El rey de la pista comparte escenario con un segundo ganso en un flagrante multijugador local

Como la rueda de un molino, como las aspas del mismo o como el agua que fluye entre las palas que mueven, como todo eso, nosotros evolucionamos, cambiamos, mejoramos o empeoramos, pero siempre crecemos. El tiempo marca en nosotros su calendario, pero hace que avancemos, como siempre lo hacemos. Y con ello todo lo que pasa por nuestras manos sufre el mismo desarrollo y cambia junto a nosotros pues toda obra tiene un autor. De esta manera la industria del videojuego lleva creciendo sin ningún tipo de control años y años, deformándose y volviéndose a construir repetidas veces, como un molde sobre el que dar rienda suelta. La actualidad es clara, pues los grandes lanzamientos poseen diversos factores comunes: calidades gráficas inimaginables hace apenas unos años, IAs que jamás pensamos, historias de cientos y cientos de horas (un guiño a Atlus). A pesar de esto, el punto general, y el cual muchas veces está presente – aunque se tenga que meter con calzador -, es el modo multijugador. Y en esta opción siempre predomina el juego exclusivamente en línea, maldición y bendición a partes iguales, pues logra reunir a aquellas personas que por la distancia les resulta imposible, de la misma manera que dificulta el disfrute de un título de manera cooperativa perdiendo esta opción. Dicho esto último, hoy vengo a hablar de un juego de sobra conocido, pues Untitled Goose Game, cuyo análisis podéis encontrar aquí, ha lanzado un modo cooperativo que no hace más que seguir realzando la grandísima obra que es.

Apenas han pasado doce meses desde su pomposo e increíble lanzamiento. Años de trabajo y un desarrollo que disfruté seguir al milímetro por fin dieron su fruto, y era difícil esperar que la cosecha fuera tan fructífera, pues streamers, crítica y público se lanzaron a alzar de entre el resto de lanzamientos la salida de un título tan redondo y divertido, cuyo principal fuerte es el disfrute y las risas que logra arrancar con solo oír graznar a tan polémico animal mientras hace de las suyas. Con el devenir de los meses, la propuesta no ha sumado nuevo contenido, ni nuevos mapas, ni nada parecido, pero es que… tampoco era necesario. La nueva actualización ha traído a un nuevo compañero de aventuras, otro ganso bribón en nuestro equipo que multiplicará la diversión durante las travesuras que vayamos realizando. Es esperable pensar que esto implicará una sencillez mayor a nuestra partida, pues de por sí el juego no contaba con una dificultad de sobra conocida, ya que al final se acaba reduciendo a un juego de sigilo cuco y travieso, pero sin complicación aparente pues tampoco es su objetivo. A pesar de esto, esta expansión tampoco buscaba facilitar más aún si cabe el juego, pues su enfoque es distinto, buscando hacer disfrutar a los dos jugadores de la misma manera que lo hicieron con el lanzamiento. De esta manera, decidieron retocar la IA de los vecinos, para que así impliquen un desafío mayor a la hora de comportarnos como unos auténticos gansos.


Para esta ocasión he decidido jugarlo junto a mi hermano, con quien en su momento jugué de manera cooperativa a algunos títulos de la PSX. Tanto en tele como en el modo portátil hemos encarnado a estos dos traviesos animales de la naturaleza para desatar el caos como nunca antes lo hemos hecho, siendo una experiencia bastante única, pues a pesar de haber disfrutado del juego gracias a algún que otro directo, esta era la primera vez que me ponía a los mandos de estas aves, de igual manera que mi hermano, aunque ambos partíamos con unas altas expectativas, ya que al final es un título de sobra conocido, y ambos teníamos muchas ganas de darle una oportunidad. Durante nuestra partida hemos logrado sobrepasar los puzles sin aparente dificultad, pero disfrutando con cada rompecabezas resuelto y con los catastróficos resultados que dejábamos a nuestro paso. Mientras avanzábamos ideaba cómo se deberían de afrontar las situaciones que se nos planteaban si solo existiera el modo un jugador con el que contaba hasta ahora, y he de recalcar la perfección y lo medido al milímetro que está todo el escenario y las situaciones, pues perfectamente se pueden realizar de cualquiera de las dos maneras que el resultado va a resultar igualmente satisfactorio, un logro bastante interesante y recalcable.

En un mundo donde predomina el juego en línea, sin desmerecerlo, son estas pequeñas obras las que logran rescatar el cooperativo local de las fauces del olvido

Me alegra un montón que la visión del estudio haya desembocado en esto, en un modo de juego que perfectamente recoge lo que hizo a Untitled Goose Game grande en su momento para exprimirlo y volver a sacarle jugo a lo que parece una gallina de los huevos de oro. Si contabas con el título, se te habrá actualizado gratuitamente ya en tu biblioteca, y lo recomiendo encarecidamente. En un mundo donde predomina el juego en línea, sin desmerecerlo, son estas pequeñas obras las que logran rescatar el cooperativo local de las fauces del olvido para, de esta manera, sentarnos de nuevo junto a nuestros allegados y hacerles disfrutar de buenos momentos y diversión asegurada. Plataformas como Steam han llevado a cabo algunos proyectos como Steam Remote Play, permitiendo que, con que un jugador cuente con el juego, el resto se puedan sumar a una sesión local de manera online. El juego local ha supuesto uno de los mayores pilares de la industria, ayudando a forjar amistades, estudios y juegos que se construyen por y gracias a esta premisa, cada día más extinta. Que Untitled Goose Game haya apostado por esta decisión era una medida esperable, y el resultado acaba siendo exquisito, pues a falta de uno, dos gansos perfectamente pueden dominar de nuevo el barrio.

4+