Locura en las estadísticas de las Listas de Deseados

En la comunidad de Steam se ha producido una gran confusión que ha derivado en críticas hacia la plataforma. Entre los desarrolladores y los usuarios se ha extendido un conjunto de dudas por la nueva promoción de la plataforma de Valve, que se ha reflejado en cambios irregulares en las estadísticas de las listas de deseados. Toda esta confusión se debe a que la compañía ha ideado una nueva promoción, Steam Grand Prix, que consiste, de una manera bastante escueta, en el regalo de juegos aleatorios entre los usuarios que se sumen a la promoción. Una especie de competencia entre diversos equipos que diariamente tendrán que completar una acciones para ganar puntos, que van desde jugar a algunos juegos del catálogo hasta comprar títulos de la plataforma. Más allá de la dudosa moralidad de esta campaña de marketing, lo cierto es que, pese a lo que pueda parecer, el problema que ha surgido no ha nacido de la promoción per sé.

El problema principal reside en el mero hecho de que los juegos que se han puesto gratis con motivo del cumplimiento de dichos objetivos han salido de la Lista de Deseados de cada usuarios. Por lo tanto, muchos usuarios han decidido borrar muchos juegos de su lista para solo optar por sus favoritos, provocando que las estadísticas de muchos desarrolladores se vuelvan locas. En defensa de la compañía, decir cabe que estos ya habían aclarado que la promoción tenía en cuenta los tres primeros juegos de la lista de los usuarios, pero la mayoría de la comunidad no entendió bien la premisa y eliminó todos los juegos excepto los que más dinero costaban. El aluvión de quejas hacia la compañía comenzó con el desarrollador Raymond Doerr (Rise to Ruins), que abrió un hilo al que se le sumaron muchos otros desarrolladores.

Esta locura entre los usuarios no ha sido un gran problema para Valve ni para las grandes desarrolladoras que manejan números estratosféricos, pero para los desarrolladores indie o estudios muy pequeños es una pérdida de público receptivo importante. Esto ha preocupado a estos estudios y ha provocado la corriente de quejas que ha conseguido llamar la atención del titán, porque el número de indies en la plataforma es muy elevado; cuanto menos, preocupante.

Ante este panorama, a Steam no le ha quedado otra que revisar su metajuego, viendo la gran cantidad de usuarios que han dejado de tener en sus listas estos juegos, factor que en un periodo de rebajas es realmente extraño – ya que lo normal es que la gente quiera comprar mucho, sumiéndose en el consumismo más extremo -. Al ver las quejas y el funcionamiento que estaba teniendo su promoción, Valve se ha visto obligado a volver a explicar el funcionamiento de esta tanto en la plataforma como en su propio Twitter para evitar más malentendidos y tranquilizar los humos de los desarrolladores, quienes le han recriminado que no es necesario eliminar los juegos de la Lista de Deseados, pues reordeándolos es más que suficiente. Además, han asegurado que en el concurso solo entrarán los tres primeros juegos de la lista.

Debido a estas confusiones y a la locura desatada, diversos estudios indie han hecho declaraciones al respecto. Por ejemplo, Emma Maasen (Kitsune Games) ha querido darle visibilidad a la importancia de la Lista de Deseados para estos estudios, ya que les ofrece mucha información vital para conocer su recepción incluso antes de lanzar un videojuego, tal y como ha mostrado – con estadísticas incluidas – al portal GamesIndustry, con tal de brindar de una mayor fuerza a sus quejas y provocar la reacción de Valve lo más rápido posible, cosa que ha conseguido.

Esta situación me suscita dos opiniones, una sobre la propia promoción y otra sobre la reacción de Steam. En mi opinión, la promoción es una buena estrategia de marketing pero el hecho de “forzar” de alguna forma a los usuarios a comparar juegos que realmente no quieren o no les gustan puede ser peligroso. Aunque no es la campaña más agresiva de la industria, abre una puerta que, aunque ha sido utilizada más veces sin demasiado revuelo, es mejor no acostumbrarse a abrir. Por otro lado, la reacción de Steam me parece muy buena, provocada por el miedo a perder dinero, sí, pero que deja ver que se preocupa por los creadores de contenido, o por lo menos por sus beneficios.

Por lo que estamos viendo esta campaña de rebajas de verano está siendo más caótica que nunca, ya que Epic Games Store también tuvo algunos problemas con su campaña. Parece ser que el calor, junto a factores como la competencia y la innovación, no está sentándole del todo bien a ninguna de las dos principales plataformas de venta de videojuegos.

+4