¿Será capaz de reflotar?

En su lanzamiento en 2019, tras coronarse como una de sus flores de un día, casi parecía que el rey de los battle royale, Fortnite, estaba a punto de ser derrocado. Hablar de Apex Legends supone hablar de lo difícil que es a día de hoy llegar, pero, sobre todo, de mantenerse en la cima. En sus primeras semanas de vida, y sobre todo gracias a los YouTubers que lo jugaron masivamente haciendo publicidad del título de EA y Respawn, Apex logró rebatirle el liderazgo a Fortnite, pero como era de esperar por parte del gigante de Epic, su alegría duraría poco. Un año y medio más tarde, muchos son los que se han olvidado que Apex Legends sigue con vida, y que de hecho está apunto de comenzar su Temporada 7.

 

 

Electronic Arts y Respawn Entertainment han anunciado que el próximo 4 de noviembre se pondrá en marcha la séptima temporada de Apex Legends. Contará con numerosas novedades; entre ellas ,la incorporación de una Leyenda, Horizon (cuya historia comenzará en su tierra natal, la cual se ve afectada por una crisis energética que le obligará a marcharse a Tierras Salvajes para buscar cristales que permitan salvar su hogar), además de una nueva ciudad flotante, Olympus, que configurará uno de los nuevos mapas.

Con el anuncio de la nueva temporada, EA ha querido destacar la existencia del pack Apex Legends: Champion Edition, una edición que nos permitirá obtener todas las Leyendas hasta el momento, diversos objetos legendarios exclusivos y el botín de 1000 monedas Apex. Al mismo tiempo que EA anunciaba este pack, Respawn confirmaba que Apex Legends no llegaría este año a Nintendo Switch tal y como se tenia previsto, dejando claro que siguen trabajando duro en el port y necesitan más tiempo para hacerle justicia al juego y desarrollar la experiencia que los jugadores de Switch se merecen. 

Si hay contenido y planes de expansión, ¿cuál ha sido entonces el motivo por el que Apex ha caído relegado? El juego contaba con unas grandes características para triunfar: es gratuito, es battle royale, y mezclaba – en cierta medida – lo mejor de Fortnite y de Call of Duty. Con su nacimiento, Fortnite cayó, viéndose obligado a regalar el Pase de Batalla de la nueva temporada que iniciaba semanas después de la llegada de Apex, algo que hizo que muchos, instados también por lo limitadas que podían estar ciertas partidas de Apex (dado que solo te dejaba vivir la experiencia en squad de tres), volviesen al título de Epic.

El método de que los jugadores sean Leyendas (acercándose así al hero shooter) creo que fue algo revolucionario e innovador, pero que al final se malinterpretó un poco como pay-to-win. Que cada personaje tenga unas habilidades especiales que afectan al combate, junto al hecho de que el trabajo en equipo sea un factor determinante, parecía una buena manera de enfocar el juego, pero con la llegada de nuevas Leyendas que solo se podrían conseguir con la moneda del juego, obligaba al jugador a tomar dos decisiones: pagar o dedicar bastante tiempo para hacer todas las misiones gratuitas y alcanzar así el limite de monedas que necesitaba para reclutar a esas Leyendas, algo que sin duda creo que también ha afectado a la caída de jugadores. 

Apex Legends

Otro de los factores de la caída de Apex probablemente haya sido lo duro que es competir con Fortnite, dado a su constante metodología de actualizaciones y colaboraciones, con marcas muy influyentes en el mercado, y a sus diversos modos de juego, que hacen que el jugador al final se vea atrapado al título de Epic. Esto obliga a Electronic Arts y Respawn estar en constante trabajo para intentar atraer de nuevo a esos jugadores, e incluso ‘fuerza’ a las marcas a plantearse colaboraciones con otras marcas; “tal vez así logren llamar la atención del jugador“. 

Sin duda, Apex sigue en marcha, y sigue trabajando para satisfacer a esos jugadores que todavía confían en el título. Con la nueva temporada prometen cambios y nuevos contenidos, lo que tal vez provoque que algún jugador que daban por perdido vuelva a la carga. Lo que esta claro es que deben trabajar duro si quieren hacerse un hueco entre los juegos del momento, y siendo sinceros, compitiendo con Fortnite y Call of Duty deberán de plantearse cambiar muchas cosas o conformarse con lo que ya tienen. 

1+