Reflote más teórico que práctico

Tras haber dejado atrás – hasta que se demuestre lo contrario – la gran nube negra que lleva acechando a la compañía francesa estos últimos meses, la desarrolladora madre de títulos como Assassins Creed o Watch Dogs ha logrado volver a ser noticia por algo relacionado a la industria del videojuego, aunque esta vez, afortunadamente, no ha sido por aquellas noticias en relación a los abusos sexuales por parte de los altos cargos o al reciente problema que tuvo con su comunidad de Tom Clancy´s Elite Squad tras un mal uso del movimiento Black Lives Matter. Al parecer, dos empleados de dicha compañía han mencionado estar trabajando en juegos AAAA, esa supuesta y autoimpuesta evolución del AAA [título de gran presupuesto]. Por ahora, todo indica que uno de esos será el esperado Beyond Good and Evil 2, juego que, se prevé, llegará a la nueva generación, pero del que no conocemos nada desde 2018; intervalo de tiempo que esperamos Ubisoft haya invertido en hacer un juego a la altura del tiempo que lleva cocinándose. Por otro lado, tenemos un segundo y desconocido gran juego que parece estar siendo creado desde las oficinas de Ubisoft Berlín y Ubisoft París, pero del que no ha trascendido mayor información.

Parece ser que Ubisoft se ha querido poner el mono de trabajo de cara a la nueva generación – algo que sin duda debemos de agradecer como jugadores -, buscando un resurgimiento con estos dos AAAA de cara a volver a ser noticia en el futuro próximo. Sin dejar a un lado lo que ya viene siendo habitual (nuevos títulos de IPs como Assassin’s Creed o Far Cry), parece que quieren coger un nuevo rumbo y sorprender a esta comunidad con material fresco, algo que sin duda Ubisoft necesita a toda costa, dado que durante los últimos años, para ser sinceros, no hemos visto nada a la altura de lo que Ubisoft puede ofrecer. Un mayor presupuesto debería de implicar también un mayor esfuerzo creativo, y un impacto que trascienda lo técnico. 

Esperemos ver algo relacionado con esta pequeña revolución este jueves 10, con motivo del Ubisoft Forward planeado, donde a buen seguro nos deleitaran con nuevas novedades y esperemos que con grandes sorpresas. Una de ellas apunta a ser un remake de Prince of Persia: Las Arenas del Tiempo, título de 2003 que probablemente esté disponible a finales de este mismo año. Al mismo tiempo, cabe destacar la existencia de Skull & Bones, obra basada en el combate naval que puede que haya sufrido algún cambio según apuntan los últimos rumores, pasando de un juego premium a un modelo más cercano al free-to-play.

Más plantilla, ¿mejores condiciones?

Tras el histórico éxito que el mercado de los triple A lleva dejando en cada generación, con títulos muy ambiciosos y laboriosos que han sabido ganarse a muchos jugadores, parece ser que a lo largo estos últimos seis años ha salido a la luz el secreto de la amplia mayoría de ellos, los cuales parecen precisar de un nuevo término al requerir a muchas más de esas 600 personas que Ubisoft llegó a contratar en su último juego de mundo abierto de corte triple A. El coste humano parece estar vinculado de la más desagradable de las formas al progreso técnico, y las productoras y desarrolladoras, por más presupuesto que se les conceda, no parecen estar dispuestas a cambiarlo por voluntad propia.

Si el desarrollo de un triple A ya ha generado numerosas críticas en algunas compañías gracias a las condiciones y presiones con las que sus trabajadores acaban desarrollando los títulos, ¿veremos con este nuevo término el fin de esta dinámica? O, por lo contrario, ¿aumentarán los casos de crunch y consecuentemente las críticas a todas esas condiciones de trabajo que permanecen muy lejos de donde deberían situarse? Creo que, gracias a este incremento de la plantilla, el trabajo debería de ir mucho más fluido, sin la necesidad de explotar a los trabajadores que ya tienen en ese proyecto. La pelota, no obstante, no está en nuestro tejado, sino en el de aquellos que prefieren forzar las máquinas de sus trabajadores antes que retrasar un estreno esperado, con el coste que eso supone. Si vamos a ver títulos con un desarrollo impecable y que gráficamente vayan un paso más allá, meque no lo hagan a costa de las condiciones de sus trabajadores. Sean diez o diez mil.

2+