Si no jugaste al Botapierna no tuviste infancia

Devolver BootlegEl 9 de junio de este año, y tras ser anunciado en la fiesta del E3, la distribuidora Devolver Digital lanzó el título Devolver Bootleg, una colección con 8 de los títulos iniciales de varias de sus franquicias más grandes y relevantes, entre ellas Shooty Boots que ahora es más conocido cómo Downwell; Catsylvania con su más reciente entrega siendo Gato Roboto; Enter the Gun Dungeon  que hace un par de años de reinventó como un rogue-like pasando a llamarse Enter the Gungeon y el clásico que vació los bolsillos llenos de fichas para arcade de muchos de nosotros, Hotline Milwaukee que en 2012 daría el paso a convertirse en Hotline Miami. Sirviendo no sólo para ver la evolución a través del tiempo de éstas franquicias tan icónicas sino también para entender el por qué se volvieron vídeo juegos tan relevantes para su época -siempre y cuando se vean como productos de su tiempo, conociendo los límites del hardware contemporáneo a sus respectivos lanzamientos, claro-.

Claro, los controles de Ape Out Jr. se notarán algo limitados y tiesos para los jugadores actuales, pero eso no le quita mérito a lo que hizo este título en sus tiempos. O el hecho de que en Enter the Gun Dungeon sólo se pudiera disparar en 8 direcciones puede resultar complicado para quienes ya estén acostumbrados a los movimientos omnidireccionales, pero de nuevo, para su época… Un momento, que me hablan de redacción.


Ok, así que mi información estaba errónea y resulta que Devolver Bootleg no es una colección de juegos clásicos sino una especie de parodia/homenaje a los títulos más exitosos de Devolver Digital. Qué bueno saberlo antes de que comenzara con mis comparaciones entre Catsylvania y Dark Souls, que luego el cheque por hablar de From Software en todos mis artículos dejaría de llegar. En fin, ya cortado el acto en mi pobre intento de comedia, os hablaré del por qué éste título de Devolver Digital me hizo reflexionar sobre el envejecimiento del medio y cómo deberíamos afrontarlo, tanto como críticos como jugadores.

El envejecimiento del medio

Cuando hice mi análisis de SNK Collection mencioné en un comienzo que yo era demasiado joven para apreciar como se debía a los títulos hallados en dicha colección, ya que nunca antes los había jugado pues mi infancia videojueguil comenzó con la Megadrive, para posteriormente jugar a la NES y la SNES, pero no juegos de arcade, ni Atari ni Neo Geo. Esto, claramente, afecta invariablemente a quien vaya a jugar estos títulos, pues cada aspereza se verá mucho más limada con los lentes de la nostalgia puestos.

SNK 40th Anniversary Collection

Me atrevería a decir, incluso, que hay títulos clásicos que marcaron época que al día de hoy son prácticamente injugables para alguien que haya crecido con títulos más modernos o contemporáneos. Por lo mismo un juego de culto como lo es Super Metroid no logró divertirme lo suficiente como para sumergirme en él al punto de desear volver a jugarlo hasta terminarlo puesto que los movimientos de Samus eran demasiado torpes para mí, que estoy acostumbrado a Metroidvanias de la talla de Hollow Knight o, incluso, Guacamelee. La sensación de juego es un factor clave a la hora de enfrentarse a ciertos títulos y sin ese filtro que nos ciega de las falencias de los vídeo juegos antiguos -como lo son, por ejemplo, la dificultad pensada para gastar monedas o alargar el tiempo de juego, el diseño obtuso para vender revistas con guías, los movimientos limitados en 2 o cuatro direcciones o la poca maniobrabilidad tras realizar un salto por las convenciones de la época- es muy difícil disfrutar de un título con muchos años a sus espaldas.

Entiendo que esto es difícil de tragar para uno cuando creció jugando a estos juegos y, por esto mismo, creo que nace ese elitismo de “los juegos de antes sí que eran difíciles” y con esto miro a los fans de Contra fijamente a los ojos hasta que se quiebren y admitan que solo superaron el juego con el código Konami- que tan innecesariamente divide a los jugadores más veteranos de los más jóvenes. El tener un minimapa con los lugares a dónde ir, un listado de misiones, tutoriales o pistas no se hicieron simplemente porque “los gamers ahora son todos unos casuals” sino porque son decisiones de diseño que se tomaron en su momento y el resto de la industria fue copiándolas en medida que tuvieran más éxito o no. Así como también hay juegos que no cuentan con dichas ayudas porque o no lo necesitan o, simplemente, decidieron darle otra experiencia al jugador.

Super Metroid

Pero los juegos actuales también se volverán viejos en algún momento y muchas de las decisiones de diseño que se tomaron para estos en un tiempo se verán mal miradas o, cuando menos, obsoletas. Por eso me preocupa que títulos como Red Dead Redemption 2 posea una campaña con misiones tan dolorosamente lineales o que uno tarde más en sacar un arma de su caballo que Plutón en dar una vuelta al sol porque, en un futuro, esto será simple y llanamente insoportable para jugadores más nuevos que estén acostumbrados o otro tipo de experiencias.

Sin duda hay juegos que son atemporales. Si tuviese que introducir a alguien al mundo de los vídeo juegos creo que partiría con el nivel 1-1 del primer Super Mario Bros pero, aun así, creo que sería algo cruel si le obligase a terminarse el juego cuando, al perder todas las vidas, debe comenzar desde cero. Y eso es para demostrar que ni siquiera las obras más influyentes de la historia no cuentan con asperezas que se fueron limando con el paso del tiempo y nuevas entregas. Y esto no sólo ocurre con nuestro medio, o me van a decir que quienes vieron Ciudadano Kane la disfrutaron genuinamente y no sólo porque es considerada la mejor película de todos los tiempos.

Los videojuegos cambian… y nosotros también

Pero si hay algo que sacar en limpio de todo esto es que, por muy veterano que se sea, siempre se podrán disfrutar tanto los juegos con los que uno creció como con los actuales. Sólo basta tener la mente abierta e ir adaptándose a los movimientos que tiene la industria. Además, estamos yendo por un curso en que la variedad de títulos aumenta día tras día y siempre habrá un nicho donde pueda caber cualquiera. Desde grandes éxitos anuales como Call of Duty o FIFA hasta gemas escondidas en itch.io de desarrolladores independientes. En mayor o menor grado, todos tienen cabida en esta industria y los mayores beneficiarios de esto son, como ya mencioné, nosotros los jugadores.

1+