Assemble!

Tras la bajona absoluta que para muchos – excepto para el optimista de mi compañero Adri – supuso la conferencia de Bethesda, así como del amargo sabor que nos dejó el abrupto final de la retransmisión de Ubisoft, los jugadores, que prácticamente no nos habíamos a levantar de la silla para aplaudir desde ciertos momentos puntuales de la reunión de Microsoft, precisábamos de un golpe sobre la mesa; de algo que nos diese buenas razones para mirar al futuro con cierta ilusión, y de algo que nos volviese a hacer sentir niños. Ante tal panorama, y en clave retrospectiva, no se me ocurre una mejor forma de abrir una conferencia que con la que Square Enix, desarrolladora y distribuidora japonesa, pegó el pistoletazo de salida a su streaming durante la pasada madrugada.

Las luces se apagaron, y la Espada Mortal de Fair y Strife parecía lucir con más fuerza que nunca. Final Fantasy VII Remake, que ya había sido adelantado durante el último State of Play, se hizo grande en un inicio de evento que estuvo marcado por una intensa charla de presentación donde no faltaron ni Yoshinori Kitase (productor) ni el reconocidísimo Tetsuya Nomura (director). A través de un extenso gameplay, que nos trasladaba a la primera batalla contra un jefe del título, los responsables, que no quisieron arrojar detalles sobre su precio o extensión (concretando, eso sí, que se tratará de “una experiencia innovadora en Midgar”, suponiendo un punto de partida para una hipotética trilogía), nos mostraron su jugabilidad en profundidad, hablando largo y tendido sobre el sistema de combate, que promete alejarse del hack ‘n’ slash clásico para dirigirse más hacia la acción táctica que brinda el esquema ATB. Habrá lugar para un Modo Espera como el de Final Fantasy XV, para el mazmorreo y para la conducción de la Fenrir, así como para el control múltiple de unos personajes entre los que podremos cambiar en el fragor del combate, como Barret o Tifa, cuyo rediseño por fin pudimos descubrir. Asentadas las bases, nos dejaron ciertas dudas las habilidades especiales y magias, de aparente corte anecdótico, y una cámara algo caprichosa que esperemos que mejore de cara a un lanzamiento ya concretado para el 3 de marzo de 2020.



Todavía aturdidos por la avalancha de información que acababa de caer ante nuestros ojos, y tras ciertos anuncios promocionales de propuestas muy notables como Life is Strange 2 u Octopath Traveler, la empresa nipona continuó su discurso anunciando la versión para móviles de Final Fantasy: Crystal Chronicles Remastered, la cual llegará junto a las ediciones para PS4 y Switch este mismo invierno. Y, hablando de remasterizaciones, parece que a la compañía se le calentó el hocico con The Last Remnant Remastered, aventura que, tras aparecer en otras plataformas, se lanzó instantáneamente en Switch con tal de hacer justicia.

Dragon Quest XIEl protagonismo recayó, poco después, en la franquicia Dragon Quest, mostrando al público la fecha de lanzamiento de la edición definitiva Dragon Quest XI S – la cual estará disponible en Switch, finalmente, este 27 de septiembre – y ahondando en el proceso de desarrollo de un Dragon Quest: Builders 2 que se antoja divertido, y que, con claras reminiscencias a la obra de Mojang y con un corte continuista, parece estar enfocado en pulir al máximo la fórmula original, añadiendo nuevas mecánicas tales como el buceo o el planeo. No tendremos que esperar mucho para hincarle el diente a todas estas funciones, ya que, si bien no cataremos el producto final hasta el 21 de julio, los usuarios de PS4 podrán probar una demo exclusiva el día 27 de este mismo mes.

Tal y como ocurrió en la primera presentación, se repitió el esquema de los anuncios promocionales, recordándonos – a través de un impactante tráiler narrativo y de una conversación con Naoki Yoshida – el inminente lanzamiento de Final Fantasy XIV: Shadowbringers (previsto para el 2 de julio) y el desarrollo de Kingdom Hearts III: Re;Mind – expansión cuyo tráiler de presentación ya vimos unos días antes -, cuyo estreno está estimado para estas Navidades. También se aprovechó el momento para recordarnos que Dying Light 2, lo nuevo de acción, zombies y parkour de Techland, llegará a nuestras tiendas en primavera de 2020, así como para hacer un pequeño remember de su proyecto de financiación independiente Square Enix Collective, cuyo catálogo ya dispone de propuestas como Battalion 1944 – disponible en Steam – y pronto se extenderá con juegos de conducción arcade como Circuit Superstars, previsto para 2020.

Durante la presentación en directo también se anunció que Romancing SaGa 3 haría pronto su estreno oficial en Occidente con un juego remasterizado para consolas y dispositivos móviles (PS4, PSVita, Xbox One, PC vía Steam, iOS, Android), así como que SaGa Scarlet Grace: Ambitions se encuentra igualmente en desarrollo para Europa y Norteamérica (para Switch, PS4, PC vía Steam, iOS y Android). Oninaki, RPG cuya existencia ya nos era conocida, también quiso concretar su estreno eligiendo el 22 de agosto como el día previsto para su debut en Switch, PS4 y PC, mientras que Final Fantasy: Brave Exvius, el conocido título de móviles, presentó un spin-off bautizado como War of the Visions que nos llevará al reino de Ardora pare presentarnos una nueva lucha de imperios al más puro estilo Fire Emblem.

Sin duda, el evento, en ese punto de la noche, ya tomó un color suficientemente interesante, y lo bueno es que aún éramos conscientes de que se había dejado lo mejor para el final. People Can Fly, padres de Gears of War y Bulletstorm, presentaron oficialmente Outriders, un shooter cooperativo drop-in, drop-out para 1-3 jugadores ambientado en un universo de ciencia ficción original, oscuro y salvaje que llegará a PS4, Xbox One y PC en verano de 2020. Asimismo, concluyeron los anuncios relativos a la marca Final Fantasy con Final Fantasy VIII Remastered, una revisión altamente demandada por unos usuarios que podrán echarle el guante en PS4, Xbox One, PC y Switch más adelante este mismo año.

El cronómetro marcaba el final del evento, y Marvel’s Avengers, al fin, se comió la pantalla de un teatro que se derrumbó ante el debut – en el buen sentido de la palabra – gracias a un tráiler cinemático que, pese al cuestionable parecido de los héroes protagonistas con el reflejo de los personajes en el film, dejó sensaciones mayormente positivas. Shaun Escayg de Crystal Dynamics, uno de los equipos relacionados en el desarrollo (junto a Eidos Montréal), salió a la palestra para hablar del enfoque de la propuesta, que incluirá un cooperativo online para cuatro jugadores – exento completamente de contenidos descargables o cajas de loot, decían – no incompatible con la presenten campaña de corte narrativo para un jugador. La propuesta, al parecer, nos permitirá encarnar a Iron-man, al Capitán América, a Hulk, a Thor y a la Viuda Negra, aunque no parece que el plantel se encuentre cerrado, tal y como apuntaba el aparente teaser de Ant-man.

Con esto, se concluía una conferencia de ritmo mejorable y exenta de grandes bombazos, pero sin lugar a dudas dejó un mejor sabor de boca que la media de retransmisiones realizadas. Una pena que la corona, que hasta el momento podría haber sido disputada entre la entidad japonesa y la compañía de Redmond, finalmente vaya a acabar en manos de aquella que muy recientemente cerró el E3. y de la que os contaremos más mañana, 12 de junio.

2+