Las fresas voladoras nos esperan

El año pasado fue uno lleno de sorpresas entre las que se encuentra Celeste, un juego de plataformas indie que supo poner alma y comprensión a temas tan serios como la ansiedad. No sabía nada de este juego hasta que todo explotó, recibió notas altísimas por todos lados y de repente lo habían nominado para Mejor Juego de 2018; en resumen, una locura. Si bien un año antes habíamos tenido The End is Nigh en nuestras manos, Celeste también supo dar una clase magistral en diseño y en cómo crear un juego frustrante pero justo que por tus narices te vas a pasar. Ya hace más de un año y medio de su lanzamiento y, por lo que a los desarrolladores respecta, la historia aún no ha terminado. Tras haber sido anunciado hace un par de días, el esperado capítulo 9 ha sido lanzado hoy y ya está disponible de forma gratuita.

El principio del fin.

Este último capítulo titulado “Farewell” da punto final a la historia de Madeline, Theo y el resto de personajes, con más de 100 niveles completamente nuevos junto a 40 minutos de música compuesta por la excelente Lena Raine. Así mismo, han añadido nuevas mecánicas que darán aún más variedad al conjunto (los cuales no pensamos destripar). Es oportuno destacar la fundación de EXOK (siglas de Extremely OK Games) y el “fallecimiento” de Matt Makes Games, ya que el propio Matt Thorson, diseñador principal del juego, admite que tenía sentido ese nombre cuando trabajaba en solitario, pero al ser un grupo de desarrolladores más grande es mejor crear uno que los englobe a todos. Con ello, también han indicado que están trabajando en un nuevo título, pero que no pretenden enseñar nada de él en un futuro próximo.

Que Celeste fue un éxito es innegable, tanto si te gusta como si no, y es bonito ver como un proyecto consigue ver la luz y la recepción es tan positiva. Es admirable que un equipo de desarrolladores se preocupe tanto por un juego como Celeste y que se siga hablando del mismo a día de hoy, así como una comunidad tan entregada y respetuosa. Casi nadie sale indiferente tras jugar a Celeste, ya sea por lo bien que funciona a nivel jugable, por las horas que habrá invertido en completarlo al 100%, porque nos hemos visto identificados en la propia Madeline o que de alguna forma la historia nos tocaba de cerca. Es uno de esos juegos con un corazón inmenso que te incita a seguir adelante, pero conociendo tus límites y hasta dónde es bueno presionarse. Que este juego siga teniendo un apoyo constante con esta expansión completamente gratuita denota el cariño de sus creadores desde su primer “boceto”, esa versión para Pico-8 creada durante una Game Jam.

En esta casa creemos en Madeline y el naranja de su pelo.

Esto es aplicable para el resto de juegos que han añadido contenido gratuito, como es el caso reciente de The Messenger con una expansión veraniega. Claramente es algo que beneficia al consumidor, pero tampoco podemos olvidarnos de los que están detrás de todas esas líneas de código. Sin ir más lejos, tenemos el caso de No Man’s Sky, aunque me parece en ciertos puntos algo debatible: sí que es verdad que el juego ha recibido expansiones de contenido bastante generosas, pero no hay que olvidar todas esas promesas de cosas que no acabaron llegando (como esa maravillosa pegatina que ocultaba el símbolo de Multijugador). Al final esas cosas han acabado llegando y llegarán, pero gracias al esfuerzo colosal que está realizando el equipo de Hello Games. En conclusión, creo que todas estas inclusiones son agradecidas y no deberíamos quejarnos demasiado por ello. Por supuesto que el caso de No Man’s Sky es casi único (también me viene a la cabeza el caso de Slain), pero es de agradecer estas oleadas de contenido gratuito que de tanto en tanto nos acaban llegando.

+2