Lo nuevo de Capcom nos mantendrá pegados a la pantalla durante mucho tiempo

Monster Hunter World va a ser inmenso. La nueva apuesta de Capcom por la acción y la supervivencia en tercera persona no podría tener mejor pinta, y cualquiera que ya le haya echado el guante a su beta abierta podrá confirmarlo por él mismo. Fiel al espíritu de la saga, esta entrega, que construye un puente entre la generación actual de consolas (PC, PS4 y Xbox One) y esta mítica saga que llevaba años sin salir de 3DS, no estará exenta de importantes novedades más allá de su espectacular apartado gráfico, que tanto nos ha encandilado desde el primer minuto que pudimos disfrutar de la aventura en movimiento.

Sin embargo, una de las señas de identidad de esta saga es, curiosamente, su duración. Prácticamente desde su creación, Monster Hunter ha sido uno de esos RPGs puros en los que perderse durante cientos de horas; una compra muy bien amortizada por gran parte del público, y que podía llegar a extenderse incluso algo más gracias a las opciones multijugador de los últimos capítulos.

Es por ello que, cuando en el día de hoy el productor Ryozo Tsujimoto ha salido a la palestra, todos nos hemos echado las manos a la cabeza (en el buen sentido), pues teníamos muchas ganas por descubrir el nuevo universo que podría abrirse ante nosotros el próximo 26 de enero. Tsujimoto ha sido tajante al respecto: la Campaña principal del título contará con una duración que oscilará entre las 40 y las 50 horas, aunque también habrá lugar para las misiones secundarias y para las actualizaciones post-lanzamiento, que incluirán aún más cometidos y eventos temáticos, pero que también nos dan la impresión de estar ante un producto a medio cocer.


Las comparaciones son odiosas

En primer lugar, quiero que quede claro que, para una propuesta de estas características, un modo Historia de 40 horas me parece lo suficientemente largo como para que nadie pueda tener una queja al respecto, siempre y cuando sea completo, variado y divertido. Horizon: Zero Dawn, por ejemplo, presentaba un enfoque muy similar, y se supo desarrollar lo suficientemente bien como para poder ser tildado de sobresaliente durante su igualmente extenso recorrido. Por tanto, creo que es obvio el hecho de que con esta reflexión no busco criticar la duración de la aventura como producto independiente, pero sí que me gustaría contextualizarla y compararla con sus predecesores.

Tampoco hace falta echar la vista muy atrás para darnos cuenta de que, sorprendentemente, esta nueva entrega se queda algo corta en cuanto a horas. Monster Hunter 4 Ultimate, uno de los últimos capítulos, contaba con una historia muy rejugable que fácilmente podía superar las 100 horas, además de hacer gala de las mismas opciones multijugador que esta propuesta. Es probable que este drástico recorte se deba a su enfoque más narrativo, pues los guionistas también necesitan comer de vez en cuando. Pero está claro que el presupuesto del proyecto, que en esta ocasión era todavía mayor, ha tenido que emplearse en algo, lo que nos lleva a sospechar también del evidente salto tecnológico, pues el desempeño que Capcom ha tenido que realizar a nivel gráfico ha debido de ser muy superior al que realizó en sus tiempos de 3DS.

Aun así, es pronto para entrar en valoraciones, y solo cuando se ponga a la venta podremos juzgar si se trata de una duración acertada, si se nos hace corto, o si por el contrario se hace excesivamente denso a nivel narrativo. Porque, a fin de cuentas, lo importante de un viaje como este no es cuántas horas puede tenernos pegados frente al televisor, sino cómo de satisfactorias y de divertidas son.

1+