Posibles daños colaterales debido a la transfobia de la autora

Este accidentado año de 2020 sigue avanzando de manera impasible, sin piedad alguna y arramblando con todo lo que se ponga delante suya. De manera bastante obvia este aluvión que está suponiendo el final de la década también está afectando al mundo de los videojuegos de diferentes maneras. Desde el acoso laboral que hemos ido conociendo al acoso sexual, el cual se ha puesto de nuevo debidamente sobre la mesa, diferentes problemáticas se han ido señalando a la par que los grandes lanzamientos se daban cita a lo largo de estos últimos 6 meses. Normalmente este tipo de casos se acaban conociendo o denunciando a posteriori, por lo que no llega a ser una preocupación durante el desarrollo, pero no será esta vez, pues incluso sin tener una confirmación oficial sobre el juego, el próximo título que abarcará el mundo de Harry Potter se ha visto sumido en la polémica.

A pesar de que no es la primera vez que oímos hablar de él, pues llevamos conociendo su existencia desde hace unos años como recogimos en este artículo, parece inminente la confirmación del trabajo de Avalanche Software, pues se espera que después del evento DC FanDome, en el cual se espera saber más sobre el otro proyecto que tienen entre manos Warner de Batman, recibiremos más información sobre el juego e incluso una fecha de lanzamiento, esperada para finales del año que viene y llegando a las consolas de la próxima generación. Algunos nuevos datos al respecto es la existencia de un mundo abierto tanto dentro del propio Hogwarts como en los diferentes escenarios que encontraremos disponibles. Dentro de los datos que hemos ido conociendo desde entonces, cabe decir que según las fuentes que han filtrado esta información confirman la autenticidad del tráiler que salió en 2018, sin embargo, la misma suerte no se aplica para algunos de los rumores que fueron llegando más recientemente, pues como se señala en el artículo publicado por Bloomberg: “Footage from a very early version of the untitled game began circulating in 2018. That video was authentic, but most of the rumors that have come out since are not, said one of the people working on it”.

Dentro del tuit podemos ver un punto bastante importante, sobre todo en lo que respecta a la actualidad y lo que se está viviendo dentro del fandom, pues la autora, J. K. Rowling, ha sido objeto de crítica durante un tiempo, con especial énfasis en el último mes, pues desde hace un tiempo viene publicando en sus redes sociales contenido y comentarios en su mayoría de corte tránsfobo, llegando a afirmar que las personas transgénero no podrían llegar a ser mujeres. Como he mencionado anteriormente, estos comentarios no son exclusivos de este mes, pues ya con anterioridad ha habido referentes, llegándose a considerar una de las principales imágenes públicas del movimiento Terf. Era obvio que lanzando la piedra de esa manera no se haría esperar la consecuente respuesta, pues no solo la propia comunidad utilizó Twitter para denunciarla, sino que algunas eminencias de la propia obra se posicionaron en contra de tales “afirmaciones”. Entre ellos contamos a Emma Watson y a Daniel Radcliffe, los famosos actores que dieron vida a Hermione Granger y al propio Harry Potter, pero no fueron los únicos, pues en Avalanche Software, del que anteriormente hablábamos, parece ser que ha provocado un revuelo considerable, con posiciones mayoritariamente en contra de las declaraciones, aunque sin llegar a lanzar algún comunicado o informar de la situación actual en la que se encuentran, pues este tipo de movimientos pueden llegar a afectar tanto al desarrollo como a la salida.

Sin haber a fecha de hoy comentarios al respecto, creo que es buen momento de que el estudio se aparte formalmente de esas nefastas declaraciones, y no solo como un control de daños, sino demostrando de manera correcta el compromiso con el que cuentan. En el reportaje de Jason Schreier hablaban de una ínfima participación de J. K. Rowling en el proyecto, lo cual no quita que siga, aunque sea de menor manera, participando en su creación y cobrando los correspondientes derechos que le pertenecen. Obviando esas distancias que al final son insalvables tratándose de su obra, lo que sí podría arreglar la situación es un trabajo exhaustivo en el juego para lograr que la misma comunidad a la que la autora ha atacado pueda sentirse representada debidamente en el juego, siendo esta la única manera efectiva y justa de separar obra y autor, arrebatándole su espacio y liberándolo para aquellos que sufren sus ataques.

3+