Lyn Inaizumi. Una mezcla tan natural como explosiva que ha conseguido elevar las capas de originalidad y calidad de la franquicia -e incluso de los propios videojuegos en general- hacia nuevos límites.

Si hacemos un pequeño ejercicio de mirar al pasado y recordar, la inmensa mayoría de obras dentro de la industria han usado la música también como un vehículo mas para guiar al jugador hacia lo que le quieren contar, pero pocas, muy pocas, lo han hecho también con las letras de sus canciones. Al menos al mismo nivel que Persona 5, tal y como comenta Isaac Schutz en su artículo sobre cómo Shogi Meguro cambió la música de los videojuegos con la voz humana,. Lo natural es que un videojuego use los diferentes temas de su banda sonora para momentos épicos, melancólicos, tristes o relevantes para la propia trama. Sin embargo, ¿cuántos de ellos tienen letras? Haberlos los hay, pero suelen estar arrinconados en momentos de la trama muy específicos: los créditos iniciales y finales (Kingdom Hearts), momentos musicales específicos (la canción de Priscilla en The Witcher 3) o pequeños leitmotivs para desarrollar un aspecto de la trama, como es el caso de Future Days de Pearl Jam en The Last of Us Parte II. Momentos en los que a los desarrolladores no les importa que la música pase de ser un simple vehículo a una protagonista mas durante ese pequeño periodo de tiempo. Sin embargo, no suelen estirarlo mas allá.

Por el contrario, en Persona 5, la voz de Lyn nos la encontramos continuamente durante nuestra aventura, demostrándonos que Shoji Meguro y la propia Atlus no tienen miedo de que su banda sonora sea aquí algo mas. Desde que iniciamos el juego, las canciones y sus letras nos dejan ver claramente que lo que vamos a vivir a continuación es algo diferente, o que por lo menos intenta serlo. Wake Up, Get Out There es lo primero que escuchamos en Persona 5, y está colocado en ese momento para que el jugador, literalmente, se de cuenta de que está a punto de vivir algo nuevo, a la vez que nos enseña el tema principal del juego: la rebelión y la verdadera justicia. Cinco minutos desde que insertamos el disco en la consola y con una simple canción ya sabemos, en gran medida, qué es lo que nos vamos a encontrar en él.

Por otro lado, uno de los temas mas famosos de la obra de Atlus, “Life Will Change” sirve tanto tema de combate como de himno de la misión que están llevando los Ladrones Fantasma para reconvertir a la sociedad japonesa. Esta canción empieza a sonar desde el momento en el que el grupo envía un aviso para cambiarle el corazón al objetivo principal del Palacio y, desde ese momento, “Life Will Change” suena constantemente en el juego hasta que llegamos a la pelea contra el jefe, convirtiéndose en el propio grito de lucha de Joker y compañía en su camino por reconvertir tanto al objetivo del Palacio y sus deseos, como al de la sociedad en general. De hecho, la propia canción va cambiando a medida que avanzamos en el juego, mezclándose con algunos de los temas esparcidos por el resto de la banda sonora de Persona 5, recordando al jugador su objetivo y las dificultades que ha tenido que sobrepasar hasta llegar a este momento.

Sin embargo, esta magnífica banda sonora no solo no se contenta con ser uno de los vehículos principales de la trama principal, sino que también cobra especial relevancia en las secundarias. Hay un momento en Persona 5 Royal, la versión extendida del ya clásico JRPG de Atlus, en el que Joker es invitado por Goro Akechi a ir a visitar un bar de Jazz, simplemente para charlar. El sitio es tranquilo, hay poca gente, el ambiente es gentil y nadie hace muchas preguntas. Es por eso que para Akechi es un lugar especial, alejado de todo el bullicio que es ser un personaje público, con cientos de admiradoras detrás de ti continuamente, acosándote en cada esquina, sin dejarte un solo momento de respiro. Es su sitio seguro, donde no le da miedo abrirse y ser él mismo. De hecho, es en este mismo bar donde el confidente de Akechi realmente empieza en el juego y donde ambos personajes empiezan a coger esa confianza y hablar de su pasado. De fondo, suena una canción mientras hablan. Jazz, obviamente, pasando un poco desapercibida mientras nosotros, como jugadores, estamos mas pendientes de uno de los diálogos mas importantes del juego que de lo que lo rodea. Sin embargo, “No More What Ifs” -título de la mencionada canción-, es la que crea por si misma el ambiente, y su letra nos deja caer información sobre el propio estado mental de Akechi y perspectiva:

People come and they go

Some people may stay with you though

I am all alone tonight and I

Keep on asking myself questions

I was so conceited

I never really doubted myself

But tonight’s got me thinking ’bout it all

If I am the fool or what not

[…]

My story will be starring me just like yours?

Así, nos habla de cómo Akechi siempre ha estado solo, no ha tenido nunca amigos y lo único que ha hecho ha sido confiar en sí mismo, nadie mas. Pero ahora se encuentra en una situación en la que se está abriendo de verdad con una persona: Joker, o nosotros como jugador, y eso le preocupa. Ha pasado de ser una persona confiada a tener miedo a abrirse, miedo a ser traicionado. De hecho, en esta última línea, se pregunta si no está siendo un tonto, un idiota, o un loco -”fool”- por intentarlo, una palabra que podría tener mas importancia de la que parece debido a que dentro del Tarot, la carta del Loco está asociada al propio Joker, representando los principios, la libertad o la insensatez. 

Una canción, un momento muy específico y secundario del juego y toda la importancia que puede llegar a cobrar gracias a la estética que se ha creado alrededor del juego.

Del mismo modo, siguiendo en Persona 5 Royal, la trama principal que vemos en toda la versión extendida rodea al personaje de Takuto Maruki, y su lucha de ideales contra Joker y el resto de Ladrones Fantasma. Maruki quiere en todo momento que el mundo haga una especie de “reset”, para así crear uno nuevo ideal para cada persona, lejos de la tristeza y los malos momentos, con todo lo que ello conlleva. Mientras, Joker y compañía quieren que todo siga como hasta ahora, ya que esos malos momentos son los que en un futuro nos harán mas fuertes, y huir de los problemas no lleva a ninguna parte. Ambos, víctimas de la propia sociedad, pero con diferentes ideales (si queréis leer mas a fondo sobre el tema os recomiendo “Takuto Maruki: un mundo feliz”, artículo de Enrique Gil). Esta lucha de ideales lo vemos en todo momento desde que empezamos a descubrir cómo es en realidad el personaje de Maruki, pero, de nuevo, la banda sonora es también la encargada de narrar esta batalla a través de dos canciones enfrentadas: “I Believe y “Throw Away Your Mask”. Mientras que la primera nos coloca en el punto de vista de los Ladrones Fantasma y sus creencias (“I believe we’ll win no matter what. And no matter the road ahead of us, we’ll touch the stars and make it to the end“), la segunda lo hace con el propio Maruki (“Throw away your masks, let me endorse the happiness of the mass. You don’t need to suffer anymore, for my faith will guide us all“). Así, como jugador vivimos esta confrontación a través de las imágenes del juego y su banda sonora.

Escuchar todas estas canciones por separado sin el contexto para el que están pensadas quizás no nos produzca nada en nuestro interior, mas allá de que nos guste o no su ritmo (¿soy el único que estudia o escribe con la banda sonora de Persona 5 de fondo?). Sin embargo, Atlus y Shoji Meguro han conseguido que esa estética tan característica de la franquicia y sus canciones sean uno de los elementos principales de la historia que nos quieren contar en sus juegos. Son el ejemplo perfecto de que la música y los videojuegos pueden ser mas que acompañantes dentro de una obra, mas que listas de reproducción que escuchas en tus ratos libres. No son simples notas que suenan de fondo mientras el espectador, o jugador, está absorto en la acción. En Persona 5 la música es una Ladrona Fantasma mas, un vehículo y un leitmotiv de su historia y una de las razones por las que este juego está en el lugar que a pulso se ha ido ganando con el tiempo.

+5