¿Pokemon + chapas? En el centro de la diana

Miles de videojuegos, millones de jugadores y miles de millones de minutos invertidos en los diferentes títulos que nos ofrece la industria. Decenas de consolas y formas de jugar que brindan esas creaciones a través de medios que más le placen a cada jugador. También se trata del parné que uno es capaz de invertir en dichos medios, ya que obviamente no todo el mundo puede (o quiere) permitirse la compra de una Xbox One o una Nintendo Switch. Sin embargo, existe algo en lo que creo que todos coincidimos y es que aunque no dispongamos de una videoconsola de mesa, seguro que disponemos de un smartphone.

No tiene porqué ser un smartphone de gama media-alta o alta, simplemente con que sea un dispositivo que posea un sistema operativo no demasiado anticuado, sobra. Sobra para un buen porcentaje de todo lo que se encuentra para la descarga en las plataformas de distribución como App Store o Google Play. Obviamente existen juegos que requieren de elevada potencia gráfica y de procesamiento de datos. Pero de estos segundos, vamos a olvidarnos por ahora y pasaremos a algo más simple, aunque igual o incluso más divertido que muchos de esa calaña.

Supongo que todos conocen la archifamosa saga de videojuegos Pokemon o quizá debería preguntar quién no la conoce. Imaginaos que un día nos levantamos creativos y con ganas de cambiar el mundo, y resulta que mezclamos dos cosas: Pokemon y chapas. Sí, el típico juego de chapas que jugábamos todos en el cole, montando campeonatos y batallando por las chapas de los demás jugadores. Desgraciadamente cabe destacar que algo así ya se ha creado y es fruto del duro trabajo de la desarrolladora coreana allm. Este estudio independiente ha creado un pasatiempos muy completo y tremendamente cómodo de jugar.

Capsulemon Fight, ofrece a todos los jugadores una completa experiencia arcade, aunque también nos hará plantearnos una estrategia antes de actuar. Básicamente la acción del juego se basa en tres elementos esenciales que podremos ir personalizando. Dispondremos de un invocador, cuatro monstruos con sus respectivas habilidades y cuatro cartas de habilidad que pueden ser tanto ofensivas como defensivas. La complejidad del juego consiste en lanzar un monstruo de tal forma que rebote, enganchando el máximo número de monstruos aliados para que todos puedan ejecutar sus acciones de ataque.

En Capsulemon Fight, disponible en Google Play, casi todos los Capsulemon disponen de dos maniobras. La directa que ocurre cuando este choca directamente con el bicho enemigo y la indirecta, que ocurre cuando la trazada del principal monstruo lanzado, roce a este. Existen algunos Capsulemons que por ejemplo, su forma directa es chocar contra otro y asestar un ataque melee directo. En cambio, cuando solamente se toca a este, dicha criatura se lanzará al enemigo más cercano y le asestará un golpe aunque probablemente algo más débil. De esta forma el título nos invita a ejecutar los combos más complejos, intentando utilizar el máximo número de monstruos junto a las cartas de habilidad de las que disponemos.



Bueno, pues conociendo las bases de las partidas entorno a las cuales gira el juego, podemos pasar a aclarar otros conceptos y funciones que nos ofrece. Disponemos de un total de 42 monstruos únicos que debo reconocer que de aspecto son geniales y de animaciones más aún. Da gusto jugar con elementos tan bien elaborados. Estos especímenes podremos ir obteniendolos al igual que las cartas, a través de cubos-caja, retos, inicios de sesión diarios en racha o misiones que ofrece el juego. Los cubos-caja podremos ir abriéndolos con una moneda que se va cargando con el paso del tiempo, aunque también es posible hacerlo a través de diamantes que también se pueden ir obteniendo poco a poco, sin necesidad de pagar con moneda real.

No obstante, ahí no termina la cosa. Cada carta y cada monstruo disponen de un nivel que deberemos ir subiendo, siempre y cuando tengamos cartas y dinero suficiente para poder hacerlo. Tampoco nos olvidemos que nuestro invocador también dispone de un nivel el cual tendremos que ir subiendo para aumentar sus estadísticas. Y si de invocaciones estamos hablando, cada carta tiene un número de coste de maná que iremos tanto consumiendo como ganando a lo largo de nuestras partidas.

El juego nos permite indagar en los aspectos más mínimos de cada integrante o carta de nuestro equipo. Podremos ver las estadísticas principales, las especificaciones del ataque de combo y del ataque de golpe. Además podremos visualizar cómo son los golpes que es capaz de dar nuestros monstruo gracias a unos videos que se pueden reproducir directamente en la ventana de información emergente. Inclusive tenemos un gráfico de radar por cada personaje para poder implementar una estrategia aún más precisa y adecuada.

Sin embargo no todo son batallas y explosiones. En Capsulemon Fight hay otras cosas por las que entrar a pasar el rato mientras estamos sentados en ese asiento de tren que ya casi tienen nuestro nombre bordado. Hay eventos y retos los cuales nos dan recompensas bastante atrevidas si los completamos. Y si realmente nos vemos con madera de líder, podemos fundar un clan y luchar contra otro para ir adquiriendo prestigio. Prestigio el cual también obtenemos a la hora de ganar batallas. Sin embargo si no nos apetece entrar en guerras, podemos interactuar con nuestros bichitos y enviarlos a recolectar recursos.



Sin embargo una de las cosas que hace que vuelva una y otra vez al juego, es su jugabilidad arcade y la inexistencia de anuncios. Son dos elementos que hacen que automáticamente puntúe cinco estrellas en la plataforma. Aunque claro, el título tiene que tener algo de donde sacar ya que si se trata de una producción demasiado sencilla, obviamente no podría puntuar igual aunque careciera de anuncios y fuera arcade.

Capsulemon Fight, es un juego sencillo de comprender pero difícil de dominar. Además podemos tirarnos todo el tiempo del mundo jugando y abriendo cofres sin tener que estar esperando a que aparezca la bendita “X” en los anuncios para poder cerrarlos y lo más importante es que, aunque podamos hacerlo, no tenemos porqué gastar decenas de euros en moneda del juego para seguir progresando. Un videojuego correctamente trabajado en todos los aspectos. que viene directo desde Corea para quedarse con las pantallas de muchos.

2+