Vivir en la ignorancia o sumergirse en la locura

No me considero un fan de H.P. Lovecraft, pero sí del terror en la literatura, y es innegable que él fue uno de los autores más influyentes del género, no solo en el medio, sino que también en muchos otros como el cine, la música y los videojuegos. Lovecraft’s Untold Stories, que ya por su título nos revela de inmediato sus intenciones, siendo uno de esos tantos títulos pretendientes de la emulación del terror cósmico del autor. La pregunta que nos queda, entonces, es: ¿lo logra? Primero dejadme introduciros un poco a Lovecraft, si es que no estáis familiarizados con él, para que luego sigamos todos desde el mismo punto de partida para hablar del título que nos atañe.

Lovecraft y el terror cósmico
Fue hace años ya que, tras un largo paso por la bibliografía de Stephen King, quise leer historias clásicas de terror no solo para instruirme más en el género sino también para disfrutar de aquellos que inspiraron al rey del terror. Así fue como conocí historias como No tengo boca y debo gritar, La pata del mono, La máscara de la muerte roja y, por supuesto, La llamada de Cthulhu. En este último me quiero detener un poco, y es que no solo fue mi pie de entrada a Lovecraft, sino que, además, es su obra más icónica; en la cual el escritor estadounidense logró crear un personaje que traspasaría todas las barreras hasta convertirse en un elemento de la cultura popular. Y no solo esto, sino que, aparte, en esta obra podemos ver la esencia de, básicamente, lo que es el terror cósmico. Que, en pocas palabras, se basa en el miedo a lo desconocido, pero de orígenes alienígenas (léase como algo extraño, no natural), no necesariamente proveniente del espacio exterior. Creando, así, criaturas inverosímiles, de aspectos tan horripilantes que podrían volver loco a una persona con tan solo verlos y personajes que se ven obligados a investigarlos o a enfrentarse a estos. Y este punto quiero que lo recuerden, pues será importante más adelante en el análisis.

Lovecraft's Untold StoriesLovecraft’s Untold Stories es un rogue-lite twin-stick shooter del corte de Enter the Gungeon, pero mucho más deslavado. No solo porque el ritmo sea más lento, que es lo que toca dada la orientación y ambientación que tiene este título a diferencia de la obra de Dodge Roll, sino porque sus mecánicas principales están menos desarrolladas y poseen menos profundidad que su contraparte. Un ejemplo podría ser cómo no podemos apuntar a un enemigo antes de disparar, sino que el mover el análogo derecho hará ambas funciones al mismo tiempo, siendo una opción válida, pero que trae problemas, sobre todo cuando el Detective, personaje inicial del juego, cuenta con una escopeta de dos tiros, haciendo que cada disparo errado signifique la pérdida inmediata de la mitad de la munición antes de recargar. Tampoco es que esto sea un castigo muy severo, pero cuando te enfrentas a hordas de no muertos o esqueletos o criaturas aún más temibles como hombres mosca u hombres lobo, puede marcar una diferencia importante. Más aún cuando entran en juego los estados alterados como la hemorragia, el aturdimiento, el veneno; estados en los que podremos entrar en cualquier momento ante un descuido, tal como recibir un golpe enemigo o pisar una trampa.

Siempre habrán elementos paliativos, como las vendas o los botiquines, pero encontrarlos dependerá principalmente de la suerte dada la randomización del mapeado del juego. Estos pueden adquirirse de dos formas, encontrándolos escondidos en cajones, gavetas, ataúdes, entre otros o comprándolos directamente con dinero o información. Las dos monedas del juego que nos servirán para dos vendedores diferentes, siendo uno de estos Lovecraft mismo. El dinero se explica por sí mismo, pero ¿qué es la información? Pues es conocimiento que se puede adquirir a través de documentos esparcidos por el mapa, así como examinando diferentes elementos, como cadáveres, cerebros diseccionados, radiografías, entre muchas otras. Pero, al hacerlo, corres el riesgo de aumentar el medidor de locura del personaje y esto es, quizá, lo más interesante que nos presenta el título y donde mejor emula el terror cósmico.

Al igual que el conocimiento en Bloodborne -otro título fuertemente basado en las historias de Lovecraft-, la información es un elemento valioso a poseer en el juego, pero viene con un coste. Éste, como ya mencione, es la locura. Un medidor que se presentará como unas raíces moradas que comenzarán cubriendo la base de la barra de vida así como el retrato del personaje en cuestión. Cuando ésta está muy alta, el personaje entrará en pánico y podremos escuchar los latidos de su corazón, las paredes comenzarán a palpitar y a emitir colores oníricos. Además, el personaje repetirá frases sin sentido, ya sea pidiendo ayuda o tratando de negarse ante lo que se ha presentado frente a sus ojos. El mejor ejemplo del terror cósmico de Lovecraft’s Untold Stories está aquí. Si no cuidamos el medidor de locura, reduciéndolo con acciones tales como quemar documentos, leyendo otros que nos ayuden a calmarnos o consumir chocolate, y la locura excede los límites, el personaje usará su propia arma para cometer suicidio.

Si a esto le sumamos los feroces enemigos del juego, los estados alterados y los bosses de cada nivel, resulta en una fórmula en la que morir será bastante fácil pero, como bien dije, este juego es un rogue-lite, respetando más tus avances que los rogue-like, devolviéndote al principio del nivel en vez de al principio del juego.

 Fan service con cierto tino

Lovecraft’s Untold Stories es un juego con muy buenas ideas, pero que no logran encajar del todo bien cuando las pones todas juntas en una situación de estrés, como lo son las álgidas batallas contra hordas en un espacio reducido o los enfrentamientos contra los bosses. Y es quizás ese fue el mayor error de LLC Blini Games, el tratar de tomar la acción vertiginosa de un twin-stick shooter y adherirla a un juego que, de otro modo, con sus elementos de terror, de descubrimiento y exploración, pudo haber sido un planteamiento realmente original y muy interesante, convirtiéndose, así, en una gran adaptación a las obras de uno de los mayores y más influyentes autores de terror de la historia en el mundo de los videojuegos.


Este análisis ha sido realizado con un código de descarga para Switch cedido por BadLand Publishing.

3+