Sony limitará las tiendas digitales de las tres plataformas este mes, impidiéndonos adquirir nuevos títulos para ellas

El formato digital llegó para quedarse, eso está claro. Los servicios de compra de juegos y aplicaciones para consolas, tal y como lo conocemos hoy en día, se asentó en la generación de PlayStation 3 y Xbox 360, siguiendo la estela del boom de los juegos online, y está claro que ha llegado para quedarse. Esta vía para adquirir y consumir contenido, como prácticamente todo en la industria del videojuego, no se ha visto libre de polémica, y ha generado enfrentamientos absurdos entre jugadores, según sus preferencias. Está claro que es una cuestión de gustos, totalmente subjetiva, el decidirse por el formato físico o el digital, cada uno de ellos con sus ventajas e inconvenientes, y ahora, el formato digital está a punto de mostrar uno de esos inconvenientes, concretamente para los usuarios de PlayStation.

Sony ha anunciado oficialmente que a partir del próximo 19 de octubre se actualizarán los servicios de compra para todos los diferentes productos para PlayStation 3, PSP y PS Vita. Concretamente, los juegos y actualizaciones para estas consolas, así como aplicaciones, temas y avatares, no podrán descargarse a partir de esa fecha, pero que no salten todas las alarmas. La restricción solo afectará a los usuarios que busquen adquirir dichos productos a través de la aplicación de PlayStation para ordenadores y móviles, podremos seguir accediendo a ellos con normalidad a través de nuestros dispositivos PS3 o PS Vita. Además, los avatares y temas podrán descargarse también desde PS4. Por otro lado, Sony ha aclarado que el contenido previamente adquirido por los usuarios en cualquiera de estos sistemas y variables previamente mencionados podrá seguir descargándose y utilizándose con normalidad.

Una vez aclarado esto, cabe destacar que esta restricción sigue suponiendo un inconveniente, sea de mayor o menor importancia, y que denota una de las grandes debilidades del formato digital, y uno de los mayores temores de los usuarios respecto a dicho sistema. Ya ha ocurrido en varias ocasiones, y es que los soportes online pueden llegar al final de su vida útil y, según que casos y condiciones, dejar a los usuarios sin accesos a distintos productos, sin posibilidad de adquirir nuevos, o, incluso, sin poder acceder a productos previamente adquiridos.

Posibles problemas como este siempre han alimentado una guerra más en la comunidad de jugadores, que, dicho sea de paso, tiene mucha facilidad para encontrar guerras absurdas. Al igual que la guerra de consolas o marcas, los defensores de uno u otro método de compra a menudo entran en debates y valoraciones despectivas, en lugar de simplemente disfrutar del método elegido, exactamente igual que ocurre entre los que prefieren jugar en Xbox, Nintendo, PlayStation o PC. Está claro que hay motivos para decantarse por uno u otro sistema, dependiendo de tus preferencias y gustos. Incluso hay espacio para el debate sobre cuál de ellos presenta más ventajas reales o cuál compensa más a largo plazo, entre otras valoraciones, pero el error, como siempre está en caer en rivalidades innecesarias, en crear dichas rivalidades.

El tema principal de actualidad, es decir, la decisión de Sony de limitar parte de su tienda digital, no es exactamente una muestra de este fenómeno, pero sí una de las nimiedades que a menudo suelen iniciar este tipo de enfrentamientos entre usuarios. Enfrentamientos que en muchas ocasiones parten de un pequeño grano de arena, que las redes sociales magnifican y convierten en toda una montaña. Así que a raíz de esta noticia he querido divagar ligeramente sobre uno de los principales problemas de la comunidad e industria del videojuego actual, las rivalidades absurdas por defender o atacar empresas millonarias que nos ven como meras cifras, todas ellas. Tal vez deberíamos debatir y discutir más otros asuntos, como los previos abusivos o el crunch, y dejar estas tonterías a un lado.

2+