Una demora totalmente inesperada... ¿no?

El pasado de 5 de octubre se anunció la entrada a la fase GOLD de Cyberpunk 2077, por lo que parecía que nada retrasaría la fecha de lanzamiento para el 19 de noviembre. Sin embargo, CD Projekt RED ha anunciado de forma oficial que habrá un inesperado retraso de 21 días, pasando del 19 de noviembre al 10 de diciembre en España y el resto del mundo. La compañía ha explicado el retraso a causa del tiempo que se necesita para probar en condiciones todas las versiones del juego en todas las plataformas en las que se va a poder jugar: PlayStation 4, PlayStation 4 Pro, la compatibilidad con PlayStation 5, Xbox One, Xbox One X, la compatibilidad con Xbox Series S/X, PC y Stadia. En el comunicado puede leerse: “algunos de vosotros podríais estar preguntándonos qué significan estas palabras tras haber dicho que el juego ha alcanzado su fase gold. Esto significa que el juego está listo, puede ser completado y tiene ya todos sus contenidos terminados. Pero eso no significa que vayamos a parar de trabajar en mejorar la calidad del producto. Al contrario, ahora es el momento de hacer muchas mejoras que serán añadidas con su parche del Día 0. Simplemente es un periodo de tiempo que no se calculó bien.

 

Esta demora ha traído serios inconvenientes tanto a la compañía como al propio videojuego. Geoff Keighley, productor y presentador de los The Game Awards, ha explicado vía Twitter que Cyberpunk 2077 no podrá ser GOTY 2020, aunque podrá presentarse en la edición del próximo año, ya que el evento solo tiene en cuenta los juegos publicados antes de diciembre de ese mismo año. Esta situación es similar a la ya vivida con Star Wars Jedi: Fallen Order en 2019 y Super Smash Bros. Ultimate y Xenoblade Chronicles 2 los dos años anteriores. A pesar de ello, Keighley mantiene que será la edición “más grande” hasta la fecha considerando que las circunstancias especiales de la pandemia lo convertirán en un evento de formato 100% digital. Por otro lado, este último retraso de Cyberpunk 2077 tampoco ha estado exento de polémica: Jason Schreier, colaborador en Bloomberg, que ha destapado casos de crunch anteriormente, ha asegurado por fuentes próximas al estudio que los desarrolladores se enteraron del anuncio del retraso mediante un correo interno a la vez que se publicaba en las redes sociales. A lo que Jason Schreier ha continuado sus declaraciones aludiendo al crunch sufrido por los desarrolladores con el significado de que probablemente alargue aún más el sobreesfuerzo de los desarrolladores durante tres semanas más.

La respuesta de la comunidad que suscita el hype por Cyberpunk 2077 ha sido de lo más variopinta, desde la decepción hasta el humor, convirtiendo el propio formato de anuncio de Cyberpunk 2077 en un meme recurrente. No obstante, algunas respuestas han cruzado el límite de lo tolerable, llegando a enviar amenazas de muertes al diseñador de CD Projekt RED, Andrzej Zawadzki, quién ha lamentado este tipo de insultos y amenazas en Twitter.

 

 

Tras este suceso, cabe preguntarse si en una etapa en la que cada vez más predomina lo digital, tiene sentido hablar de una fase gold. Para quiénes no estén familiarizados, esta fase marca un hito en el proceso de desarrollo en la que se busca llegar al deadline o fecha de entrega creándose el disco máster, el cuál se mandará para que a partir de él se fabriquen y distribuyan las copias en físico que llegarán a los jugadores. Por lo general, alcanzar esta meta supone una montaña de emociones entre las que puede encontrarse el júbilo de haberlo conseguido o el alivio por tomar un respiro tras intensas semanas de crunch. A día de hoy, muchos juegos disponen de parche de lanzamiento o del día 0 en el que se arreglan bugs o se pulen aspectos determinantes, pero nunca había sido tan decisivo en la fecha del lanzamiento, llegando a retrasar este tipo de parche a días y semanas después habiendo salido ya el videojuego. Si hablamos de que hoy en día todos los juegos necesitan de revisiones, actualizaciones, mantenimiento o más contenido tras el lanzamiento, no es de extrañar que muchos DLCs se hayan planificado y desarrollado en paralelo al desarrollo principal del juego. Pero siempre tras alcanzar el gold, ese arduo horizonte fijado por muchos desarrolladores tras meses y años de esfuerzo, conviene parar, tomar aliento y contemplar el paisaje desde la cima. Puede entenderse como una forma de recapitular, hacer balance, ordenar la mente… antes de predisponerse a un proyecto diferente o continuar con el trabajo que tanta energía ha absorbido.

CD Projekt RED comete un terrible error al no permitir esa pausa en la que cada uno toma su momento, de menor o mayor duración, pero que necesariamente marca un antes y un después. No se sabe si las circunstancias no le habrán permitido tomar un respiro durante el proceso, pero no poder compartir como equipo esa llegada a la cima es arrebatar parte del sueño que les ha llevado hasta ahí. Puede que Cyberpunk 2077 sea de por sí, la excelencia hecha videojuego, la propia cima como empresa… pero arroja una sombra muy grande con la que deberá lidiar en futuros proyectos.

3+