"Contigo empezó todo"

En cierto modo, el mundo de los videojuegos siempre ha estado ligado con la tecnología. El llamado renderizado por ray tracing ha sido posible al avance de Nvidia en sus nuevas tarjetas gráficas, Nintendo 64 fue posible a un chip gráfico de Silicon Graphics que desechó SEGA, el Virtua Racing original – el primer juego en mostrar una persona humana con gráficos 3D – fue posible gracias a la tecnología militar de Lockheed Martin que compró SEGA, etcétera.  En este artículo hablaremos de un chip que está detrás de toda una generación de consolas y ordenadores: hablaremos del 6502 de MOS Technology.

Años después de la llegada del transistor, uno de los implicados, Gordon Moore – del que es muy conocida su ley sobre la evolución de la tecnología (ley de Moore) – y Robert Noyce fundaron a empresa Intel. En 1971, tras una colaboración con Texas Instruments para la creación de una calculadora electrónica, crearon lo que llamamos el primer procesador: el Intel 4004. Esto supuso toda una revolución en la época, ya que antiguamente estas calculadoras se conformaban por un conjunto de chips que realizaban una sola función, conectados entre sí con tal de realizar todas estas operaciones lógicas y aritméticas que debía hacer la calculadora. Sin embargo, el procesador contenía todas estas funciones conectadas dentro de un mismo chip, haciendo que las calculadoras de Texas Instruments fuesen muchos más rápidas que las de la competencia.

Viendo el éxito de Intel, Motorola contrató a un equipo de físicos e ingenieros capitaneados por Chuck Peedle para que realizasen un chip parecido a los que tienen las calculadoras de Texas Instruments. Tras años de investigación, fabricarían el Motorola 6800, a finales de 1974. La empresa estaba muy contenta con el resultado, e hizo posible que pudiese ser parte de un duopolio, donde tanto Intel como Motorola pudieron fijar los precios de los procesadores y obtener grandes beneficios. Chuck, no obstante, no quedó tan satisfecho con el resultado, ya que vio que los procesadores eran bastante caros para el público, y propuso a Motorola crear un procesador de bajo coste para el mercado doméstico. Motorola se negó en rotundo, incluso parando sus estudios e investigaciones, ya que la compañía quería centrarse en el mercado empresarial. Chuck, enfadado, se marchó junto con algunos miembros del equipo original del procesador 6800 a una pequeña empresa llamada MOS Technologies, que sí aceptaron y financiaron la propuesta.

Panfleto MOS 6502

Panfleto informativo del procesador MOS 6502

En la feria de Wescon de 1976, Chuck y su equipo mostraron al público el procesador 6501, con un precio de venta al público de 25 dólares (mas 10 del manual de instrucciones). Esto supuso todo un boom en el mercado e hizo que una ingente cantidad de ingenieros curiosos compraran el procesador para practicar y poder ver qué hacer con ello, dando lugar en pocos años a la primera generación de ordenadores y consolas destinados para el uso doméstico, que ha derivado en todo lo que tenemos ahora. Como curiosidad, fue tal el impacto de este procesador en la feria que tanto Intel como Motorola en el último día de la feria bajaron el precio de sus procesadores 8080 y 6800 de 180 dólares a 70, desesperados, llegando Motorola incluso a batallar legalmente contra ellos para retirar el chip, lo cual hizo que MOS tuviese que realizar una revisión al procesador que llamarían 6502 – que es el que se hizo conocido -.


Atari 2600

Una de las primeras empresas que comenzó a ver las bondades del chip fue Atari. La compañía, tras un problema de licencia al adaptar PONG al mercado casero (más bien la falta de ella, ya que llegaron a salir miles de clones, haciendo que se saturase el mercado), pensó que podrían ir un poco más lejos y crear un dispositivo en el que pudieras jugar a videojuegos en casa. Para ello utilizaron la misma lógica que la consola Fairchild Channel F, donde unos cartuchos con memoria contenían el código a ejecutar, y este se insertaba en la consola que se encargaba de mostrar el juego en la televisión. De esta manera, no se tenía que hacer una consola por cada juego, si no que la consola serviría para poder ejecutar multitud de propuestas.

El resultado de este proyecto fue la consola Atari 2600 en 1977, que, por supuesto, utilizaba una versión recortada del MOS 6502 llamada 6507. Atari fue una de las primeras consolas en tener un éxito comercial masivo, y fue el germen de las compañías llamadas third party, empresas externas a Atari que vendían juegos para la plataforma, siendo Activision la compañía más famosa. El éxito de Atari, aunque intenso, fue fugaz tras de la crisis del videojuego de 1983.


Apple II

Sobre el mismo año, Steve Jobs y Steve Wozniak, creadores de la empresa Apple, consiguen crear el que sería el primer ordenador personal producido a gran escala, el llamado Apple II. Gracias a su relativo bajo coste, hacía que tanto aficionados como pequeñas empresas pudiesen tener un ordenador, que por supuesto utilizaba un 6502 como procesador central.

Con la venta masiva de estos computadores no tardaron en llegar aficionados que compraron el dispositivo para producir multitud de programas. Muchos de ellos comenzaron a crear videojuegos, y fue un caso muy sonado el de la pareja de Ken y Roberta Williams, quienes comenzaron a vender sus juegos por correo con el sello de Sierra Online, distribuidora que se haría famosa posteriormente por participar en la guerra de las aventuras gráficas con Lucas Arts en los años 80 y principios de los 90. Otro caso fue el de Jordan Menscher con Prince of Persia, que utilizaría la técnica de la rotoscopia para crear animaciones nunca vistas antes.


Nintendo Famicon

A principios de los años 80, Hiroshi Yamauchi, jefe de Nintendo, propone a Masayuki Uemura y a su equipo realizar una consola capaz de reproducir videojuegos con gran capacidad gráfica, pero cuyo precio de producción por unidad no subiese los 10.000 yenes. Para lograr esto, Uemura lo tenía claro: tendrían que tomar tecnología asentada y barata para luego intentar exprimirla al máximo y conseguir buenos resultados, y qué mejor cerebro para la consola que un 6502.

Uemura no llegaba a un acuerdo con ninguna empresa de semiconductores ya que este ofrecía un precio absurdamente bajo por chip producido – unos 2000 yenes -, y fue al final Ricoh, una empresa especializada en el mercado de impresora sin apenas experiencia en semiconductores, quien aceptase la propuesta, con la condición de que Nintendo comprase 3 millones de chips a lo largo de dos años. En este caso, Ricoh compró la licencia del chip a MOS (así como hace Qualcomm con sus procesadores Snapdragon de ARM ahora mismo) y lo modificó para hacerlo más barato y adaptable a las necesidades de la consola.

En 1983 Nintendo pondría a la venta en Japón esta consola con el nombre de Family Computer System o Famicon, si bien no llegaría al mercado americano hasta 1985 bajo el nombre de Nintendo Entertainment System o NES. La máquina cambió por completo la industria, vendiendo más de 60 millones de unidades en todo el mundo y haciendo que sus juegos y personajes fuesen más famosos que Mickey Mouse.


PC Engine

Tras el éxito de NES, multitud de empresas quisieron entrar en el mundo de hardware de consolas, y entre ellas NEC, quien se asociaría con Hudson, empresa desarrolladora de videojuegos que había conseguido fabricar un chip gráfico de 16 bits para juntos crear la PC Engine (TurboGrafx 16 en America y Europa). NEC, viendo la cantidad de programadores expertos en el chip 6502 – en gran medida, gracias al éxito de NES – también quiso utilizar como procesador el 6502 para su consola, la cual, aunque no tuvo éxito en América y Europa (en gran medida, dada su pésima campaña de marketing y al auge de SEGA Mega Drive) sí que tuvo muchísimo éxito en Japón, vendiendo en ciertos años más unidades que NES. PC Engine también fue la primera consola de la historia en ejecutar CD-ROMs a través del addon PC.


Cabe destacar que el procesador dejó de utilizarse en la década de los 90 después de que la evolución tecnológica de la industria requiriese de chips más potentes, siendo relegado a pequeños dispositivos que no demandaban tanto cálculo, tales como el Tamagotchi, Furby u otros sistemas embebidos. Sin embargo, resulta innegable el hecho de que el 6502 (junto con el procesador Z80 de Zilog) fue el chip que revolucionó toda una industria, consiguiendo que toda una serie de ordenadores y consolas pudiesen llegar a nuestras casas.

1+