El de toa' la vida

Hay todo un tipo de juegos a los cuales, si tiramos del hilo suficientemente fuerte, cae un parapeto con su nombre en cartón y sale un gran muro con el nombre de este título, a este se le podría hacer el mismo ejercicio y encontrar detrás más juegos sobre los que se basa, pero su parapeto está pegado con un poco más de fuerza; ya sea por tiempo, porque en su momento no había tanto interés por hacer una historiografía de los videojuegos o porque realmente se distancia lo suficiente de sus antecesores, RollerCoaster Tycoon ha ingresado al imaginario colectivo como base fundamental de los videojuegos de gestión tipo Tycoon aunque los últimos años haya caído en desgracia, o mejor dicho, a sus fans no les guste lo nuevo que está haciendo la franquicia. Sea como fuere se han decidido a relanzar el tercer título de la saga (2004), sumando las expansiones y dicho relanzamiento ocupa el lugar de juego gratuito semanal en Epic Games Store.

Todas sabemos más o menos de la existencia de este juego, catorce años han pasado desde su salida y quien aún no lo compró tiene aún unos cuantos días más para reclamarlo gratuitamente. Salgamos rápido de las preguntas comunes. ¿Es bueno? Sí, es un buen pozo de horas. ¿Debo reclamarlo? Sí, está gratis. Tampoco creo que sea momento u oportunidad para un análisis ya que las mejoras son pocas, casi mínimas, con el original; si este relanzamiento es oportunidad para algo sería para repensar su mundo, su existencia como juego y discutir un poco lo que hizo y lo que significa volverlo a traer al ojo público.


Pensamientos esporádicos y anotaciones seriales

  • En las últimas décadas parece surgir un interés por construir una ciudad centro comercial (C-CC) en las ciudades turísticas o en las ciudades capitales de mucha afluencia. La subjetividad del ciudadano en el centro comercial es la definición capitalista de las personas: dicha subjetividad, que es producida y no descriptiva, implica una serie de pasividades políticas y sociales que se logran a través de pelar capas de complejidad subjetiva: pelar capas del lenguaje. El centro comercial lleva a que toda expresión lingüística sea capitalizable, está mediada por el intercambio económico o la intención del cambio económico. La creación de una C-CC da un paso más allá a la penetración capital en la vida personal.
  • RollerCoaster Tycoon 3 es un muro imponente, no solamente por la cantidad abrumadora de opciones que ofrece sino también por la comprensión profunda sobre mecanismos que le exige a quien juega. Una montaña rusa, decía Jacob Geller, se no presenta desnuda a la batalla, es puro andamiaje, con sus estructuras y soportes desnudas; pero de ver la estructura a comprenderla hay un gran salto; RCT3 nos ofrece pensar el muro construyéndolo.
  • El fin último de la construcción del muro no es el muro, sino su productividad. Hay toda una escala de intensidades y velocidades que mide la diversión de unos seres poligonales en nuestras máquinas lo que reduce los sentimientos a intensidades matemáticas finitas y delimitables. Otra de las formas en que reduce (o nos obliga a reducir) la diversión es a través de un valor moneda; según las intensidades y velocidades debemos de cobrar y dicha finalidad es la finalidad de la montaña rusa, ya no es una estructura de andamiajes sino una vestimenta a la economía.
  • Cada uno de los polígonos que se me presentan en mi resort de la diversión intentando mimetizar a las personas no son personas, ni siquiera representan caracteres humanos específicos: son consumidores totales; debo proporcionarles un espacio de ocio, descanso y servicios, mas nunca veo a alguien salir del parque de atracciones. Las noches son vivas, llenas de movimiento y gente. ¿En algún momento cierra? ¿En algún momento en la C-CC se puede ir a dormir?
  • No hay ferias. El parque de atracciones se erige como la masificación de una feria. La feria o el circo de paso se construye culturalmente como un punto de encuentro de cierta comunidad para la diversión y el ocio. Cuando empiezan a surgir los parques de atracciones a gran escala, y ejemplo de esto es cuando se les nombra con world al final, se desdibujan los centros comunitarios y las comunidades específicas que se conocen e identifican entre sí. Hay que viajar mucho para ir a un parque de atracciones y el mío está precisamente en un descampado gigantesco. El circo ambulante pedía ingresar a la comunidad para establecerse por un par de días; el parque de atracciones se construye como punto físico específico al cual se ingresa; el circo pide a la comunidad, el parque de atracciones extrae de la comunidad y le pide al visitante quitarse sus vestimentas identitarias para con dicha comunidad.
  • RollerCoaster Tycoon 3: Complete Edition excluye activamente a Tom Waits, específicamente su etapa de producción musical como feria espeluznante.
  • La concentración de personas a gran escala, por razones obvias, no las volveremos a ver por unos cuantos años. Es reconfortante y a veces revitalizador, sino experimentar, siquiera sentir y observar una serie de polígonos miméticos. El ruido de las voces confundidas, los saltos, una piscina pública, chocarte con los hombros de las demás. Nunca pensé que extrañaría ir a un concierto, ir de fiesta o coquetear con extrañ@s; las relaciones con los cuerpos de casi todas las personas se han reducido considerablemente los últimos meses, RollerCoaster Tycoon 3 nos recuerda, pero no suplanta, dichas relaciones. Los polígonos que encuentro comer, subirse a mis montañas o ingresar a las piscinas que he construido me recuerdan otros momentos y otros espacios que he vivido y que me hacen sonreír. Es, desde este punto, un escape o una ventana para ver un tipo de desfogue ahora suspendido.

Obra de archivo

RollerCoaster Tycoon 3 es un mundo gigantesco; un retrato metafórico respecto a quiénes somos y cómo funcionamos a finales del siglo XX y principios del XXI. Los parques de atracciones que nos invitan a crear no son simplemente espacios de dispersión sino también toda una hazaña arquitectónica que cumple ciertas funciones sociales y políticas específicas que construyen y quizás sigan construyendo nuestros cuerpos de formas muy específicas. Como ya decía más arriba, esta desnudez de la montaña rusa, que es toda andamios y estructuras, también sirve de vestimenta para unos sistemas y estructuras más enterradas en nuestro imaginario de lo que pensamos; construir un parque de atracciones nos invita a eso, a descubrirlas y apreciar sus relaciones. Puede que mis anotaciones esquizoides respecto a lo que hace no sean completamente ciertas, pero este juego nos invita a modos de pensar distintos y mis primeras reflexiones respecto a estos modos de pensar sobre el juego, sobre la C-CC y sobre los andamios las ofrezco más como invitaciones a discutir sobre este Tycoon que como tesis reales. Seguiré creando más montañas, algún día aprenderé a hacer toboganes locos para mis piscinas, y mientras intentaré seguir pensando esta fisicalidad virtual y utilizando a Tom Waits como mi única banda sonora real.


Este análisis ha sido realizado con una copia para PC adquirida por la propia redacción.

2+