¿Más calidad, sin perder rendimiento? Póngame 10

Aunque en HyperHype no solamos darle una gran cobertura a novedades relacionadas con la parte correspondiente al hardware, de vez en cuando es necesario hablar de según que anuncios por la parte que toca a la industria del videojuego, más por la parte técnica que otra cosa, pero igualmente relevante a la hora de liberar potencia que pueda así dar lugar al desarrollo de nuevas mecánicas y posibilidades en otros apartados como la narrativa. Toda esta introducción no es sino una excusa para hablar de la tecnología estrella de Nvidia de un tiempo a esta parte, DLSS (Deep Learning Super Sampling) y la respuesta que prepara AMD, FSR (FidelityFX Super Resolution) como contrapartida, con un lanzamiento más próximo de lo que muchos podríamos esperar.

Estas tecnologías, ambas basadas en aprendizaje mediante el uso de Inteligencia Artifical, se utilizan en títulos compatibles para mejorar la calidad de imagen (a base de ampliar la resolución de la misma de forma interna, para luego reescalarla hacia la de la pantalla que estemos utilizando, dando así lugar a una mayor nitidez) sin necesariamente disminuir el rendimiento, ya que se emplean cálculos ya realizados de manera previa y que por lo tanto no tienen que hacerse en tiempo real. Esto se nota especialmente en los títulos más exigentes, como puede ser el caso del malogrado Cyberpunk 2077, y que ante casos mal optimizados como ha sido el título de CD Projekt RED, nos permite elevar la calidad gráfica base, pudiendo reducir la calidad de otras opciones de la configuración gráfica para mejorar el rendimiento, sin que el apartado visual se vea resentido a la hora de la verdad.

AMD-FidelityFx-Super-Resolution

No sé que significan estos números pero parece tocho.

Lo relevante de esto es, como suele ocurrir con este tipo de tecnologías, Nvidia ha llegado primero (tal y como sucedió anteriormente con Nvidia G-Sync, por ejemplo, para tener como respuesta AMD FreeSync) pero ha mantenido su implementación como propietaria, mientras que AMD ha adelantado que su opción, manteniendo las tradiciones, será de estándar abierto, pudiendo accederse incluso al código de FidelityFX Super Resolution si así lo deseamos. Por lo tanto, no es tanto que llegue una nueva tecnología que balancee el mercado de tarjetas gráficas en favor del consumidor, pues era una opción ya existente, sino que esta solución pase a ser de acceso libre y por tanto pueda ser implementada tanto por fabricantes como por estudios de desarrollo de forma habitual, que es algo que sí va a favorecer al consumidor a la hora de la verdad.

A falta del lanzamiento de la misma, fechado para el próximo 22 de junio (y en determinados títulos seleccionados, ya que es lógico que desde AMD hayan querido seleccionar determinados proyectos para mostrar las bondades de su nueva tecnología) y las correspondientes semanas posteriores para pulir esta versión inicial y solventar los errores que suelen traer consigo este tipo de tecnologías, queda esperar a ver su implantación a nivel global para medir sus efectos. Sin embargo, la parte realmente interesante no se encuentra en el teóricamente mercado hacia el que va planteado, PC, sino que podría llegar de la mano de PlayStation 5 y Xbox Series X | S. Al montar ambas hardware fabricado por AMD, no tenían acceso hasta ahora a la tecnología DLSS de Nvidia, pero ahora se abre la puerta a la posibilidad de incluir FidelityFX Super Resolution en sus títulos como una opción configurable más. En el caso de Xbox Series S, al contar con una potencia más reducida, puede resultar aún mejor, dando lugar a una experiencia que de otra manera no podríamos siquiera plantear sobre el papel.

+2