Los resultados de experimentar con lo establecido

Creo que de lejos, lo más interesante al ver nacer un nuevo género es cómo éste se puede ir expandiendo e ir ramificándose hacia nuevos sub-géneros o mezclas que diversifiquen el medio, con el potencial de entregar algo nuevo e interesante. Los battle royale definitivamente llegaron para quedarse y prueba de ello es que ya no existe shooter triple A que no cuente con uno de estos modos si es que quiere mantenerse relevante. Pero a pesar de que fue un género nacido de los FPS, ha ido ramificándose en nuevas formas que, al menos para mí, son mucho más interesantes que sus primeras iteraciones.

Un ejemplo de esto fue Tetris 99, el cual combinaba el clásico juego ruso con la modalidad Battle Royale para perder totalmente la confianza en uno mismo cuando, después de centenares de partidas, ser totalmente destruido al quedar por fin entre los diez primeros. Pero dejaré de lado estos casos hipotéticos (que no son para nada mi experiencia personal) y hablemos sobre uno de estos experimentos que salió al querer mezclar el Battle Royale con algo más. Por supuesto, hablo de Fall Guys: Ultimate Knockout. Este juego desarrollado por Mediatonic y distribuido por Devolver Digital, no solo se convirtió en un éxito instantáneo que rompió todo récords de ventas de la distribuidora, sino que además es el centro de atención de jugadores regulares como de streamers por igual. Y tiene todo el sentido del mundo, pues no solo es increíblemente entretenido de jugar, también es divertido de ver.

Con sus jelly beans coloridos tratando de pasar por una estrecha puerta como las enfermedades al cuerpo del señor Burns de Los Simpson, o tratando de meter una pelota gigante en el arco del equipo rival al más puro estilo Rocket League, Fall Guys es una oda al entretenimiento puro y duro; sin complicaciones y con un techo de habilidad bastante bajo.

Fall Guys: Ultimate Knockout

Una fiesta constante

Entrar al juego es muy fácil. Apenas inicias por primera vez ya puedes entrar en una partida, sin tutoriales de por medio porque no hacen falta. Solo debes saber saltar y agarrar. El piquero resulta totalmente opcional pero dominarlo puede ayudar en momentos cruciales aunque tampoco vaya a definir una victoria de una derrota en la mayoría de los casos. Fall Guys: Ultimate Knockout me recuerda mucho a los minijuegos de Mario Party pero con incluso menos reglas y complicaciones. Además, cada partida va eliminando al grupo que va quedando rezagado, no es una batalla por el primer lugar desde el principio, lo que ayuda a que los menos experimentados no sufran tanto de la espera entre partidas como en otros juegos del género. Esto sí puede ocurrir, empero, al jugar con un equipo ya que, si uno queda eliminado, no le queda más opción que observar al resto de su equipo jugar hasta que terminen la partida. Pero esto es más un gaje de los juegos online de toda la vida que un problema de Fall Guys en sí.

Las físicas de los personajes y sus diseños variados y coloridos también ayudan mucho a que este espectáculo resulte atractivo. Y es que es en esto, en el espectáculo, donde el juego resalta más. La jugabilidad, como mencioné, es bastante sencilla y no cuesta mucho llegar a un relativo techo de habilidad. Y aun dominando las bases, es muy probable no quedar el primero en cada partida pues, entre los juegos en equipo que te emparejan con otros jugadores al azar que pueden resultar menos prestos con los controles, la suerte de pillar justo la puerta real entre las falsas o que un hijo de satanás te bote hacia el líquido rosa justo en la línea de meta son cosas que pueden pasar en cualquier momento. Por eso es importante recalcar que en Fall Guys: Ultimate Knockout lo importante no es ganar, si no que participar, entretenerse y disfrutar del espectáculo. Y si tomamos en consideración que la recompensa por ganar una partida es una corona, divisa que con menos de cinco ni siquiera puedes comprar un sombrero para tu personaje, más toma peso el argumento de que la victoria no importa tanto después de todo.

El lado menos colorido de los Jelly Beans

Si bien la experiencia in-game de Fall Guys: Ultimate Knockout es divertida y graciosa, el juego tiene ciertas asperezas que han resultado, en gran parte, por su gran éxito. En primer lugar y al menos en Steam, en un comienzo cada jugador tenía su nombre de usuario; ahora solo aparece como Fall Guy seguido de un número. Esto puede parecer poca cosa, pero cuando estás jugando con amigos, encontrarlos en el modo espectador resulta un poco más inconveniente de lo que debería, sobre todo si consideramos que el juego no da preferencia a tus amigos en este modo y, además, no cuenta con ningún sistema de comunicación entre los miembros del equipo.

También durante diversas partidas experimenté problemas de conexión. De repente a mí o a alguno de mis amigos los sacaba del equipo sin ningún motivo aparente. Aunque este problema ha tendido a la baja, no hay que descartar por completo la existencia de este problema.

Fall Guys: Ultimate KnockoutPero lejos el lado más feo de Fall Guys: Ultimate Knockout es que tiene microtransacciones. El juego cuenta con una tienda donde funcionan dos divisas. Una son las coronas obtenidas al ganar partidas y los otros son los Kudos. Con cada una variará lo que podrás comprar en la tienda, además de que lo que está disponible a la compra va rotando cada cierta cantidad de tiempo para incentivar las comprar impulsivas. Si bien coronas no se pueden comprar, sí puedes comprar con dinero real Kudos para obtener un color nuevo o un patrón de diseño para tu jelly bean. Entiendo que quizás algo como esto sea un mal necesario para mantener el juego pese al coste de los servidores, pero sigue siendo un mal y uno que nunca estará demás mencionar y señalar su existencia.

¿Una partida más?

Galardón-Plata-HyperHypeSin duda Fall Guys: Ultimate Knockout logró convencerme desde los primeros minutos. Su estética colorida y sus personajes de diseños simplistas pero carismáticos atraen a cualquiera. Y el hecho de que el juego se plantee como una serie de rondas de eliminación en vez de un todos contra todos desde el principio me parece la mejor idea que pudieron tener los de Mediatonic al desarrollar el juego. Una vez limadas todas las asperezas con los problemas de conexión el título se convertirá en una experiencia redonda que, guste más o guste menos, seguirá siendo única y divertida. Así que, ¿una partida más y ya?


Este análisis fue realizado con una copia del juego adquirida en Steam por la propia redacción

2+