La paciencia de los usuarios se acaba...

Han pasado ya dos años y medio desde que Happy Few se anunciara al público, primero mediante un KickStarter y más tarde apoyado por Microsoft en su propia conferencia del E3. Desde aquel momento, en el que gran parte del público quedó cautivado por su punto de vista distópico (en un mundo en el que toda persona consume “Joy”, una droga que altera la visión de la realidad) y su estética, pero lo cierto es que su desarrollo parece haber sido más difícil y complicado de lo esperado.

We-Happy-Few-1

Publicado por Gearbox (desarrolladora de la saga Borderlands), el juego estaba originalmente planeado para ser un título independiente, y más tarde se aliaron con dicha editora para dotar de posibilidades económicas al desarrollo de llegar a ser un título AAA.

Cambios en el progreso de We Happy Few

Mientras tanto, el juego llegó en el año 2016 a Steam en la modalidad de Acceso Anticipado o “Early Access”, a un precio de 27,99€, mientras se proseguía con el desarrollo del título y se añadía nuevo contenido. Con los cambios antes mencionados, el juego amplió el número de plataformas al que apuntaba (PlayStation 4, además de los originales Xbox One y PC) y fue poco a poco cambiando su planteamiento para dejar de ser considerado un juego de menor calibre, incluyendo una nueva fecha de lanzamiento, abril de 2018, y un cambio de precio en su versión de PC hasta alcanzar los 50€ que cuesta actualmente.

La noticia hoy es que We Happy Few suma un nuevo retraso en su fecha de lanzamiento, ahora indicada para verano de este año, alegando que van a rehacer prácticamente al completo las 2 o 3 primeras horas de juego, además de añadir un nuevo personaje jugable, Sally. Esta decisión, como es lógico, no ha gustado a los seguidores del título, y ha sido especialmente criticada por los que ya han adquirido el juego, que lleva sin recibir contenido de ningún tipo desde agosto del año pasado.

Medidas al respecto, por el momento escasas

Por el momento, las medidas para calmar los ánimos ha sido anunciar que en febrero inhabilitarán la compra del juego hasta su puesta a la venta, y que aceptarán cualquier petición de reembolso, sin importar las horas jugadas.

Está claro que We Happy Few se ha convertido en un desarrollo complicado, y que ha cambiado tal vez demasiadas veces de rumbo dentro del mismo proyecto, además de haberse comprometido a plazos (tanto con la comunidad como con su editora) que tal vez veían difíciles de cumplir desde el primer momento, pero que en cualquier caso han anunciado sin miedo. Esto puede salirles bien o mal, pero en cualquier caso esperamos que este retraso en la fecha de lanzamiento sea el último y podamos disfrutar pronto de la interesante propuesta de Compulsion Games.

0