Secretos y más secretos

Insomnis es un juego creado y distribuido por el estudio español Path Games que fue publicado en PlayStation a través del programa de PlayStation Talents. Es a partes iguales un first person explorer como un juego de puzles y de terror. Esto se puede ver directamente en sus influencias, siendo la más obvia de todas Resident Evil, de lo cual hablaremos más adelante.

He de decir que empecé el juego esperando lo peor, a pesar de ser un gran fan del terror en general y más aún cuando se trata de videojuegos, no parecía ver nada especialmente nuevo o interesante para el medio en esta obra. Aunque no tardé en cambiar de opinión cuando el manto de misterio inicial comenzó a desaparecer para dar paso a la historia de trasfondo que escondía la mansión de Castevet y un giro que, al menos hasta donde alcanza mi memoria, no había visto en ningún juego del tipo hasta la fecha. Es una lástima que hablar sobre este giro destriparía la historia pues es lejos el mejor apartado de toda la obra y lo que me dejó con un buen sabor de boca a pesar de todos los defectos que encontré por el camino.

Un juego que aguanta muy bien el tipo

Anna

Sé que estoy sonando más amargado de la costumbre y de verdad es una lástima porque al final del día recomiendo Insomnis para quienes gusten de juegos de terror más centrados en la narrativa y/o los puzles. En ese sentido, es un juego más que cumplidor y un gran paso en la dirección correcta para un estudio que recién comienza en la industria como lo es Path Games. Los puzles, sin llegar a ser difíciles, están muy bien insertos en la narrativa y la resolución de más de alguno logró ponerme los pelos de punta al desbloquear una nueva sala o al progresar con la historia. El cómo están repartidos los objetos por el juego también resulta en la mayoría de los casos muy intuitivo y acorde con la ambientación y la posición del resto de objetos que pueblan la mansión Castevet, algo que incluso juegos insignia del género no logran cumplir por completo.

La banda sonora también se lleva muchos puntos al lograr mantener la inmersión al máximo en todo momento, infundiéndonos un temor a una amenaza constante esté allí o no. Siendo el único punto en contra que a veces llega a resultar algo intrusiva; se hubiese agradecido el tener más momentos de silencio. Habiendo dicho esto, he de mencionar los fallos del juego, que por mucho que me gustaría cerrar la crítica con el párrafo anterior, no sería profesional de mi parte no hablar lo más que pueda de mi experiencia, así que allá vamos.

Insomnis

Primero que nada, y como ya va siendo costumbre en mis últimas críticas, he de mencionar que las referencias gratuitas a otras obras -en este caso desvergonzados guiños a Resident Evil– no hacen nada más que sacar una sonrisa tonta y breve al fan de la saga de Capcom, pero que viene con el coste de sacarnos de la experiencia y recordarnos que todo lo que estamos viviendo es un juego. Que sí, que lo es, pero la suspensión de la incredulidad -traducción cutre y literal del dicho gringo suspensión of desbelief– es clave al momento de sumergirse en una obra y cuando es una que depende tanto de su atmósfera como un juego de terror, especialmente cuando es uno enfocado principalmente en su narrativa, resulta especialmente negativo. Lo segundo, que a la vez es peor -y mucho más entendible teniendo en cuenta el tamaño del equipo tras el juego- es la actuación de la voz del protagonista. Cuesta que convenza con su desempeño como Joe Castevet en los momentos más quedos de la trama y en los más álgidos llega a resultar irrisorio. Al punto de que en un momento clave para la trama no pude evitar sino reír por la disonancia entre su actuación y el dramático momento.

Por último -y siendo esto quizás lo más personal-, el uso excesivo de jumpscares me molestó de sobremanera no solo porque los encuentro un recurso barato, sino que además juegan en contra de una narrativa que claramente tiene intenciones mucho más profundas que causar un susto temporal. En cierta medida creo que Insomnis hace uso de este recurso para disfrazar su verdadera cara el mayor tiempo posible, aunque eso no deja de hacer sentir que sea una solución parche.

Los esqueletos en el clóset

Todas tenemos esqueletos en nuestros clósets. Algunas tienen más que otros otras, pero sin duda no existe clóset sin esqueleto alguno. La familia Castevet tiene muchos, tanto figurativa como literalmente. Nuestro trabajo como Joe será hacernos cargo de los huesos y decidir qué hacer al respecto. Hacer frente a las consecuencias tras un legado maldito que nos fue heredado en su completitud por nuestro abuelo. La decisión, en último caso, es nuestra, y es en este aspecto en el que yace lo mejor de Insomnis. Aunque moralmente la elección no presente mayor margen, sí que es interesante que, al menos, podamos decidir por nuestra cuenta y luego afrontar las consecuencias de nuestros actos y los de nuestros antepasados. Porque cuando cargamos con una herencia maldita, somos tan responsables como quienes nos antecedieron de romper el ciclo o perpetuarlo y allí es, en ese mensaje, donde la obra de Path Games brilla más.


Esta crítica ha sido realizada con una copia digital para PlayStation 5 cedida por Path Games.