Una actualización por todo lo alto

Si hace unos meses anunciábamos las fechas de prueba abierta de la gran actualización de For Honor llamada: Marching Fire, hoy ya se han desvelado al completo todos los adelantos que tendrá la actualización más grande y ambiciosa del juego que podrá disfrutarse a partir de mañana día 16 de Octubre. Lo mejor de todo ello es que esta actualización será gratuita para todos los jugadores, contando con ciertos bonus aquellos jugadores que decidan pagar microtransacciones o realicen pre-reservas con un acceso instantáneo al nuevo contenido.

Entre otras mejoras, se actualiza el sistema de iluminación global, la simulación del cielo, nuevas graduaciones de color y se añade tone mapping. También cuenta con retoque con las texturas del juego, luciendo For Honor considerablemente mejor que hasta ahora.

La mejora gráfica no afectará al rendimiento general

Además el director de arte Christian Diaz ha explicado que todas estas mejoras no afectarán al rendimiento del juego, que seguirá funcionando exactamente igual que hasta ahora, y además se ha reducido un poco el tamaño que ocupará en el disco duro.

En cuanto a contenido, Marching Fire traerá una nueva facción llamada Wu Lin basada en la antigua China, con cuatro nuevos héroes (Nuxia, Jiang Jun, Shaolin y Tiandi), un nuevo modo PvP llamado Asalto y un nuevo modo arcade que según Ubisoft otorgará una rejugabilidad infinita.

La confianza de Ubisoft en For Honor

For Honor es un videojuego que se lanzó el 14 de febrero de 2017 y desde entonces ha tenido una serie de altibajos que conviene señalar. Empezando por un auge similar al que tuvo The Divison, unos primeros meses de campeonato en la cúspide del streaming que alcanzó su punto álgido con la polémica asociada a la abusiva cantidad de micropagos con los que contaba el juego que volvían la experiencia del juego injusta y frustrante. Lo que parecía un sistema de progreso consolidado se convertía en capas y más capas sobre las que se añadían nuevos héroes menos balanceados que causó una fuga masiva de jugadores.

En una época donde aún estaba reciente el caso de Star Wars Battlefront 2 y la sensibilidad a los micropagos era alta. Todo ello se vio agravado por la ausencia de penalización por abandono y por la inestabilidad de los servidores. Aún así, al cabo de un año, el juego de Ubisoft Montreal alcanzó la nada despreciable cifra de 7 millones y medio de jugadores. Ya más estable, pasarían unos largos meses con baja afluencia de jugadores hasta que se anunció por todo lo alto, la nueva actualización Marching Fire, la más ambiciosa hasta ahora del juego.

El juego cuenta cada vez con nuevos adeptos, sobretodo teniendo en cuenta que a lo largo de este verano ha contado con diversas promociones, descuentos y períodos de prueba gratuitos. Finalmente ha llegado a la meta de los 15 millones de jugadores hace tan sólo cuatro días.

Y es que Ubisoft ha sabido ver lo que tenía entre manos. Lejos de ser un juego “tragamonedas”, sabe que aguarda un potencial increíble, sobretodo en el ámbito competitivo de los e-sports. Un juego con un sistema de combate muy particular, bien diseñado y con un enfoque Dark Souls que atrae a todo tipo de jugadores. Héroes con estilos de combate bien diferenciados que aportan una rejugabilidad que requería sí o sí de nuevo contenido en el que apoyarse. De esta forma, Ubisoft apuesta por For Honor con Marching Fire convirtiéndose en un juego de servicio más del que podrá sacar rédito con paciencia y sin perder la toalla. Posiblemente esta mejora gráfica adaptará el juego a la nueva generación sin lucir desfasado para alargar y hacer duradero un juego del que podrán sacar provecho, no sólo beneficio económico, sino abordar fácilmente futuros videojuegos de servicio. Porque se quiera o no, hay una lucha medieval entre las grandes compañías por llevarse el gato al agua, o mejor dicho, dominar el mercado con un gran videojuego de servicio.

1+