Aventura sin Obsesión

Asha in Monster WorldWonder Boy: Asha in Monster World llega a PlayStation 4 y Nintendo Switch para resucitar una las sagas míticas de la Sega de los 80 y 90, concretamente la cuarta entrega de la franquicia Monster World, cuyo lanzamiento original solo se produjo en Japón. Se trata de una versión totalmente renovada en lo visual, y que añade alguna que otra novedad muy sutil. Sin embargo, respeta al cien por cien el desarrollo del original, ofreciéndonos el mismo juego, pero, adaptándose a la época actual.

En primer lugar, vamos a situarnos en el mundo y la historia de este título. Como era habitual en las aventuras de la época, la problemática gira en torno a un sencillo conflicto entre el bien y el mal, en una lucha por mantener la armonía y la paz. Como decía, este juego traslada la historia del original, publicado en 1994 para Mega Drive, sin ninguna variación. Asha, nuestra protagonista, inicia su viaje con la intención de abandonar su pueblo natal para convertirse en una guerrera del reino. Tras superar una mazmorra que supone la tradicional prueba de fuego para los aspirantes a guerrero (y un tutorial para el juego), Asha acaba llegando a Rapadagna, la capital del reino, para que la reina la nombre guerrera. Sin embargo, allí se encuentra con algo más: los cuatro espíritus elementales han sido capturados por una fuerza oscura, y es Asha quien debe liberarlos, a petición de la reina Purapril XIII.

Con estos ingredientes se conforma una historia que sigue las estructuras más clásicas del género, y también se asientan las bases para estructurar su mundo dividido en mazmorras. El juego se estructura en cuatro grandes escenarios y mazmorras, cada una correspondiente a uno de los cuatro espíritus elementales, por lo que los escenarios que veamos estarán inspirados en el elemento en cuestión, desde profundidades volcánicas hasta palacios entre las nubes. El desarrollo que nos lleva a través de estos escenarios será completamente lineal, con un movimiento en 2.5D. Elementos como enemigos, plataformas u objetos están ubicados exactamente en los mismos lugares que en el título original. Sin embargo, en esta remodelación del clásico de Mega Drive se añade la posibilidad de revisitar las mazmorras completadas para recoger todos los objetos que nos hayamos podido dejar por el camino. No obstante, a pesar de que la mayor parte del juego sea un calco de lo que fue el título original en su momento, la mayoría de los jugadores lo experimentarán por primera vez, ya que el original solo fue lanzado en Japón.

 Asha in monster world first boss

A estas mecánicas de aventura y plataformeo tan sencillas se unen algunos elementos para enriquecer la aventura y darle una ligera pincelada de RPG. Nuestra heroína podrá equiparse con distintas espadas con estadísticas diferenciadas, escudos orientados a darnos protección extra contra los distintos elementos o incluso pulseras que modificarán algunos atributos de Asha. Todos estos objetos los adquiriremos a cambio de las monedas de oro que encontramos por el mapa y al eliminar enemigos. Sin embargo, el oro no servirá únicamente para comprar equipo, también podremos usarlo en las máquinas expendedoras dispuestas a través de las mazmorras, y que nos dejarán comprar ítems curativos y similares. También se añadirá a nuestro abanico de herramientas un pequeño acompañante peludo llamado Pepelogoo. Esta criatura nos permitirá ejecutar dobles saltos y planos entre algunas otras utilidades.

A medida que avancemos podremos coleccionar algunas piedras mágicas que aumentarán nuestra cantidad total de puntos de salud, y así podremos potenciar a nuestra protagonista de cara a los enfrentamientos con los jefes más exigentes. No obstante, el nivel de dificultad no es demasiado exigente, en ninguno de sus dos modos (fácil y normal), y dispondremos de distintos recursos para ayudarnos a evitar el fracaso, como pociones que se activan de manera automática cuando morimos para devolvernos a la vida. Teniendo esto en cuenta, la duración del juego no va más allá de las 4 o 5 horas, ya que se trata de una aventura breve y sencilla, que no pondrá demasiados tropiezos en nuestro camino. Se hace evidente su origen retro, y la orientación que tuvo en su lanzamiento original hacia cualquier tipo de público, para ser asequible para niños y adultos. No encontraremos en él un reto exigente, sino más bien un paseo ameno y disfrutable. Además, como otra de las pocas diferencias con el título original, esta versión nos permite guardar la partida en cualquier momento desde el menú, y no sólo en los npc’s destinados a ello. Para hacer más notables todas estas diferencias, en Hyper Hype hemos podido jugar a la versión original de la aventura, la de 1994, que vendrá incluida en la versión física de Wonder Boy: Asha in Monster World.

En lo visual, el título presenta una estética fresca y adaptada a la actualidad. Ha optado por gráficos cell shading, con un estilo anime similar. Los escenarios en 2D se combinan con elementos que transcienden a las 3 dimensiones como los enemigos, jefazos finales o algunos objetos más. No se trata de un despliegue gráfico espectacular, pero si una muy buena adaptación del clásico noventero a la actualidad, reinventando su aspecto al tiempo que respeta las formas y la esencia de este. En cuanto al apartado sonoro, el lavado de cara también es notable, con una banda sonora reinterpretada al completo por Shinichi Sakamoto, que mantiene la base original, pero añadiendo nuevos arreglos, e incluso añadiendo sonidos e instrumentos nuevos. Es en la traducción y en la localización donde encontramos algunos errores, se producen fallos en la traducción y erratas ortográficas que pueden resultar en líneas de texto algo confusas y engañosas.

La superficialidad como virtud

En líneas generales, Wonder Boy: Asha in Monster World nos presenta una ligera y amena aventura que homenajea sus propias raíces y se traslada con acierto a la época actual. Como remake que es no podemos esperar sorpresas o novedades, se trata de un género ya explorado hasta sus límites, y sin demasiados detalles o complejidades. Si nos apetece volver a esos videojuegos de la época de guerra entre Nintendo y Sega, este titulo es una buena oportunidad para hacerlo.


Este análisis ha sido realizado con un código de descarga para PlayStation 4 cedido por PR Hound.

+1